[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Una tragedia que se llamará Annabella Morfín

opinion

Una propuesta sin pies ni cabeza ni corazón.

Si el Hogar Rafael Ayau está desempeñándose satisfactoriamente, cubriendo con recursos privados un área social terriblemente sensible y deficitaria en el país, ¿por qué desmantelarlo para sustituirlo por otro Hogar Seguro semejante al de la triste tragedia de San José Pinula? ¡Insensato y estúpido!

Si funciona bien, ¡apoyémoslo!; o, al menos, dejémoslo operar. Si hay aspectos legales que deban corregirse, pues que se corrijan; pero no transformemos un Hogar que opera satisfactoriamente por uno que se sabe que, en pocos años, terminará en tragedia. ¡Una tragedia cantada!

Gracias a la iniciativa de la Procuradora general de la Nación, Annabella Morfín, de retirar a las monjas ortodoxas católicas del Hogar Rafael Ayau, los 90 niños con capacidades diferentes (internos y externos) del Hogar se quedarán desamparados. ¿En el Nuevo Hogar Seguro que cree el Gobierno, los niños con capacidades diferentes serán atendidos tan bien como ahora o sufrirán maltrato como es lo usual en estos centros gubernamentales?

Por otra parte, los trescientos jóvenes de 14 a 19 años de la Escuela Taller Municipal que reciben preparación técnica en las ramas de carpintería, herrería, electricidad, jardinería o construcción se quedarán a la intemperie educativa. ¡Qué triste será también que haya que desmantelar la Asociación prehospitalaria y la Universidad en línea Rafael Ayau, que es gratuita!

Si se materializan las intenciones de Annabella Morfín, todo lo que les suceda a estos niños y jóvenes hoy bien atendidos sin duda que pesará sobre las espaldas de ella. Igual el engendro que haga allí el Gobierno. Lo llamo engendro porque es el término que mejor encontré para denominar a todos los hogares que tiene el Estado, que han sido desnudados con la terrible tragedia del Hogar Seguro Virgen de la Asunción de San José Pinula, que aún nos hace llorar a los guatemaltecos. (¡Hasta el día de hoy aún no sabemos el nombre de la persona que tenía la llave en donde encerraron a las internas del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, que murieron quemadas o intoxicadas!)

Por todo ello, y como por ser ciudadano guatemalteco tengo el derecho de petición, ¡yo propongo que el nuevo centro que sustituya al Hogar Rafael Ayau lleve el hombre de Hogar Seguro Annabella Morfín! Ad perpetuam rei memoriam. Sin duda que el nuevo Hogar Seguro de Morfín será equipado con compras con sobre precio, y los puestos de trabajo serán distribuidos en forma clientelar. ¡Habrá más oportunidades de trabajo para la Tropa Loca o para la estilista de la Primera Dama, ahora desempleada! Y seguramente allí también habrá plazas fantasmas. Hasta los diputados tratarán de sacar una buena tajada del nuevo centro; ¿acaso no es este el panorama de Guatemala?

Es muy fácil decir que se dará a las monjas ortodoxas católicas a cambio del Hogar Rafael Ayau una finca producto de la extinción de dominio. Todo parece sencillo, pero no lo es porque la finca no tendrá las instalaciones apropiadas, y ¿cómo se transportarán a esa finca los cientos de jóvenes que ahora acuden a ese Hogar, que está en un lugar céntrico de la capital guatemalteca? ¡Sin pies ni cabeza! ¡Ni corazón!

Por lo demás, vale la pena recordar que un antecesor de la madre Inés Ayau García, que dirige el Hogar, fue quien creó en 1856 el centro que operó eficientemente en forma privada. Cien años después de su creación fue nacionalizado, para convertirse más luego que tarde en una brasa, que el gobierno de Álvaro Arzú se quitó de las manos al dar su atención a las monjas ortodoxas católicas, bajo la dirección de la Madre Inés Ayau. Con ello Arzú evitó mucho dolor a la niñez y juventud desvalida.

Como dice el refrán que honrar honra, yo aprovecho para manifestar públicamente mi admiración por monjas como Inés Ayau García, que dan su vida por atender a personas desvalidas y abandonadas por la sociedad. ¡Pocos tienen el valor de hacerlo! Y muy triste también que pocos les expresen públicamente su admiración y agradecimiento. Esas monjas son expresión del más puro espíritu cristiano. Lo demás son pamplinas. Y yo espero que todo este incidente que protagoniza Annabella Morfín no se consume; y que la publicidad que ha recibido el Hogar ayude a que haya más cooperantes, cuyas donaciones permitan que un mayor número de jóvenes desvalidos puedan tener un buen hogar o una escuela que los capacite para ganarse la vida dignamente, y no terminar como jóvenes que se drogan inhalando pegamento o en pandillas y maras: Dios escribirá derecho con los renglones torcidos de Annabella Morfín.

Como escribió Séneca el joven: Errare humanum est, sed perseverare diabolicum.

gasturiasm@gmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Vicepresidente pública su propuesta de candidatos a magistrados de la CC

El gabinete de Gobierno está convocado a las 9:00 horas para designar a los magistrados titular y suplente para la máxima corte.

noticia AFP
India enfrenta el “huracán” del COVID-19 y Europa y EE.UU. avanzan en la vacunación

Cuando asumió su cargo el 20 de enero, Biden se comprometió a que la campaña de vacunación alcanzara los 100 millones de inyecciones en los 100 primeros días de mandato. El 25 de marzo, y con el objetivo a punto de superarse, el mandatario duplicó la cifra.

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico /AFP
Continúan ingresando migrantes hondureños a Guatemala

Se estima que al menos unas seis mil personas han ingresado a territorio nacional.



Más en esta sección

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

MP señala que no ha recibido información oficial sobre la decisión de EE.UU.

otras-noticias

Cierran centro de vacunación en el Colegio de Ingenieros

otras-noticias

Publicidad