[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Libertad sindical

opinion

En todo caso, corresponde a una nueva clase dirigencial mostrar que existen en Guatemala ejemplos de un sindicalismo diferente.

¿Será que desean aún más poder dentro de las instituciones del Estado? ¿Acaso no paralizan el país cada vez que algún funcionario público no les da gusto a sus pretensiones? ¿Será que no están contentos con las generosas concesiones que han logrado obtener por medio de los pactos colectivos? ¿Querrán quitar y poner ministros a su sabor y antojo? Resulta inverosímil que ante esta realidad la Organización Internacional del Trabajo pretenda convencer a la sociedad guatemalteca acerca de las supuestas bondades que esta libertad representa para el desarrollo del país y la mejora de la situación del empleo en Guatemala. Si con la libertad que ya tienen hoy, prácticamente mantienen secuestrado al Estado, como bien lo está experimentando la Ministra de Salud, resulta aterrador pensar en lo que podría en un escenario en donde estos movimientos tuvieran más poder.

De ser este inusitado renacimiento del tema una obligación derivada de algún compromiso internacional ineludible, sería justo y necesario hablar también de qué tipo de mecanismos deben desarrollarse para limitar el libertinaje sindical al que hemos llegado. Cuestión que, sobra decirlo, no le interesa mayor cosa a la OIT, al movimiento sindical o a sus aliados. En ausencia de tales mecanismos, no hay garantía alguna que la pretendida libertad sindical no termine convirtiéndose en fuente de abusos y más conflictividad. Sobre todo, dado que la libertad que hasta hoy ha existido, con sus altas y bajas, ha sido la que finalmente ha propiciado la concentración de poder que hoy tienen importantes sindicatos públicos sobre la forma en que se maneja la cosa pública. No podría ser de otra forma, en un país en donde más del 70 por ciento de los trabajadores labora informalmente, la única forma para hacer crecer el sindicalismo sigue siendo el empleo público.

De esa cuenta, no puede pretender la OIT que sus propuestas de ampliar y garantizar la libertad sindical no sean vistas con recelo por una gran mayoría de guatemaltecos. Mucho más si se considera la virulencia ideológica que caracteriza a muchos líderes sindicales y la falta de renovación de la dirigencia que sufre este sector. En todo caso, corresponde a una nueva clase dirigencial mostrar que existen en Guatemala ejemplos de un sindicalismo diferente que, como dice OIT, puede ayudar a fomentar el diálogo, mejorar la forma en que operan las empresas y coadyuvar a que se creen más empleos y que, además, son ejemplos que pueden replicarse a lo largo del tiempo. De lo contrario, resulta poco creíble que la pretendida libertad que reclama la OIT para los trabajadores se transforme alguna vez en mayores “beneficios para todos y todas”, como reza la publicidad gubernamental. En ausencia de esto, no hay garantía alguna que la libertad sindical no siga siendo usada para perpetuar las prácticas que hasta hoy han caracterizado el actuar de los sindicatos públicos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción elPeriódico
Guatemala bajo la lupa
noticia Redacción Deportes
Samayoa: “Iztapa tiene pundonor”

Pedro Samayoa fue de las columnas para la clasificación a semifinales de los Peces Vela, y dice que contra Comunicaciones su equipo lo puede volver a hacer muy bien.

 

 

 

 

noticia Lillian Irving Antillón / DPI 2211 13681 0101
Las niñas también son víctimas


Más en esta sección

Municipalidad Indígena de Sololá da un ultimátum a Giammattei y a Porras

otras-noticias

Médicos señalan falta de insumos y medicamentos en el Hospital Temporal de Petén

otras-noticias

Municipalidades indígenas de Sololá respaldan trabajo de Juan Francisco Sandoval

otras-noticias

Publicidad