[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿Cómo nos impacta el debate en EE. UU.?

opinion

El efecto Trump.

 

Donald Trump, como cualquier líder al que sigue una apreciable multitud, es producto de una específica necesidad socioeconómica y, por tanto, psicosocial. No es una autohechura. Él dice histriónicamente lo que muchos de sus compatriotas argumentan en privado o que a veces ni siquiera expresan, pero piensan. El racismo y la misoginia, pero también –sobre todo– el rechazo al establishment político, al que perciben distante, corrupto, ineficaz, desentendido de las angustias de sus ciudadanos de pie: postergaron el “Estados Unidos profundo”.

Para los seguidores de Trump es más conveniente “casi” ganar, pues al votar notablemente al abusivo, mentiroso, medio estafador y truhán superponen ese establishment político un espejo que refleja una figura (la suya) aún más deleznable. Solo con esa señal, que se puede traducir en un margen de votación tan estrecho que cabe en el espacio de error de las encuestas, el mensaje está dado y, obviamente, será recibido. La clase política estadounidense cambiará, pues, a diferencia de la nuestra, sí aprende de sus errores y es capaz de captar signos prematuros de decadencia, y reinventarse.

Los EE. UU., potencia global que es, saben en efecto que este siglo XXI es el siglo de su dominio pleno. Por algo forjaron ya nueve de las diez mejores universidades del mundo. Por algo atraen con más fuerza la inteligencia, el dinero y la ciencia del planeta. Pobres no son, pero tienen problemas de desigualdad y pobreza, y sus mecanismos tradicionales para licuar las relaciones interétnicas son incompetentes. El establishment tendrá que atenderlos con prioridad.

Trump funciona para una buena parte del electorado como el insulto y la bravuconada para que el sistema reaccione. Si Trump llegase a ganar las elecciones el 8 de noviembre, se acabará el mito, porque el sistema lo va a absorber, triturar y, quien sabe, digerir. Hay líderes que son los mejores opositores y los peores gobernantes, no por sus talentos, sino porque no son ellos solamente, sino lo que encarnan simbólicamente en su época.

Es obvio que el ascenso de Trump no es la jauja para Guatemala. Pierda o gane, el debate que impuso significa un ajuste de la relación bilateral. En el campo comercial Washington será más puntilloso en las cláusulas laborales, ambientales, sanitarias etcétera del TLC. El terreno migratorio seguirá minado. La cooperación saldrá más cara. En una palabra, el “hermano mayor” –sea una sonriente Clinton liberal o Trump, el señor de las insolencias– exigirán cada vez más reciamente que nuestras elites asuman sus responsabilidades (y costos) en la construcción del país.

Demandarán un nacionalismo, internacionalmente responsable (no populista). El ejemplo es que el debate del lunes 26 arrancó desde el terreno que Trump plantó, y Clinton no podía cuestionar (electoralmente): “México (el Sur) se lleva nuestros empleos” (pero debe generar sus propios empleos para que su gente no emigre, ni nos robe la producción). Esas dos glorias juntas nunca se dan (no hay Norte sin Sur), pero mientras se averigua, cada cual deberá buscar su lugar.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Roberto Blum
La infraestructura física y la ecología institucional y el clima

Los modelos climáticos sobre los cuales se toman decisiones de todo tipo están siendo superados por la cambiante realidad.

noticia Redacción Suplementos
Alianza D&A + ESCALA elevará estándares en Project Management del sector inmobiliario
noticia Enrique Contreras Marroquín / DPI 1633313910101
Varios temas que ensucian el ambiente


Más en esta sección

Inician con vacunación de estudiantes universitarios en Mariscal Zavala y Guardia de Honor

otras-noticias

Porras justifica la continuidad de Pineda en el MP, a pesar de ser investigado por filtraciones

otras-noticias

Guillermo del Toro: “‘Tollhunters’ siempre fue algo personal para mí”

otras-noticias

Publicidad