[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Los antivalores

opinion

El postmodernismo nos lleva al mundo de los salvajes.

 

En los primeros años del siglo XXI, pareciera que el mundo realmente está al revés, lo que siempre fue verdad, ahora es mentira. La mentira más descarada ahora es la verdad irrefutable, le guste a usted o no le guste. Si lo dice CNN es verdad y no se discute. Aunque sea tan falso como las encuestas que daban por ganadora a Hillary Clinton que nadie objetaba ni reclamó después de la sonora derrota de la perdedora. El que Madona ofreciera en público una felación a cualquier hombre que votara por Hillary no fue censurado por la prensa “progre”, la proclive a la izquierda, esa oferta no ofende al pudor de los “políticamente correctos”. ¡Ah! Si lo hubiera ofrecido una partidaria de Donald Trump. El mundo estallaría.

Los valores que siempre se respetaron en la civilización occidental tales como la libertad, la honradez, la lealtad, la amistad, el amor, la identidad cultural, el respeto, la responsabilidad, la solidaridad, la tolerancia, la sinceridad, el agradecimiento, la laboriosidad, la sociabilidad, la puntualidad de poder convivir pacíficamente en sociedad. Este no es un fenómeno exclusivo de nuestra Guatemala, es verdad, y podría decirse que en casi todo occidente el posmodernismo ha permeado a las diferentes culturas, pero para mal no para bien. Y en nuestro país, en este momento los antivalores están llegando a su apogeo.

En Guatemala los valores de los que nuestros padres se enorgullecían se han ido perdiendo poco a poco y no es culpa de la política, ni del Presidente, mucho menos de la Constitución de Guatemala. Para llegar al fondo del asunto y de la perversión de nuestra sociedad debemos explorar hasta llegar a su génesis y talvez así podremos hacer reversible esta tendencia y que la degeneración de nuestras buenas costumbres pueda detenerse antes que entremos en el vandalismo cultural y social. Para ello primero tenemos que reconocer que lo que siempre llamamos cultura perdió su contenido o está viviendo sus últimos momentos. Creer que en nuestro país puedan darse hoy debates de altos vuelos intelectuales, periodísticos o políticos como hasta hace poco sucedía es impensable. La semana pasada publiqué en este mismo espacio un artículo titulado “Revolucionarios de las Redes Sociales”, haciendo una cita del connotado escritor Umberto Eco. Muchos, muchísimos, me felicitaron en la misma edición electrónica de elPeriódico así como en las redes sociales, pero algunos, los idiotas a los que se refiere Eco, me atacaron a mí, no a lo que escribí, nadie cuestionó el artículo ni su contenido, (no lo entendieron) los ataques propios de los cobardes que se esconden en el anonimato, característica de los castrados, fue contra mi persona nunca contra el artículo. Claro la alta cultura es patrimonio de una elite a la que ellos no pertenecen. Se ha democratizado la educación y la cultura empobreciéndolas. Allí podría estar el quid del asunto. Los tanques de pensamiento y las universidades tienen la palabra.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
¡Vivan los estampados!
noticia AFP
Chileno Cornejo domina el Rally Dakar en motos

El chileno Ignacio Cornejo (Honda), segundo este domingo en la séptima etapa del Rally Dakar, ganada por su compañero estadounidense Ricky Brabec (Honda), vencedor de la última edición de Dakar, se colocó líder de la clasificación de motos.

 

noticia Geldi Muñoz Palala elPeriódico
Inguat certifica nuevos servicios con Sello de Bioseguridad Turística


Más en esta sección

“Fantasmas danzantes” sorprenden a los astrónomos en el cosmos profundo

otras-noticias

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

Gamer convierte una pizza en joystick para su consola de PlayStation 5

otras-noticias

Publicidad