[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El civismo de las nietas

opinion

Entusiastas y valientes, la tremolan al viento exigiendo justicia.

Empezó violento el mes de junio de 1944: protestas contra la dictadura, hojas volantes pidiendo la renuncia del dictador, sesiones de la Asamblea Legislativa, discursos de algunos diputados en contra del régimen. Con trece años encima, acompañé a mi tata al Congreso de la República. Después de un discurso fogoso de Alejandro Córdova, una patrulla militar irrumpió en el hemiciclo para desalojar a los diputados y al numeroso público que ocupaba las galerías. Más corriendo que andando, desocupamos el edificio, esquivando garrotazos y culatazos. Así me dio mi padre la primera lección de civismo. Después se vinieron más protestas: manifestaciones de universitarios valientes, maestros dignos y pronunciamientos –uno de los 311 pidiendo la restitución de las garantías; el otro de 52 médicos, solicitando la renuncia del tirano–. Días después, el General Ubico resignaba el mando, para dar paso a la Revolución de Octubre.

Comienza mal el año. Atardecer  del ocho de marzo en lo que antes era el tranquilo poblado de San José Pinula. Las instalaciones del mal llamado “Hogar Seguro Virgen de la Asunción” se van inundando de gritos, humo y lamentaciones. Adentro, bajo siete llaves y un inicuo e inmenso candado instalado por las autoridades, decenas  de adolescentes y niñas se  llenan de quemaduras, llagas y laceraciones. Mueren 19, 20, 39 niñas, a las que van a  seguir las compañeras a las que las quemaduras no respetan. Pasándose la chibola, las autoridades en una conferencia de irresponsables, exclaman a coro que “fueron otros los que lo hicieron”, dignos representantes de un Gobierno indiferente, ineficiente y negligente.

Retrocedo setenta y pico de años. Con ochenta y seis años a la espalda, plagado de achaques, con marcha vacilante y cansancio fácil, como proclama mi entrañable amigo Abel Girón, y ante la imposibilidad física de asistir a la marcha convocada, veo por la televisión a un grupo de más de setecientas personas que protestan y exigen justicia  ante los trágicos acontecimientos.

Con emoción, me entero que tres niñas –de diecisiete, siete y seis años– que resultan ser mis nietas, han enarbolado la bandera azul y blanco de la dignidad nacional. Entusiastas y valientes, la tremolan al viento exigiendo justicia.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Giannis, el más valioso del Juego de las Estrellas

El griego Giannis Antetokounmpo fue escogido por primera vez como Jugador Más Valioso (MVP) del Juego de las Estrellas (All-Star) de la NBA tras una espectacular actuación en la que anotó 36 puntos sin errar un solo tiro.

 

noticia Redacción Cultura
Adiós a Isabel Timeus, maestra del paisajismo

La artista, que destacó desde 1960, deja un legado en la plástica de Guatemala.

noticia
Celebración del Día Nacional de la Marimba será virtual

El Instrumento Nacional contará con una celebración a través de medios digitales y televisivos.



Más en esta sección

Israel arranca la vacunación general a mayores de 60 años con la tercera dosis

otras-noticias

Descubierta una nueva partícula de materia exótica de larga duración

otras-noticias

Un médico revela quiénes no deberían comer melón

otras-noticias

Publicidad