[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Deuda pública encubierta

opinion

Según informaciones del Banco de Guatemala (Banguat), la deuda pública externa, al 31 de octubre de 2016, ascendía a US$8 millardos, en tanto que la deuda pública interna, al 31 de diciembre de 2015 (extrañamente no hay información financiera disponible para este año), se situaba en Q61.6 millardos.

Sin embargo, estas estadísticas no reflejan otros endeudamientos públicos encubiertos, concretamente el adeudo del Estado al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), en concepto de aporte del Estado y cuota patronal desde 1946, que asciende a Q30.5 millardos, la deuda del Estado al Banguat, en concepto de deficiencias netas acumuladas, asciende a Q25 millardos, y la deuda pública flotante (deuda no presupuestada ni registrada), que se sitúa alrededor de los Q10 millardos.

En relación al régimen de seguridad social, la Constitución dispone: El Organismo Ejecutivo asignará anualmente en el Presupuesto de Ingresos y Egresos del Estado, una partida específica para cubrir la cuota que corresponde al Estado como tal y como empleador, la cual no podrá ser transferida ni cancelada durante
el ejercicio fiscal y será fijada de conformidad con los estudios técnicos actuariales del IGSS.

Asimismo, se entiende por deficiencia neta del Banguat a las pérdidas operativas en que ha incurrido esta institución en la ejecución de la política monetaria, que se traduce en las operaciones de mercado abierto mediante las cuales el Banguat expande o restringe la cantidad de dinero como variable para controlar y mantener la estabilidad económica, específicamente la estabilidad en el nivel general de precios.

Por otro lado, se entiende por “deuda pública flotante” al conjunto de obligaciones de pago por transacciones económicas ordinarias en el sector público que no se alcanzan a liquidar al cierre del ejercicio fiscal correspondiente (que es lo procedente) y que se transfieren al siguiente. Dichas obligaciones financieras no forman parte de la deuda pública consolidada, porque son de corto plazo y no se originan de préstamos.

El Gobierno de la República se ha venido resistiendo a cumplir con sus obligaciones financieras con el régimen de seguridad social y de presupuestar las deficiencias netas del Banguat, así como sigue contrayendo obligaciones financieras no presupuestadas.

En el presupuesto estatal para el ejercicio fiscal 2017 recientemente aprobado por el Congreso se evidencia con elocuencia estas actitudes de rebeldía e irresponsabilidad financiera. Simplemente no se presupuestó la totalidad de las obligaciones financieras anuales en concepto de régimen de seguridad social ni de deficiencias netas del Banguat, ya no digamos la amortización de los respectivos adeudos. Esto compromete la sanidad de las finanzas públicas nacionales. Por otro lado, esta actitud irresponsable supone un claro incumplimiento de deberes que debe ser sancionado conforme la ley.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia IN ON CAPITAL
Wall Street: inversores dudan del plan de estímulos

El rebrote del COVID-19 con una nueva cepa más mortal tiene en vilo a los mercados financieros.

noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
CANG elige este lunes a su representante ante la CC

La elección se celebrará a partir de las 8:00 hasta las 18:00 horas.

noticia IN ON CAPITAL
La bazuca de Biden contra el COVID

El plan incluye aumentar los pagos directos a los ciudadanos.



Más en esta sección

Capturan a hombre por el asesinato de su esposa y cuñado en Zacapa

otras-noticias

Presidente mexicano dice que Biden destinará US$ 4 millardos a Centroamérica

otras-noticias

Los retrasos en entregas de vacunas ponen en tensión a Europa

otras-noticias

Publicidad