[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Francisco Luis Gordillo Martínez

opinion

Si lo que queremos son chivos expiatorios, condenemos a Gordillo.

 

Pero si, por el contrario, lo que queremos es que prevalezca la verdad y que se entienda y entendamos lo que fue el conflicto que vivimos –bueno será que se le absuelva.

Cuando fue irrespetada una vida ¡Ah, el sueño revolucionario de alcanzar el poder! todas las demás vidas fueron igualmente irrespetadas pero, incluso hoy, en aras de ese sueño –se sigue justificando– igual que ayer –el primer asesinato y, así, también, el de Rony Elmer Orellana, el primer niño asesinado–, crímenes que dejaron abierto el camino –de par en par– para todos los restantes.

Ni el primer asesinato, ni los sucesivos, ni los de aquel niño –finalmente, “gusanos”– ha sido castigado, siendo así que –por línea de mando– se dice inexistente –todos los comandantes de la insurgencia armada, los insurgentes y los filo insurgentes son igualmente responsables– ¿No se trata, acaso, del “revolucionario mando colectivo”?

Quien justifica un crimen, los justifica todos y tan asesino, quien lo justifica, como los jaladores del gatillo.

La “línea de mando “, en el Ejército, fue tan inexistente como pudo serlo en la insurgencia y no puede ser razón para que se condene al Comandante de una base puesto que la línea de mando del Ejército no se expresaba en aquel conflicto como se ejerce en una guerra regular, trastocada como estaba, múltiples contrainsurgentes –militares y no militares– con la más desafiante autonomía.

¿Autor de una violación –violador– el Comandante de la base por el solo hecho de ser el Comandante? ¡Por favor! ¿Violador, Benedicto Lucas –a cientos de kilómetros de distancia?

¿Los otros militares por la sola razón de sus cargos?

¿Francisco Luis Gordillo Martínez, Comandante de la base de Quetzaltenango, autor de la desaparición forzosa de un menor, ocurrida en la ciudad de Guatemala?

Si se va a condenar a Gordillo, triunviro que dio inicio al final de los gobiernos militares, que se condene a todos los fiscales y jueces de la época –desde el primero hasta el último– incapaces como fueron de perseguir y de castigar los delitos perpetrados y a los legisladores que –incumpliendo sus deberes– fueron incapaces de dictar las normas que permitieran combatir a la insurgencia con la ley en la mano e –igual condena– a todos aquellos que callamos.

Condénese –por línea de mando– a todos los que tomaron parte de la insurgencia o simpatizaron con ella puesto que justificaron, alentaron y callaron sus crímenes y, así, sus coautores, y a todos aquellos que incluso hoy –asesinos de todos los tiempos– no llegan a comprender que la vida del ser humano es irrepetible y que quien justifica un crimen, los justifica todos, sembrando y cultivando odios para que todo se repita.

¿Que los jueces –en fraude de ley– condenen a Francisco Luis Gordillo Martínez haciendo caso omiso de las amnistías –dolorosas e ingratas, pero decretadas– amnistías que no permiten la persecución de los delitos que hubo en el conflicto y que con su condena queden lavadas nuestras culpas?

¿Que se tome a cualquiera de los insurgentes (Estos intocables) y que se haga otro tanto para, así, lavarlas?

¿El Comandante militar y el insurgente, ningún fin en ellos mismos, los instrumentos de nuestra redención?

En ellos, algunos jefes militares y algunos insurgentes ¡Qué fácil! todas nuestras culpas ya purgadas –la prensa, aplaudiendo– las universidades confiriendo distinciones, los fiscales y los jueces –los mismos que callaron– idéntica la estirpe pero los héroes ahora.

Fraude de ley las posibles condenas puesto que constituyen grave traición a lo que quiso conseguirse –“no puede haber paz, si no hay justicia, ni justicia, sin perdón”: instrumentales y “chivo-expiatorias” para lo mediático, lo que al parecer es lo que importa.

En el banquillo de los acusados aquellos que se sintieron respaldados por el imperio ¡Ah la terrible política de la seguridad nacional! Cuidado –pues– que no paren en el mismísimo banquillo quienes –con los nuevos aires de los tiempos, siempre “imperiales”– prevariquen.

Puesto que no fueron los políticos capaces de hacerlo, sean los jueces quienes, con la ley en la mano, amnistías vigentes, todas –dolorosas e ingratas, pero vigentes y necesarias– entierren el pasado y nos den la oportunidad de construir el futuro que –con la más absoluta de las conciencias– debemos asumir.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Vacunan contra COVID-19 a 20 mil maestros y personal educativo en México

Hasta el viernes, según la secretaría de Salud, habían sido aplicadas 574.642 vacunas, 20.083 de ellas como segunda dosis.

noticia Redacción elPeriódico
Rollitos de manzana y canela
noticia AFP
España llora pero confía en el futuro

Sus lágrimas fueron las de la España de Pedri. La Roja cayó en semifinales de la Eurocopa pero reconquistó a la afición y mostró suficientes ‘brotes verdes’ para creer en el futuro de un grupo joven y ambicioso, a imagen del prodigio de 18 años del Barcelona.

 



Más en esta sección

“Fantasmas danzantes” sorprenden a los astrónomos en el cosmos profundo

otras-noticias

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

Gamer convierte una pizza en joystick para su consola de PlayStation 5

otras-noticias

Publicidad