[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Las apariencias engañan

opinion

La fuerza de la ley y la voluntad de la mayoría serán suficientes para disuadirlos de continuar dañando a los sectores más vulnerables en niveles intolerables.

 

La política como arte de lo posible dispone de instrumentos para alcanzar acuerdos legítimos que permiten salir de la incertidumbre y del estancamiento provocados por las crisis cíclicas de diversa naturaleza que dañan la calidad de vida y la democracia, la excepción es Guatemala encasillada en posiciones de un sesgo oscuro de clanes parecidos a los Sicilianos solo que sin código de conducta. Al filo de la legalidad los capos construyen un entorno que parece honrado, elaborado a la medida por sastres que manejan a la perfección los encantos de la mentira, contaminando a los que no saben gobernar con un método de persuasión infalible –$– convirtiéndolos en monigotes. Los males son seculares y la solución gradual y progresiva con gobiernos eficaces bajo el principio de aprender de los errores de los antecesores, pero en lugar de hacerlo y buscar mecanismos que viabilicen una solución pragmática a la crisis permanente que nos agobia, ceden y se mantiene el statu quo dándole gusto a los que solo admiten cambios a su manera, olvidando que la responsabilidad de la problemática social recae por igual tanto en el que la provoca como en el que no tiene la capacidad de resolverla. Más si pregona en la tribuna cualidades que no demuestra a la hora de rajar ocote, normal en el medio donde los mediocres se realizan hablando pajas y al enfrentar la realidad no saben qué hacer, reflejo fiel de las carencias del sistema que se resisten a modernizar. Les da pánico oír esa palabra, sin entender que los pueblos cansados de vivir jodidos un día se rebelan sin avisar consultando o no a los astros, terminándose la fiesta.

La solución de la crisis se complica por la oposición sistemática a las reformas constitucionales mínimas y vitales protegiendo intereses escondidos, desperdiciando el diálogo como instrumento idóneo y alcanzar acuerdos que eleven la condición humana de los ciudadanos. Al rechazarlas tiran a la basura la posibilidad de corregir excesos y evitarlos en el futuro, dejando en el pasado las apariencias y las artimañas de los políticos que por décadas han persuadido al populo con palabras y no con hechos, consolidando la subsistencia de métodos y modelos anticuados en la conducción gubernamental que no son equilibrados ni realistas, maquillando la corrupción y la incapacidad de la dirigencia con el aval de una falsa oposición política, comparsa de los desmanes. Las reformas no terminarán siglos de injusticia ni las calamidades sociales desaparecerán por arte de magia, pero serán un dique a la voracidad de los bandidos de cuello blanco que dirigen el poder paralelo en la sombra. La fuerza de la ley y la voluntad de la mayoría serán suficientes para disuadirlos de continuar dañando a los sectores más vulnerables en niveles intolerables, a punto de provocar una intifada tropical que no acabará nunca. En estas circunstancias es oportuno utilizar nuestra riqueza humana al servicio de la sociedad y avanzar sin temor, terminando con la confusión y el descrédito en que ha caído el sistema democrático y recuperarlo, siendo importante para lograrlo influir en las decisiones políticas generando estabilidad, sin diluir esfuerzos que impidan enfrentar obstáculos diseñados por los radicales que no aceptan el cambio, correspondiendo a los legisladores reflexionar y superar el desafío con sensatez. Si no lo hacen, el costo de oportunidad será muy elevado y serán juzgados con severidad por engañar al pópulo, provocando problemas de magnitud incontrolable y perniciosa que pueden dar lugar a la llegada de vientos ajenos y poner orden previendo males mayores a sus intereses globales. El drama es previsible y evitable a no ser que seducidos por la tentación el voto tenga precio, en ese caso terminarán por descubrir y conocer haciendo cola que el poder real es dulce o amargo, a veces despiadado, jugando con el destino de la gente sin explicación posible. Y no es cuento.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia verónica sajbin velásquez* / La Cuerda
Solidaridad con las familias migrantes hondureñas
noticia Evelin Vásquez*/elPeriódico
CC ordena al Colegio de Abogados convocar a elecciones en las próximas 24 horas
noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Rescatan a cuatro menores de edad en Jalapa

El MP coordinó un operativo para rescatar a menores que fueron retenidos con el fin de explotarlos sexualmente.



Más en esta sección

EE. UU. sigue de cerca acciones del Congreso

otras-noticias

Guatemala rompe su récord de corrupción

otras-noticias

Gobierno asegura que Presupuesto será de Q94.3 millardos

otras-noticias

Publicidad