[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿Qué hacer? ¿Qué camino tomar? V

opinion

El Estado institucionalizó políticas multiculturales que fueron construidas en oficinas de la capital o del extranjero.

 

Un análisis del Estado guatemalteco muestra cómo sus políticas se ejecutaron sin vacilaciones, análisis, comprensión o concientización de su propia composición étnica-racial. Por eso, a partir de la firma de la paz en 1996, el Estado institucionalizó políticas multiculturales que fueron construidas en oficinas de la capital o del extranjero, impulsadas y administradas técnica y financieramente desde elites tecnócratas, para ese entonces, integradas casi en su totalidad por expertos extranjeros, ladinos y mestizos, para ser aplicadas sobre los pueblos indígenas. Especialmente hacia sectores que sobrevivieron el genocidio y que lograron refugiarse en Chiapas, México. Así como a poblaciones desarraigadas por el conflicto armado que se denominaron Comunidades de Población en Resistencia del Ixcán, La Sierra y de Péten. También se priorizaron departamentos donde la población fue reducida por la captura, el desplazamiento o aniquilamiento de sus vidas y de sus propios modos de producción, siendo los más golpeados Alta y Baja Verapaz, Chimaltenango, Quiché, Huehuetenango, San Marcos, Sololá entre otros. Además, priorizaron a las mujeres y a los niños indígenas cuya mayoría a nivel nacional –poco más del 80 por ciento– vivía en pobreza extrema colocándolos a todas y todos en una sola categoría, sin ninguna distinción histórica o cultural. Con estas políticas culturalistas lograron destruir a lo interno de las comunidades lo poco que se salvó y lo que la guerra no destruyó.

Parte de las políticas estatales fue la construcción de una débil, lenta y paulatina institucionalidad indígena que era inexistente en Guatemala aunque necesaria. Por ejemplo la Defensoría de la Mujer Indígena –producto del Acuerdo Indígena– fue creada en 1999 con el mandato de que las mujeres indígenas accedieran a la justicia. Sin embargo, la DEMI fue institucionalizada bajo Acuerdo Gubernativo Presidencial. Además, la ignoraron del presupuesto general de la nación asignándole migajas para una cobertura nacional y finalmente, terminó siendo responsabilidad de la cooperación internacional. Quizá lo grave es que la DEMI, producto de la sangre de miles de niñas, ancianas y mujeres mayas que fueron masacradas, terminó convertida en una piñata al servicio de cada gobierno de turno, que la asigna como botín político a sus aliados, destruyéndola así misma.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Sputnik
Así se oyó el potente estallido del cohete Starship desde una ciudad vecina
noticia Andrés Oppenheimer
El COVID-19 va de mal en peor en América Latina

El gobierno de Biden ha dicho que se unirá al plan global de vacunación COVAX, aunque todavía no está claro de qué forma contribuirá.

noticia Europa Press
Riesgos por tsunami no calculados en importantes zonas costeras

Los investigadores dijeron que existe una falla de deslizamiento cuando dos bloques de roca en la línea de falla se deslizan horizontalmente uno al lado del otro. La falla de San Andrés es un ejemplo de una falla de deslizamiento.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Pobladores de Huehuetenango denuncian la presencia de grupos armados

otras-noticias

Lluvias afectaron a más de 70 mil personas en las últimas 24 horas

otras-noticias

Israel pasa la página Netanyahu y entroniza a Bennet como jefe de gobierno

otras-noticias

Publicidad