[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Eduardo Galeano en Guatemala (XI Parte)

opinion

Eduardo Galeano sufre el exilio en 1973, cuando el Uruguay era gobernado por la dictadura militar.

La entrevista que el entonces periodista Eduardo Galeano le hizo al Soldado del Ejército de Guatemala, Ruano Pinzón fue luego confirmada por la Comisión del Esclarecimiento Histórico, cuando investigó, el Caso Ilustrativo No. 68; muchos años después este crimen y estableció que se llamó “Operación Limpieza”, y que asesorados por un funcionario estadounidense, John P. Logan. Fueron treinta y tres los desaparecidos. En suma, fueron torturados y luego asesinados y posteriormente lanzados al Océano Pacífico.

Eduardo Galeano sufre el exilio en 1973, cuando el Uruguay era gobernado por la dictadura militar. Se asienta en Buenos Aires, Argentina, en donde pasa a fundar y a dirigir la Revista Crisis. En 1975, gana el Premio Casa de las Américas, con La canción de nosotros. La dictadura militar argentina lo hace salir de ese país y pasa a vivir en España en 1976. En los años ochenta publica su trilogía de acento épico, Memoria del fuego, cada uno de cuyos tomos llevaron como subtítulos Los nacimientos (1982), Las caras y las máscaras (1984) y El siglo del viento (1986). A principios de 1985, con la recuperación democrática regresó a Uruguay. 

En 1985, en el acogedor apartamento de mis amigos guatemaltecos brasileños, Jorge Mario El Mosco Luna Calderón y Fátima Dezzonne, en el barrio de Botafogo, en Río de Janeiro, tuve de nuevo el privilegio de leer “As veias abertas da América Latina” (1971), un clásico del saqueo que ha sufrido nuestro continente desde la conquista española, portuguesa, holandesa, británica, francesa o de otra nacionalidad europea, desde el régimen colonial hasta bien entrado el siglo veinte. Ese libro lo había escrito Galeano en 1971. Posteriormente, pude leer también su libro Memoria del fuego (1986), que como se dijo es una trilogía, hay varias memorias
dedicadas a Guatemala.

A mi retorno al país, en 1989, comencé a trabajar en el Centro de Estudios Urbanos y Regionales –CEUR– de la Universidad de San Carlos de Guatemala –Usac–. Durante el período que fui por primera vez Director del mismo (1994-1998), recibo una llamada de un amigo que me dice que Eduardo Galeano se encuentra en nuestro país, junto a su esposa y que desea presentarse, en una institución universitaria de prestigio, que no sea dada a los eventos con pompas y autoridades, simplemente un conversatorio con sus amigos guatemaltecos y leer algunos de sus escritos. Pide que pueda seleccionar a sus interlocutores y que no cobra honorarios. Mi amigo me dice que Galeano me llamará por teléfono y cuando lo hace, amablemente me solicita que invitemos como comentaristas a José Barnoya García, Roberto Díaz Castillo y Mario Monteforte Toledo. Los dos primeros aceptan participar y el tercero se niega. Me dice Monteforte Toledo que en el país solo existe un interlocutor para hablar con Galeano: Él. Le digo que Galeano no lo piensa así y por ello invité a los tres en su nombre. Le digo que fui educado para no desinvitar a nadie que ya hubiese invitado.

Continuará…

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Geldi Muñoz Palala/elPeriódico
Canadá contrató más trabajadores guatemaltecos temporales en 2020

Este año se espera que se mantenga la demanda de mano de obra guatemalteca en el país norteamericano.

noticia AFP
Un Twitter sin Trump aviva el debate sobre regulación de los gigantes de la red

Dejar a Donald Trump sin su cuenta de Twitter es una decisión “problemática”. No lo dice un partidario del presidente estadounidense saliente sino la canciller Angela Merkel, tras la espectacular decisión de la red social, que ha relanzado el debate sobre la regulación de los gigantes de la red.

noticia Ferdy Montepeque
Remueven a dos viceministros del Ministerio de Desarrollo

Raúl Romero, cuya gestión al frente del Mides fue cuestionada por compras opacas y mal manejo de programas, continuaba hasta ayer como ministro.



Más en esta sección

Exabogado de Baldetti quiere dirigir el CANG

otras-noticias

Una más, “The King’s Man” otro filme que pospone su estreno

otras-noticias

La película Soul marcó un récord en los primeros minutos del día de Navidad

otras-noticias

Publicidad