[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Celso Lara Figueroa: Por los viejos barrios de la Nueva Guatemala de la Asunción (I parte)

opinion

Reconozco que ese libro, como los de Pepe Batres Montúfar, de Pepe Milla, del Gran Moyas, de mi maestro Severo y de Guzmán Böckler y Herbert, entre otros, que me impactaron profundamente.

Hay sin duda, libros que le impactan a uno. Por los buenos maestros que tuve, comenzando con mis padres y los del Colegio Salesiano Don Bosco, fui inducido a leer buenos libros. Solo para mencionar, los que tenían que ver con nuestro país, recuerdo con aprecio haber leído los libros de José “Pepe” Batres Montúfar, que se empieza a ocupar de la Nueva Guatemala de la Asunción como escenario de sus escritos, cuando esta apenas completaba sesenta años de vida. La hija del Adelantado y Los Nazarenos de José “Pepe” Milla y Vidaurre, que mostraba a Santiago de Guatemala, en el Valle de Panchoy, hoy La Antigua Guatemala, como sitio de ocurrencia de los eventos de sus libros.

Ahora que se celebran los cincuenta años de la recepción del Premio Nobel de Literatura por Miguel Ángel Asturias, ningún novel lector debe dejar de leer Leyendas de Guatemala, El Señor Presidente y Viernes de Dolores en la que aparece como escenario la Nueva Guatemala de la Asunción, previo a su destrucción hace cien años, la famosa ciudad neocolonial, de “El Portal del Señor”. Siempre vuelvo a sus páginas, como se vuelve al primer amor. A los amores primigenios. Por ello, tuve la suerte de leer, con alegría y reconocimiento a su erudición, “el Estudio Preliminar” del doctor Francisco Albizúrez Palma, de El Señor Presidente, de Editorial Piedra Santa, vigésima reimpresión de 2010. Este autor nos dice: “En esta presentación de una sociedad donde el mal prevalece y donde el destino de Miguel y Camila es aplastado por fuerzas superiores a ellos mismos, cumple un papel fundamental la presencia de lo popular, en diversas modalidades, que recogen notas distintivas de una ciudad fácilmente reconocible: la Guatemala de comienzos del siglo XX. Por la obra desfilan costumbres, tradiciones, leyendas, edificios, calles, plazas, tabernas, bebidas y comidas populares”. El papel fundamental de la presencia de lo popular en la historia de la ciudad, a través de la tradición oral, después de su destrucción hace cien años, es lo que el antropólogo y músico, Celso Lara Figueroa ha ido rescatando en su ya profusa obra científica en el marco de las ciencias sociales. Refiriéndose a la novela de Asturias, Albizúrez Palma agrega: “En el propio comienzo de la novela surgen la Plaza de Armas, la Catedral Metropolitana, el Portal del Señor: Es decir, el centro de la urbe. En páginas posteriores, asoman nombres antañones, hoy en desaparición: el Callejón del Judío, el Callejón de Escuintlilla, el Callejón del Rey, el Callejón de Santa Teresa, el Callejón del Conejo, la Pila de la Habana, las Cinco- Calles, el Martinico, la Pila y el templo de la Merced, el Portal del Comercio, el Sauce, y así otros tantos sitios peculiares de la ciudad donde ocurre la acción”. Para entonces ya habían sido mis maestros Severo Martínez Peláez, con La Patria del Criollo y Carlos Guzmán Böckler y Jean-Loup Herbert con su Guatemala, una interpretación histórico-social. Cuando me aprestaba a iniciar mis estudios de maestría en la Universidad de Sao Paulo, Brasil, en Teoría Económica con la especialidad de Economía Urbana y Regional, en marzo de 1984; recibí un paquete que mi padre me enviaba cuando existía en nuestro país una Dirección de Correos –ahora no existe gracias a la privatización del servicio–, que contenía un libro. El mismo llevaba por título: Por los viejos barrios de la Ciudad de Guatemala de Celso Lara Figueroa. Reconozco que ese libro, como los de Pepe Batres Montúfar, de Pepe Milla, del Gran Moyas, de mi maestro Severo y de Guzmán Böckler y Herbert, entre otros, que me impactaron profundamente. La voz de los narradores me parecía familiar, lo mismo que las transcripciones hechas por Lara Figueroa, además del estudio introductorio. En el trópico paulistano, me parecía oír a mi nana, Angelita, contándome cuando niño las viejas historias de aparecidos, con El Sombrerón, La Llorona y El Cadejo comandando las acciones. Continuará…

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Jose Rubén Zamora
360 A vuelo de pájaro
noticia Europapress
Los retratos de esta artista de 19 años están a caballo entre el surrealismo y el hiperrealismo
noticia
Mariah Carey, denunciada por su hermana por secretos revelados en su biografía


Más en esta sección

La duda legal sobre las compras del último estado de calamidad

otras-noticias

Comunidades se suman a los conflictos en Santa Catarina Ixtahuacán y Nahualá

otras-noticias

Carrillo nombra como su abogado a asesor del Instituto de la Víctima

otras-noticias

Publicidad