[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Trump, ¿Presidente electo?

opinion

Es importante enfatizar que los Estados Unidos son una democracia representativa, no una democracia directa o popular.

El pasado día 8, unos 120.5 millones de estadounidenses emitieron su voto para elegir al nuevo presidente de la Nación. Del total de ciudadanos con derecho a votar lo hicieron el 55.6 por ciento, de los cuales 60.07 millones apoyaron a quien probablemente asumirá la Presidencia el próximo 20 de enero. Sin embargo, 60.47 millones hubieran querido que la señora Clinton fuera quien gobernara el país: una diferencia de 395 mil 595 votos a favor de la candidata del partido Demócrata. Aun así, Donald Trump, el candidato con el número menor de votos, probablemente será el presidente estadounidense para el periodo 2017 a 2021. ¿Es que los Estados Unidos no son una verdadera democracia? Para responder, habrá que leer su texto constitucional.

En el Artículo 2, primera sección, de la Constitución federal se establece que “cada estado nombrará un número de electores igual al de sus representantes y senadores al Congreso”; y en la Enmienda XII se establece que estos electores “…se reunirán en sus estados respectivos y votarán mediante una papeleta por el presidente y vicepresidente”.

La propia Constitución ordena que, una vez realizada la votación de los electores –lo que sucederá el 19 de diciembre–, las papeletas de los electores de cada estado serán enviadas en sobre cerrado a la sede del Gobierno federal, donde el presidente del Senado las abrirá y declarará electo a quien haya obtenido la mayoría de los votos electorales. Esto deberá suceder el 9 de enero próximo. En ese momento –no antes– el señor Trump será declarado presidente electo.

Es importante enfatizar que los Estados Unidos son una democracia representativa, no una democracia directa o popular. Los constituyentes de 1787 desconfiaban profundamente tanto del Gobierno central fuerte como de la volatilidad emocional de las opiniones de la muchedumbre. De hecho, el sufragio estaba limitado a quienes tenían un evidente “interés” en la cosa pública. Esto significaba específicamente hombres, propietarios y rentistas. El impuesto al sufragio (poll tax) y las diferentes pruebas de alfabetismo eran otros medios utilizados para filtrar a los votantes.

Poco a poco, el derecho a sufragar se fue ampliando. Hoy todos los ciudadanos estadounidenses –no encarcelados o que hayan perdido judicialmente sus derechos políticos– pueden votar para elegir a sus diferentes autoridades.

Sin embargo, la elección del presidente y del vicepresidente siguen siendo elecciones indirectas, en las que el voto popular solo es un indicador de las preferencias de los millones de estadounidenses. La elección la realizan los electores, no el pueblo. Y los electores han prometido votar por el candidato que haya obtenido la mayoría de los sufragios ciudadanos en su respectivo estado. Así podemos pensar que, llegado el 19 de diciembre, Donald Trump obtendrá al menos 290 votos electorales, contra los 232 de Hillary Clinton, y será declarado presidente electo el 9 de enero. Sin embargo, los electores pueden cambiar su voto. Esto ha sucedido en veintidós ocasiones, en las que 179 electores han votado diferente de lo que habían prometido. A estos electores los han llamado tradicionalmente “electores infieles”.

Quizá sea esta la ocasión en que las fuerzas populares exijan cambios al sistema electoral que establece la Constitución estadounidense. Esto no es una tarea fácil, ya que requiere una enmienda constitucional. Hay que recordar que, en los 229 años de vigencia, solo se ha enmendado realmente la Constitución 17 veces. Enmendarla es claramente un proceso largo y difícil.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP/ Aljazeera
Importante grupo empresarial estadounidense insta a Pence y al gabinete a destituir a Trump

El presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes, que representa a 14 mil empresas, dijo que el vicepresidente Pence y el gabinete deberían considerar la destitución de Trump.

noticia Simón Gómez
Ford y Hyundai se llevan los galardones de los  Vehículos Norteamericanos del Año 2021  
noticia
#HenryCavillSuperman el hashtag que presiona a Warner Bros.

Los fanáticos anhelan más a Henry Cavill como el Hombre de acero en el DCEU



Más en esta sección

EE. UU. sigue de cerca acciones del Congreso

otras-noticias

Guatemala rompe su récord de corrupción

otras-noticias

Gobierno asegura que Presupuesto será de Q94.3 millardos

otras-noticias

Publicidad