[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Guerra-Borges

opinion

–¿Por qué?, inquirí. –Era el más sheca. –respondió.

 

Alfredo Guerra-Borges fue un mito en mi juventud. A los 19 años había asumido funciones de Estado, y antes de los 30 era estadista. Fue en los gobiernos de Juan José Arévalo y Jacobo Árbenz (1944-54) cuando abrazó con talento la tarea de reformar el régimen político. Salió de Guatemala perseguido por el régimen militar, y asediado por dogmáticos militaristas de la Revolución.

Era un mito por su lucidez y porque se atrevió a ir contra la corriente. Fue en la época en que la lucha armada se imponía como acto de fe, y él desafió esa tesis argumentando que era un suicidio. Por eso fue señalado de traidor y enviado a varios ostracismos, no obstante que dos décadas después, algunos principales promotores de la guerra revolucionaria, ya derrotados, tardíamente quisieron oírlo.

Guerra-Borges volvió la mirada hacia la academia. Tras graduarse de economista en la Usac en 1970 realizó estudios superiores en la UNAM, donde es un icono. México lo ha enviado como su representante al “consejo de los sabios” en economía de Latinoamérica, y en noviembre de 2013 la UNAM anunció que su principal reconocimiento académico, el Premio Universidad –uno de los más competidos, dice mi amigo Raúl Benítez-Manuat, investigador de esa Universidad– se lo otorga a don Alfredo, autor de una obra excepcional sobre la historia económica de Guatemala y los avatares de la integración regional.

Conocí finalmente a don Alfredo en México mientras trabajé el REMHI, a mitad de la década de 1990. Nos invitó, a Ronalth Ochaeta y a mí, a un sencillo restaurante en el Estado de México, donde comimos el pozole más extraordinario. Habló, sin cargas personales, de los aciagos años sesenta. Anoté en mi libreta: “Es un hombre bueno, sencillo, más bien tímido, con una mente que abre ventanas insospechadas conforme narra”. Meses después, como parte del trabajo de indagación sobre el pasado para el REMHI, entrevisté a un viejo agente jubilado de la seguridad del Estado durante esos mismos años y al referirse a los “enemigos del régimen” de entonces mencionó a don Alfredo en primer lugar. ¿Por qué?, le inquirí. “Era el más sheca”, respondió.

La última vez que hablé con don Alfredo estaba por empezar su historia de la Revolución 1944-54, unas memorias “que no serán anécdotas”, aclaró, “sino reflexiones, análisis sobre la época”. Siendo un científico honesto, apegado al dato sin retoques, no dudo que será una obra esclarecedora del periodo. Celebro que los políticos “inviables” en este país, sean científicos sociales estelares internacionalmente. (Publicado en elPeriódico el 17 noviembre 2013.)

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Ferdy Montepeque
TSE vuelve a favorecer a la UNE en su proceso de cancelación

Desde febrero de 2020 el partido político se encuentra en vías de ser anulado, pero las autoridades del Tribunal Electoral han retardado las acciones.

noticia AFP
Boris Johnson pospone viaje a India debido a la pandemia
noticia AFP
Tampa Bay, al Super Bowl de la mano de Tom Brady

De la mano del legendario Tom Brady, los Tampa Bay Buccaneers derrotaron este domingo a los Green Bay Packers por 31-26 y se convirtieron en el primer equipo en la historia de la liga de football americano (NFL) que jugará en su propia cancha el Super Bowl.

 



Más en esta sección

FECI y Alianzas por las Reformas se unen a amparos contra resolución de Sala que favoreció a Moto

otras-noticias

La UE en rojo; China y EE. UU. se expanden

otras-noticias

Avión vinculado al narcotráfico se estrelló en Honduras

otras-noticias

Publicidad