[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Agüita mágica

opinion

Promesas ingenuas desbordaron el vaso.

 

La telenovela de Amatitlán aún no termina, es un melodrama digno de adaptación cinematográfica. En pleno siglo XXI, un gobierno constituido por una banda de delincuentes organizados, de uniforme anaranjado, se las ingenió para mantener al pueblo atendido en ciertas funciones apreciables, porque sí se controló algo la seguridad ciudadana en el ámbito medio y permitió que fluyera la actividad económica y comercial luego del desastre provocado por el asistencialismo corruptor del gobierno previo. La vida transcurría con optimismo, mientras a la sombra se sucedía el asalto voraz, el cobro descabellado de comisiones espurias, la desvergüenza ante la impunidad del sistema, hasta que planearon un robo de opereta utilizando el lago de Amatitlán. El ingenio para robar había llegado a niveles insolentes. Aprobaron un pago millonario a cambio de un poco de agüita mágica que devolvería su esencia cristalina al lago más contaminado del país. Era el imperio de Aladino y su lámpara maravillosa. Baldetti defendió la decisión, invitó a la prensa a acudir a un paseo en lancha, tomó con su mano agua turbia para indicar que ya se estaba tratando, e hizo bromas con los “popodrilos” que nadan entre las algas, jurando que la fórmula mágica descontaminaría nuestro lago en pocos meses.

Sus promesas ingenuas desbordaron el vaso de la credulidad nacional, cuando aún estaba fresco el encarcelamiento de las muchachas malcriadas que le lanzaron harina en el Teatro Nacional. La farsa de Amatitlán fue el detonador que preparó a la población a dejar la comodidad de sus hogares para acudir posteriormente a nuestro Parque Centenario a exigir la renuncia de los corruptos. La entonces vicepresidenta andaba por Corea recibiendo un doctorado Honoris Causa en alguna universidad cuestionable, cuando estalló la crisis. Ella no huyó como Sinibaldi, sino regresó tranquila, dispuesta a arreglar el asunto como lo hacía siempre. No supuso que la población ya estuviera harta. Y de ser una figura ejemplar pasó a objeto de burlas, a la persecución y al encarcelamiento.

Hoy en día, cuando ya no existe ni el Partido Patriota y la famosa dupla presidencial vive del ocio en la prisión a nuestras costillas, nos sorprende un capítulo nuevo. Ahora Baldetti acusa al expresidente Otto Pérez Molina de culpable del negocio con el lago de Amatitlán. Ella afirma que fue él quien se reunió con los operadores de la magia en Amatitlán y quien lo dispuso todo. La otrora poderosa Vicepresidenta, resulta apenas un obediente soldado a las órdenes del General. El drama de telenovela sigue extendiéndose.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Stephanie Rodríguez
Luz María

Para la familia de Luz María mi más sentido pésame, ningún ser humano debe pasar por lo que ellos y ellas deben estar pasando.

noticia Geldi Muñoz Palala
IGSS atenderá a trabajadores que fueron suspendidos hasta febrero
noticia Amílcar Álvarez
Fratelli tutti

El papa Francisco dice…



Más en esta sección

EE. UU. sigue de cerca acciones del Congreso

otras-noticias

Guatemala rompe su récord de corrupción

otras-noticias

Gobierno asegura que Presupuesto será de Q94.3 millardos

otras-noticias

Publicidad