[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Guatemala, veinte años después

opinion

El lento surgir de una ciudadanía aplastada por 30 años de gobiernos militares.

El impacto que tuvo en Guatemala la suscripción de los Acuerdos de Paz es un tema controvertido. Para algunos, la firma de estos acuerdos básicamente no sirvió para nada. De hecho, el primer fracaso que señalan al proceso de paz fue el referendo que consolidaría los cambios necesarios a la Constitución. Aparte de que ganó el “No” muy pocos ciudadanos se sintieron convocados (menos de un 20 por ciento de la población).

Algunos extremistas, como Arenales Forno, llegan a afirmar que la parte sustantiva de los Acuerdos que establecía las reformas que permitirían resolver los problemas sociales y económicos que llevaron a la guerra, fueron una especie de mentira orquestada entre los firmantes, solamente para lavarle la cara a una guerrilla derrotada. Que nunca hubo ninguna intención de cumplirlos, pues solamente se trataba de desarmar, desmovilizar y pacificar al movimiento guerrillero.

Para nadie resulta un misterio que el liderazgo político y económico no brindó un apoyo claro al cumplimiento de los Acuerdos a pesar de que podría haber constituido una agenda de trabajo básica para cualquier gobierno bien intencionado de los que han pasado por el poder en los últimos veinte años. Resulta evidente que, tras bambalinas, la agenda contenida en los Acuerdos cambió. Sus metas y principios fueron quedando sepultados por una diversidad de cosas: los males de una democracia endeble y corrupta, la ausencia de planes de gobierno en propuestas políticas manoseadas, el florecimiento del crimen organizado y de la violencia, el reposicionamiento de los sectores más conservadores quienes no están dispuestos a ceder ningún terreno a reformas estructurales en el país y una izquierda sin imaginación ni propuestas.

Pero a pesar de todo ese contrapeso, Guatemala no es la misma. La firma de los Acuerdos de Paz ha permitido el surgimiento de una ciudadanía que antes no existía. Para empezar, la libertad de expresión, el periodismo de investigación, eran radicalmente imposibles durante los gobiernos militares. La abierta discusión de los problemas del país, la difusión de noticias e información de fundamental relevancia ha ido generando una masa crítica de ciudadanos. Muchos de estos ciudadanos se han organizado para obtener objetivos de naturaleza colectiva, restableciendo un tejido social totalmente destrozado durante la guerra. Algunos de estos grupos han obtenido victorias en batallas muy significativas: defendiendo los recursos naturales, logrando llevar a juicio a militares implicados en el conflicto armado, constituyéndose en contraparte de diálogos que de otra manera nunca se hubieran abierto. Y la existencia de ese peso ciudadano ha venido originando cambios lentos, pero importantes en la institucionalidad del país. El problema es la lentitud de nuestros procesos. Urge despabilarnos. El proceso de paz nos tocará a nosotros, los de a pie.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Intensa búsqueda para hallar un submarino indonesio con 53 personas a bordo

Barcos de la marina indonesia trataban de localizar en una lucha contra el reloj a un submarino desaparecido con 53 personas a bordo que, si siguen vivas, podrían agotar sus reservas de oxígeno en 72 horas.

noticia Estuardo Porras
Neto, Gálvez y Murphy

‘Estos “líderes” emanan de un sistema político-económico-social que, desde hace mucho tiempo, caducó.’

noticia Carlos Dumois
Nuevo año 2021

¿Qué tendrá de nuevo para cada uno de nosotros este nuevo año?


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Dos sismos se han registrado en el país en las últimas horas

otras-noticias

Proveedor cuestionado y su hija compiten por los mismos contratos

otras-noticias

Presentan inconstitucionalidad contra la ley de oenegés

otras-noticias

Publicidad