[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Las mayorías silenciosas… y silenciadas

opinion

Tres casos que obligan a replantear el peso de la “Opinión Pública”.

El 2016 ha dejado tres grandes sorpresas políticas: 1) la victoria del ‘“brexit”’ en la votación sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea; 2) el triunfo del “No” en el referéndum sobre el Acuerdo de Paz en Colombia; y 3) la victoria de Donald Trump en Estados Unidos. En los tres, la “opinión pública” favoreció las posiciones o a los candidatos perdedores. Mientras que las encuestas fallaron en medir el verdadero sentir de los electores. ¿Cómo explicar entonces este resultado sorpresivo en tres votaciones, ocurridas en sociedades con diferente tradición política, con diferentes patrones culturales y en temas tan disímiles?

La primera explicación es que en los tres casos venció una mayoría silenciosa, es decir, un grupo de población que no expresa su opinión en público, que carece de los mecanismos para manifestar su sentir, o que sencillamente opta por callar. Indistintamente del fondo de las tres votaciones, se evidenció el divorcio entre la opinión dominante a nivel mediático, con la opinión de millones de ciudadanos de “a pie”. El criterio de periodistas, activistas, artistas, deportistas, de la élite académica e intelectual, o de los formadores de opinión no recogió el sentir de la “lógica popular”. Esta última, es aquella que se gesta en la mesa familiar, en las conversaciones entre amigos y colegas, o que simplemente es producto de la socialización de cada grupo humano, es decir, de ese proceso permanente de interiorización de valores, ideas y actitudes que conforman el acervo socio-político y las creencias de los individuos.

Una segunda explicación está asociada al divorcio de opinión intergeneracional. Mientras los más jóvenes (particularmente los Millennials) se inclinaron por la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, por el “Sí” en Colombia, o preferían a Hillary Clinton, las generaciones mayores inclinaron los resultados hacia el otro lado de la balanza. En estos casos, resalta el peso excesivo que los políticos, los medios y los académicos le han otorgado a las Redes Sociales como mecanismo para evaluar el “sentir popular”. Se ha sobredimensionado el valor de un nuevo medio, que si bien ha revolucionado las relaciones sociales, la comunicación y la política, aún no termina de cuajar entre todos los segmentos sociales. Sencillamente, hay que reconocer que la participación en redes se concentra en ciertos grupos particulares: nichos urbano-céntricos, estratos medios y medios-altos, y, particularmente, jóvenes; mientras dejan de lado a otras mayorías que no son tan activas en estas nuevas formas de comunicación.

Una tercera explicación, es el silencio de la disidencia. En los tres casos, favorecer el “brexit”, el “No” en Colombia, o a Donald Trump, fue considerado sinónimo de retrógrado, de amante de la guerra, o de racista, machista y xenófobo. Se generó un “totalitarismo de las ideas”: un esfuerzo por uniformar la opinión de la sociedad, mancillando a quien pensara diferente al Mainstream. Ese velo de terror, limitó la capacidad de evaluar con precisión esa opinión antagónica de millones de personas en las mediciones de opinión pública. Y se nos olvidó que a pesar del esfuerzo por silenciar la disidencia, el ciudadano hace valer su opinión en las urnas.

Estas experiencias nos deben invitar a reflexionar sobre el peso de la opinión pública. ¿En qué otros temas existe un divorcio entre el Mainstream y la lógica popular? ¿O un divorcio entre generaciones más vocales y generaciones menos mediáticas? ¿En cuáles temas se ha generado un “totalitarismo de las ideas”, que aspira a uniformar la opinión y silenciar la disidencia?

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Ana Lucía Mendizábal/Cultura
Escuelas de arte, en la mira del Ministerio de Cultura

La entidad gubernamental presentó un plan de acción para las principales escuelas de arte del país.

noticia José Manuel Patzán
Álvaro Colom es internado por complicaciones de salud
noticia Irmalicia Velásquez | Ramón González
Alejandro Giammattei Falla: reprobado en su primer año de gobierno

La autoridad indígena es invisible para la partidocracia nacional. 



Más en esta sección

Guatemala rompe su récord de corrupción

otras-noticias

Una CC hecha y derecha

otras-noticias

La sucesión en empresas familiares

otras-noticias

Publicidad