[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Reforma tributaria 2017

opinion

El IVA puede decirse que reviste mayor neutralidad en el sentido que no genera variación en los precios relativos de los bienes y servicios.

Las carencias en las áreas de servicios de salud, educación, seguridad y justicia así como el deterioro de la infraestructura hace comprensible la intención del Ejecutivo de aumentar la captación de recursos a través de la promulgación de una reforma tributaria para poder financiar tales necesidades insatisfechas. Puesto que se ha mencionado la posibilidad de modificaciones a varios impuestos y, principalmente a los que más pesan dentro del total, o sea el IVA y el Impuesto Sobre la Renta, el principal propósito de este trabajo es proporcionar algunos elementos de juicio para contribuir a evaluar, desde un punto de vista estrictamente económico, las consecuencias de aumentos en cada uno de ellos.

Los ingresos tributarios se dividen en dos grandes rubros: los Impuestos Directos que recaen sobre los ingresos y sobre el patrimonio de las personas naturales y jurídicas y los Impuestos Indirectos que gravan las transacciones económicas, básicamente el consumo, las ventas y las contrataciones de toda índole. La importancia relativa de cada uno dentro de la recaudación total depende de varios factores, entre los cuales el más importante históricamente ha sido el costo y la facilidad de la recaudación y control. Debido a que el pago de impuestos significa un sacrificio para los contribuyentes pues para efectuar ese pago tienen que distraer recursos que pudieron haber empleado en otros fines, de consumo o de ahorro, y tomando en cuenta que la distribución de los ingresos en ninguna sociedad es igualitaria, la academia sugiere una distribución de la carga tributaria acorde con el estándar de equidad predominante en la sociedad. Nuestra Constitución Política en el Artículo 243 establece el precepto de que para que el sistema tributario sea justo y equitativo “las leyes tributarias serán estructuradas conforme al principio de capacidad de pago”. En algunos países el Impuesto Sobre la Renta tiene tasas progresivas de manera que a los ingresos más altos se les aplica tasas más elevadas, bajo el criterio de que pagar una tasa por ejemplo de 25 por ciento para un contribuyente con ingresos mínimos el sacrificio es inconmensurablemente mayor que el sacrificio que implica la misma tasa para un contribuyente con ingresos de muchos millones.

En general, se considera que los Impuestos Directos permiten mayor equidad en la distribución de la carga tributaria que los Indirectos porque se supone logran que tributen más los contribuyentes con mayores ingresos. En cambio los Indirectos gravan de manera indiscriminada a toda la población. En Guatemala el único impuesto Directo de importancia es el Impuesto Sobre la Renta que en 2015 contribuyó con 27 por ciento al total de la recaudación tributaria neta en tanto que los demás impuestos son Indirectos, de los cuales el más significativo es el IVA (doméstico y sobre importaciones) que en ese mismo año representó el 52 por ciento de ese gran total. El IVA es ejemplo de un impuesto que es pagado por la totalidad de la población, independientemente de sus ingresos, pues hasta un humilde campesino lo está pagando en los fósforos para encender el fuego, en las tortillas y en los frijoles que consume porque para la producción de ambos productos se ha requerido el concurso de insecticidas y fertilizantes, los cuales están afectos al IVA al igual que las vestimentas de él y toda su familia (aunque sean de paca pues paga IVA al ser importada), sin mencionar los cigarros y el aguardiente que además están afectos a otros gravámenes. Por otra parte, aunque el Impuesto Sobre la Renta se supone que grava el ingreso de las personas naturales y jurídicas, en Guatemala se paga bajo dos modalidades. A) Bajo el ISR-Régimen Optativo el impuesto es de 25 por ciento y recae sobre la utilidad neta de las empresas, que es el concepto clásico de Impuesto sobre la renta. B) Bajo el ISR-Régimen Opcional Simplificado el tributo es de siete por ciento y recae sobre la utilidad bruta o sea sobre el valor de venta convirtiéndose así en un impuesto Indirecto. Esto implica que las ventas de las empresas bajo este régimen pagan el 12 por ciento de IVA más el siete por ciento de ISR-Régimen Opcional Simplificado, o sea un total de 19 por ciento que recae sobre la venta de los productos. Por supuesto que el comerciante, puesto que ya sabe que pagará el 19 por ciento sobre sus ventas lo trasladará totalmente a sus clientes, puesto que en realidad es parte de sus costos. El que no logra trasladarlo termina quebrando, que es lo que ocurre al que no logra cubrir sus costos. Desafortunadamente, las estadísticas publicadas no permiten determinar la importancia de la recaudación del Impuesto Sobre la Renta bajo cada uno de estos
regímenes.

Esa inequidad en la distribución de la carga impositiva, aunque puede estar influida por factores sectoriales, obedece principalmente a la dificultad de controlar la recaudación del Impuesto Sobre la Renta bajo el Régimen Optativo de 25 por ciento sobre la utilidad neta, no solo por la escasez de recursos de toda índole que experimenta la SAT para llevar a cabo sus funciones de fiscalización, sino por las dificultades y multiplicidad de mecanismos para eludir y evadir que se derivan de la informalidad, del marco institucional, la tecnología, Panama Papers, etcétera. Por supuesto que resulta más viable y más barato fiscalizar la recaudación del Impuesto Sobre la Renta bajo la modalidad del ISE- Régimen Opcional Simplificado que es el que grava las ventas brutas pues no hay que revisar contabilidades ni otras disposiciones institucionales, sino que la simple revisión de facturas y el cruce de información de varias empresas proporciona una buena idea del cumplimiento en el pago no solo de este tributo, sino que a la vez se está fiscalizando el IVA. Podría decirse que esa inequidad está asociada al subdesarrollo y tengo entendido que en mayor o menor medida la situación es comparable en otros países de similar nivel que el nuestro y que las diferencias principales radican en la magnitud del gasto público, o sea la carga tributaria total.

En lo que se refiere al análisis comparativo del IVA y el Impuesto Sobre la Renta bajo el ISR-Régimen Opcional Simplificado cabe hacer algunas observaciones. El IVA puede decirse que reviste mayor neutralidad en el sentido que no genera variación en los precios relativos de los bienes y servicios. Se limita a gravar el valor que la empresa contribuyente incorpora al bien que está vendiendo, ya sea que ella lo manufacturó si es industria o lo está revendiendo si siendo una empresa minorista lo compró a una mayorista. Ese valor agregado está constituido básicamente por salarios, utilidades empresariales y rendimientos del capital de esa empresa. Aunque el IVA se paga sobre el valor de venta en todas las empresas, el sistema permite al vendedor deducir de su impuesto el IVA pagado por la empresa industrial o el mayorista a la que compró el artículo que está vendiendo. En cambio, el ISR- Régimen Opcional Simplificado, por ser un impuesto sobre valor de venta que no permite a la empresa contribuyente deducir de su ISR el ISR pagado por la industria o la mayorista a la que compró el artículo que está vendiendo, se convierte en un impuesto en cascada, que es el defecto de los impuestos sobre ventas. De esa cuenta, si determinadas empresas tributan el ISR bajo Régimen Opcional Simplificado, el precio de venta del artículo que vende el minorista incorpora el 12 por ciento del IVA más el siete por ciento de su propio ISR, más el siete por ciento de ISR que sobre ese mismo artículo pagó su proveedor mayorista, más el siete por ciento del ISR que pagó la industria sobre las materias primas utilizadas para manufacturar el artículo que vendió al mayorista. La consecuencia de los impuestos que recaen en cascada como los impuestos sobre ventas y como el ISR bajo Régimen Opcional Simplificado es que el precio al que pueden vender las empresas que están integradas verticalmente, o sea que cubren varias etapas en la cadena de producción y/o distribución son más competitivos con respecto al precio que tiene que aplicar una PYME que solo cubre la venta al detalle al consumidor final. Algo similar puede ocurrir con una empresa que evalúe la opción de vender productos manufacturados localmente o comprarlos en el extranjero. En el primer caso, su precio de venta deberá soportar el IVA y el ISR más el ISR de las empresas que participen en la cadena de producción y distribución de ese artículo, en cambio si importa directamente solo paga arancel de importación, IVA e ISR. La factibilidad de que se den los ejemplos aquí expuestos, naturalmente, depende de que el mercado soporte los precios de venta resultantes en esos ejemplos. Además, es importante aclarar que la ley da al contribuyente la posibilidad de optar por un Impuesto Sobre la Renta bajo el ISR-Régimen Optativo que recae sobre la utilidad Neta o bajo el ISR- Régimen Opcional Simplificado de siete por ciento sobre renta bruta (o sea sobre valor de ventas) y de cambiar de régimen antes de que inicie un nuevo ejercicio fiscal. Como fue expuesto en párrafos precedentes, cada una de estas dos modalidades presenta sus respectivas ventajas y dificultades, de manera que se explica la existencia de ambas. Sin embargo, si para aumentar la recaudación tributaria se ha considerado aumentos en el Impuesto Sobre la Renta y en el IVA, es importante tomar en cuenta también los efectos no deseados de un aumento en el ISR- Régimen Opcional Simplificado en comparación con un aumento en el IVA. Por una parte, ambos impuestos terminan siendo pagados por el consumidor final de manera que en este aspecto no hay diferencia entre ellos. Pero un aumento en el ISR- Régimen Opcional Simplificado puede generar los efectos indeseados ya expuestos, no cual no ocurre con un aumento en el IVA, por su mayor neutralidad. En lo que se refiere a un aumento en el ISR-Régimen Optativo sobre la Renta Neta, el análisis económico no sugiere ninguna observación a favor o en contra.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia IN ON CAPITAL
¿Qué implica la ola azul en Estados Unidos?

Un mayor estímulo fiscal supondrá un impacto en el crecimiento.

noticia
“Economía y como potencializarla en los negocios 2021”

G&T Continental presenta información para potencializar la economía este año

noticia AFP
Santos golea a Boca y se clasifica a la final

Santos goleó 3-0 a Boca Juniors este miércoles en Brasil y se clasificó a la final de la Copa Libertadores-2020, en la que se enfrentará al Palmeiras con la motivación de convertirse en el primer equipo brasileño en ganar cuatro títulos de la competición americana.

 



Más en esta sección

Gustavo Herrera: un hampón de grandes ligas exonerado por conocidos magistrados –suplentes– de la impunidad

otras-noticias

EE. UU. sigue de cerca acciones del Congreso

otras-noticias

Guatemala rompe su récord de corrupción

otras-noticias

Publicidad