[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Carlos Guzmán Böckler (*1930-2017†)

opinion

El viejo conflicto de tierras fue abordado, teniendo el famoso Huevo una participación destacada.

 

Hace cuarenta y cinco años, nos comenzó a dar clases un joven profesor, estudiante de la Universidad de San Carlos de Guatemala, a los candidatos a bachilleres en ciencias y letras del Colegio Salesiano Don Bosco, de la ciudad de Guatemala. Nos daba clases de Literatura hispanoamericana. Era discípulo de Carlos Guzmán Böckler, el ya famoso sociólogo guatemalteco, que ya había publicado, junto a Jean Loup Herbert, su Guatemala: Una interpretación histórico-social, en 1970; con el sello de la Editorial Siglo Veintiuno de México. Se llamaba, Edgar Palma Lau. Corría el año de 1972.

Como una actividad académica, extra aula, se programó nuestra asistencia al foro que sobre la problemática de los comuneros de Sansirisay, se tocaría en el Salón Miguel Ángel Asturias de la Asociación de Periodistas de Guatemala –APG– y en la que participaría el doctor Guzmán Böckler. El viejo conflicto de tierras fue abordado, teniendo el famoso “Huevo” una participación destacada. A los pocos meses, nuevamente fuimos convocados a asistir a una nueva presentación del doctor Guzmán Böckler, en las instalaciones del Seminario Mayor de Guatemala, kilómetro 15, de la Calzada Roosevelt, en donde en detalle se nos expuso por parte del guatemalteco su interpretación histórico social del país y su visión sobre la cosmovisión de los indígenas de Guatemala. Creo que le debo, en parte, a Palma Lau y a Guzmán Böckler mi inclinación por las ciencias sociales. Desde el año 1965, Guzmán Böckler ya había publicado sus “Aspectos Sociológicos de la Urbanización”, en el libro Problemas de la urbanización en Guatemala, que reunió a los profesionales e intelectuales de la época para escribir artículos y ensayos sobre la etapa novedosa del crecimiento urbano y el proceso de urbanización acelerado que ya vivía el país por aquellos años. En 1970, escribe al alimón con el sociólogo francés, Jean Loup Herbert, el famoso libro Guatemala: Una Interpretación Histórico-Social de 258 páginas, que avivaría el debate sobre la interpretación social e histórica del país y que pondría en primer plano el tema de la cosmovisión de los pueblos indígenas de Guatemala. Este libro vino a avivar el fuego del debate, con la posición antagónica presentada por el historiador quetzalteco, José Severo Martínez Peláez, que publicara también en 1970, su libro, de alcance continental y ahora mundial: La Patria del Criollo: Ensayo de interpretación de la realidad colonial guatemalteca. Hay que señalar que en ambos libros, se proponen una periodización histórica distintas para el abordaje de las distintas etapas históricas de Guatemala y que en los dos existe una interpretación del origen y el desarrollo del Capitalismo en el país. Ya en 1972, Guzmán Böckler ensaya sobre el tema de las clases sociales en Guatemala y la lucha de clases que se deflagra en nuestro territorio. Este ensayo fue publicado en Teorías, metodología y política del desarrollo de América Latina, en Buenos Aires y Santiago de Chile, por la FLACSO y la UNESCO. En 1975, publica Colonialismo y Revolución y en 1986, después del pico de la guerra que vivió el país, su interpretación de aquellos años Donde Enmudecen las Conciencias. Crepúsculo y Aurora en Guatemala, publicado en México, D. F. editado por Frontera y la Secretaria de Educación Pública de ese país. Este libro hasta hace un par de años fue publicado en Guatemala con el sello de Catafixia Editorial. Finalmente en 1995, escribió Para recuperar la iniciativa histórica: Guatemala antes y después de 1992. Tuve el gusto de participar en algunos eventos académicos con él, especialmente en Quetzaltenango con el Instituto Chi Pixab’, del cual fue miembro fundador y sé que el año pasado fue homenajeado en vida en la Escuela de Ciencia Política de la Usac, en donde los estudiantes organizaron un evento sobre su libro de 1986 y fue recibido con cohetes y la algarabía de la juventud estudiosa. Otro guatemalteco para el panteón de los imprescindibles, constructores de la Guatemalidad. Vaya en paz, Profesor.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lucero Sapalú. Foto: Jesús Alfonso/ elPeriódico.
Ministra de salud busca regular reuniones para evitar más contagios de COVID-19

Proponen que las reuniones sean solo de diez personas.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Alianza por Reformas: Mynor Moto no cumple con el requisito de honorabilidad para ser magistrado
noticia AFP
“Es un sueño”: Edina Alves, primera jueza central en un Mundial de Clubes


Más en esta sección

El general retirado Lloyd Austin se convierte en el primer jefe afroestadounidense del Pentágono

otras-noticias

Científicos británicos utilizan satélites para contar elefantes africanos

otras-noticias

En China activan un robot que hace pruebas de COVID-19

otras-noticias

Publicidad