[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Resistencia

opinion

La interculturalidad es una demanda universal.

Cuando las sociedades son capaces de comprender las diferencias como aspectos fundamentales, forjadores de igualdad y diálogo pacífico, se pueden dar el lujo de llamarse “incluyentes”. Pero cuando rechazan sistemáticamente esa posibilidad, sumidos en falsa homogeneidad, seguramente están en manos del fracaso. Son sociedades capaces de cometer los mismos errores que provocan incertidumbre, perversidad e injusticia. Una y otra vez.

No nos engañemos: acá, los impulsos jurídicos vinculados a pueblos indígenas son tan ignorados que se tornan invisibles. Los bañan de estereotipos y prejuicios. La misma Constitución y el aparato jurídico de este enclenque Estado, laten ante una institucionalidad que muchas veces trabaja al servicio de un solo sector. ¿Colonialismo trasnochado?

Entender al “otro” sin escucharlo, sin interactuar con él, es causa perdida. Nada se soluciona hablando de ese “otro” (clientelismo, paternalismo, etnocentrismo), sino hablando con “él”.

El proceso de dominación y explotación sigue vigente en esta tierra gastada. Basta con saber que, en pleno siglo XXI, aún existen colonos. Pero esta relación de dominio se agota y los pueblos juegan un nuevo rol con el Estado. Ya no bajo los mismos códigos externos o de mecanismos que fundaron el mandato liberal. Ahora, día a día, la resistencia es más fuerte. Los pueblos se resisten a perder modelos jurídicos; se resisten a vender su idioma; se resisten a canjear su ideología y espiritualidad; se resisten a la homogeneización; se resisten a la mentira que ha manipulado voluntades. Ello, a pesar de la maquinaria atroz que sigue dispuesta a talar todo lo que represente una “amenaza” al poder tradicional. Los Acuerdos de Paz, la lucha por implementar el Convenio 169 de la OIT, y el juicio por genocidio, son ejemplos de una resistencia vigente.

Hay muchas propuestas de ley relacionadas a pueblos indígenas, durmiendo en las gavetas. Más de 60 pueblos se han pronunciado por medio de la consulta. Pero el Estado insiste en negarse rotunda y sistemáticamente a escuchar.

El pluralismo jurídico sigue siendo impensable para aquellos que no comprenden la diversidad. Para aquellos que se oponen al cambio. Los argumentos de quienes se oponen, que han vociferado en el Congreso, son falaces e inconsistentes. No generan debate serio.  Es hora de comprender que la interculturalidad no es antojo, no es maña ni extravagancia. Es ley. Constitución. Economía. Es urgencia nacional. Es nada menos y nada más que ¡Equidad! ¡Justicia! ¡Diálogo! ¡Unidad!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP/DPA
Estudiantes toman las calles de EE. UU. contra las armas

Las marchas fueron convocadas y organizadas por jóvenes estudiantes, cansados de la constante violencia con armas de fuego, que dejan unos 30 mil muertos cada año en el país.

noticia Julio E. Santos jsantos@elperiodico.com.gt
Juez ordena a Baldetti regresar a Santa Teresa

Médico del Inacif aseguró que la ex vicepresidenta se rehusa a que le tomen datos de los signos vitales.

 

 

noticia Rony Rïos
Mauricio Rodríguez Sánchez vuelve a ser declarado inocente

El Tribunal concluyó de forma unánime que existió genocidio, un intento por erradicar a la población Ixil, pero no hay pruebas que revelen que el autor de manual de inteligencia militar fuera el responsable.



Más en esta sección

Ciudadanos vuelven a tomar la Plaza de la Constitución

otras-noticias

Se estrena, por fin, «Selena: The Series» a Netflix

otras-noticias

A 40 año de la muerte de John Lennon

otras-noticias

Publicidad