[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El peso de la desconfianza

opinion

Lo anterior está derivando en una peligrosa polarización de opiniones y posiciones en la dinámica pública del país.

Uno de los más pesados lastres que impiden que en Guatemala avancen las acciones, políticas y actividades cotidianas necesarias para el progreso del país es la profunda desconfianza que impera tanto en las relaciones entre unos y otros, como en las actitudes frente a las autoridades y a las instituciones.

La más reciente encuesta de Latinobarómetro revela que la sociedad guatemalteca manifiesta una severa falta de confianza: somos el país con porcentaje más bajo (31 por ciento de los encuestados, en comparación con el 54 por ciento regional) que confían en la democracia como sistema de gobierno; solo el 20 por ciento de guatemaltecos cree que se puede confiar en la mayoría de las personas; muy pocos (34 por ciento) le confieren alguna credibilidad a la política y a los políticos; solo el 15 por ciento (versus el 24 por ciento de los latinoamericanos) cree que el país está progresando. No sorprende, entonces, que seamos el país donde el mayor porcentaje de ciudadanos encuentra justificada la evasión de impuestos. La desconfianza generalizada en las autoridades se confirma en otras encuestas de opinión ciudadana que ubican a los partidos políticos, los sindicatos, el Congreso, el Gobierno Central y el Organismo Judicial como las instituciones menos confiables del país.

La extrema ineficiencia de los tres poderes del Estado, manifestada en la omnipresencia de la corrupción, y provocada fundamentalmente por un sistema político conformado ex profeso para esquilmar el erario público, explica y justifica las actitudes prevalecientes de desconfianza. Esta se manifiesta, por un lado, en un sospechosismo –como dicen los mexicanos– y un recelo automático respecto de las intenciones que pueda haber detrás de cualquier propuesta que se plantee y, por otro, en una tendencia automática a encasillar (y generalizar) ideológicamente a quien se atreva a hacer propuestas.

Lo anterior está derivando en una peligrosa polarización de opiniones y posiciones en la dinámica pública del país. Ello se ha visto claramente, por ejemplo, en la reciente discusión de las reformas constitucionales al sector justicia: o se está en el bando que las apoya ciegamente, o en el que las adversa férreamente. Cualquier posición intermedia que reconozca que dicha propuesta de reformas tiene virtudes que deben preservarse, pero también defectos que deben corregirse, es vista, por un bando, como una actitud de obstaculización al progreso de país y, por el otro, como una traición a la sagrada soberanía nacional.

Desde el punto de vista de la eficiencia económica de las interacciones sociales, la desconfianza generalizada se traduce en unos elevados costos de transacción para la sociedad que, entre otros efectos nocivos, hace que a nivel privado los acuerdos contractuales deban ser blindados por un sinnúmero de cláusulas para prevenir el fraude, y que a nivel público se estanque la aplicación de políticas públicas virtuosas. Numerosos estudios demuestran que la falta de confianza en la sociedad obstaculiza el crecimiento económico, obstaculiza el comercio, afecta el desarrollo financiero, entorpece la innovación y el emprendedurismo, e impide la necesaria cooperación para la provisión de bienes públicos.

La sociedad guatemalteca, con todas sus complejidades culturales y socioeconómicas, requiere sin duda de múltiples transformaciones de toda índole (por ejemplo, en su tolerancia a la corrupción, en los aspectos patrimonialistas de la conducción del Estado, o en sus relaciones clientelares en la actividad política). Pero quizás una de los desafíos más importantes será el de revertir la generalizada actitud de desconfianza mutua y hacia las instituciones.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Jaime Moreno De León/elPeriódico
Francisco Morales Santos continuará al frente de la Editorial Cultura
noticia Sputnik
Un hombre recorre Madrid en un trineo tirado por perros

Un hombre pasea por la calle en un trineo tirado por perros. La escena puede recordar al norte de Europa, pero no. Es Madrid bajo los efectos de la borrasca Filomena. El piloto es Francisco Javier Talanco, habitual en las competiciones de ‘mushing’.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Partido Todos: Neto Bran no es idóneo para participar en cargos de elección popular

El jefe edil asegura haber renunciado a la Secretaría General del partido.



Más en esta sección

Empresario azucarero fallece a los 98 años

otras-noticias

Durante 11 allanamientos capturan a tres sindicados de homicidio

otras-noticias

PDH pide no utilizar la fuerza contra migrantes hondureños

otras-noticias

Publicidad