[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Y siguen las mentiras

opinion

El expresidente Carlos Manuel Arana Osorio jamás fue Agregado Militar en Nicaragua.

Francisco Javier Arana, triunviro y Jefe de las Fuerzas Armadas de la Revolución, asesinado el 18 de julio de 1949, se trata de una persona distinta que Carlos Manuel Arana Osorio, Presidente que fue de la República 1970-1974, no existiendo entre ambos, por cierto, ningún tipo de parentesco ni relación alguna.

Ya nos hemos referido, anteriormente, a la mentira inventada por los asesinos de Francisco Javier Arana en cuanto a que este, el día en que fuera asesinado, habría sido destituido del cargo de Jefe de las Fuerzas Armadas y que la cuadrilla que lo asesinó no buscaba asesinarle sino “tan sólo” ejecutar una orden de captura en su contra, mentiras que caen de su peso puesto que la supuesta orden de captura jamás existió tal y como, tampoco, destitución alguna.

Para evidenciar la mentira de estos asesinos y de quienes –aún hoy– quieren seguir encubriendo el crimen cometido –les he emplazado, en repetidas ocasiones, para que nos presenten la orden y el decreto

Nuevamente se vuelve a recurrir a la mentira y por segunda vez se afirma que Carlos Manuel Arana Osorio –el otro Arana– el que fue Presidente 1970-1974 –antes de serlo– fue designado Agregado Militar en Nicaragua, lo cual no es cierto. 

Carlos Manuel Arana Osorio fue designado Embajador, y no Agregado Militar, dos categorías públicas muy distintas ya que la segunda implica la permanencia en servicio activo dentro del Ejército con sus consecuentes obligaciones de apoliticidad, obediencia y no deliberancia, en tanto que la otra, la de Embajador, es una posición civil por excelencia y, como tal, ajena a limitaciones militares.

¿No tiene esto importancia? Claro que la tiene y la tiene porque toda mentira importa y, a los tergiversadores de la historia, no debe dejárseles pasar una sola puesto que es en base a estas –cuando no se refutan– que han ido construyendo sus mitos y leyendas.

Para poner las cosas claras, desde ya, emplazo a los Asesinos de Francisco Javier Arana y a sus actuales corifeos para que –incapaces como han sido de responder a anteriores emplazamientos – nos pongan por lo menos a la vista copia del acuerdo de nombramiento de Carlos Manuel Arana Osorio –el otro Arana– como Agregado Militar en Nicaragua, algo que tampoco podrán hacer puesto que tampoco existió nombramiento semejante.

No es lo mismo Chana que Juana; Agregado Militar que Embajador.

Tienen la ventaja estos tergiversadores de la historia que nuestros empresarios, demasiado ocupados por producir y crear empleo, cometen el error de no debatir sobre estos temas –error– con el que se les deja el terreno libre para que puedan entronizar, como verdades, mentiras absolutas.

Se miente también al afirmar que Carlos Alberto Castillo Armas, Cara de Hacha, CACA, –llamado indistintamente así por sus amigos, referidos los motes a su pronunciada nariz y a sus caprichosas iniciales –haya enviado a alguien, a Nicaragua, para que, después de tragos, fuera fusilado –Carlos Castillo Armas, entre otras de sus virtudes, absolutamente abstemio– tan mentira esta historieta como cualquiera que a usted pudiera ocurrírseles: Una cosa la historia y, otra, las novelas. 

Los tergiversadores de la historia se citan unos a otros –y pretenden que por estas citas –igual de tergiversadoras– se validen sus mentiras, citas que no hacen sino eructar ignorancia (ignorancia al menos, si no dolo)

Historia o novela –válidas ambas– pero cada una en sus espacios.

Conclusión: Un nuevo emplazamiento de mi parte: Si no se nos pone a la vista el nombramiento de Carlos Manuel Arana Osorio como Agregado Militar en Nicaragua –nombramiento inexistente– quedará evidenciada otra mentira –mentira ‘“light”’, por supuesto, si comparada con aquellas con las cuales, los asesinos, quisieron justificar el asesinato de Francisco Javier Arana –el otro Arana– asesinato con el cual asesinaron, también, la Revolución de Octubre.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia por Callum Paton
Twitter y Facebook gestionaron “mal” la desinformación con Trump, afirma fundador de Wikipedia

En su opinión, la responsabilidad del ataque del 6 de enero al Capitolio recae “al 100%” en el controvertido presidente de Estados Unidos, pero a Twitter y Facebook “les costó lidiar con la desinformación”.

noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
Guatemala supera nuevamente los mil casos de Covid-19 por día

Salud reportó que ayer fue el día con mayor pruebas realizadas desde que llegó el virus al país.

noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
SAT comienza a entregar placas metálicas para vehículos

Los interesados deberán llenar una solicitud virtual que se encuentra en el Portal SAT.



Más en esta sección

Taiwán ofrece becas a estudiantes guatemaltecos durante 2021

otras-noticias

Sepultan a Yesmin, la menor que murió por desnutrición en Jocotán

otras-noticias

Fuerzas de seguridad de Guatemala se enfrentan a migrantes

otras-noticias

Publicidad