[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Fuera capuchas

opinion

Los matasanos practicantes expulsaron a los encapuchados.

 

En los bailes de máscaras de carnaval sale el lado negro de las personas, que solo así se atreven a hacer lo que el propio juicio censura. Y también está el uso de la máscara para delinquir, para asaltar a los vecinos o a la propia familia sin ser reconocidos. En el volcán de Agua una mujer extranjera fue violada recientemente por un muchacho enmascarado, a quien ella reconoció de inmediato por los ojos y la figura como el hijo de la casa en donde ella se hospedaba, el supuesto hermano chapín. La extranjera se marchó más dolida por la traición que por el acto violento. Se usa máscara en la fiesta pagana y también para delinquir.

En la Universidad de San Carlos existe la tradición centenaria de la Huelga de Dolores, que va de la mano con la Cuaresma, y es carnavalesca y política. El ingenio chapín se enfocaba en la crítica nacional, y los estudiantes disponían de unos días para dejar a un lado los intensos estudios y explotar los sentidos, celebrar y criticar a la sociedad que ellos mismos tendrían que transformar. Las facultades con más tradición son las de Medicina y Derecho, porque tienen que ver directamente con la tragedia de los enfermos en los hospitales y los detenidos en la cárcel, perseguidos y victimarios. Con el paso de los años esta actividad perdió su jovialidad, picardía e ingenio y se fue convirtiendo en un negocio de mendigos encapuchados que extorsionan a los ciudadanos con palo en mano o te quiebran el vidrio del carro, amedrentando con las capuchas, porque no se sabe de quiénes se trata, ni dan cuenta de lo que obtienen. Un negocio corrupto, fiel ejemplo de lo que sucede en los barrios, donde por la fuerza se obliga a la gente a pagar para seguir viviendo. Hace poco escuché a una mujer contar con toda normalidad que los extorsionistas habían matado a su madre porque ella se negó a pagar lo que le pedían por tener tienda.

Los delincuentes se apropiaron de la tradición de la Huelga para hacerse de recursos con total impunidad. Es por eso que resulta admirable la acción emprendida por los “matasanos practicantes” que el pasado 15 de marzo expulsaron del CUM a los encapuchados: “Fuera capucha” gritaban. Los tuvieron rodeados, sin apoyo de la administración, y aguantaron la presión a pesar del descaro de los enmascarados. El decano exigió quitarse la capucha y que demostraran ser estudiantes, pero los delincuentes no obedecieron. Los estudiantes se arriesgaron, los enfrentaron controlando la pasión de la masa que quería lincharlos, hasta que los delincuentes se rindieron y prefirieron marcharse con sus máscaras para otro lado. El ejemplo está visto. Le toca a la nueva generación sentar las reglas.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luis Aceituno
Ya vienen a vacunarnos

Lado B.

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Diputado Luis Rosales será magistrado suplente de la CC
noticia Redacción elPeriódico
Receta de pastel de pollo


Más en esta sección

Las ciudades modelos de Honduras

otras-noticias

Despidiéndome

otras-noticias

Florida bate su marca de casos de COVID

otras-noticias

Publicidad