[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Gobernados por el desgobierno

opinion

Guatemala vive un desgobierno permanente que se refuerza en cada ejercicio de Gobierno y parece no tener fin.

Guatemala es el único país de la región donde ningún partido que ha ganado elecciones presidenciales en los últimos 30 años cuando inició el régimen constitucional vigente, ha podido volver una segunda vez al Gobierno. Son mandatos que se esfuman rápidamente, aun los que se obtienen con un apoyo abrumador en las urnas como el caso del gobierno actual que obtuvo en la segunda vuelta el 70 por ciento de respaldo ciudadano.

Contrario a lo que dicta la teoría y la practica en el arte de gobernar, la política criolla se sigue guiando por malas prácticas siendo el común denominador de ellas, el abuso del poder para fines individuales, dejando al margen lo que desde la Grecia de Platón y Aristóteles se consideraba la principal virtud de gobernar: procurar el bienestar de todo el conjunto social sobre cualquier otra motivación. Por eso se tenía a los filósofos como los más aptos para ejercer el poder, quienes además de sus conocimientos sobre el hombre y la sociedad lograban gobernar para sí mismos, las bajas pasiones que dominan al hombre común.

Guatemala vive un desgobierno permanente que se refuerza en cada ejercicio de Gobierno y parece no tener fin. Lamentablemente, el joven Gobierno no ha logrado posesionar temas y prioridades que sean percibidos por la ciudadanía como de interés nacional y en cambio ha pasado a la defensiva ante señalamientos que comprometen la credibilidad de su principal oferta de campaña, que fue “ni corrupto, ni ladrón”.

Es el precio que seguimos pagando por despreciar la formación de una clase política a través de partidos políticos que sean instituciones y no franquicias, y en su lugar haber instalado un mercado político donde todo el arte de gobernar se degrada a la compra y venta de favores y apoyos. La falla sistémica tiene su epicentro en la carencia de liderazgo político dada la inexistencia de lugares para formarlos, y en su lugar, haber dejado el ejercicio de la administración pública a rentistas y mercaderes ignorantes e indiferentes a cualquier significado de lo público.

El cuatrienio, que es periódico de Gobierno más corto conocido en los regímenes presidenciales, empieza a parecer algo casi inalcanzable, muy lejano, de largo plazo, cuando en realidad muchos países tienen la reelección consecutiva por considerar que es un plazo insuficiente para concretar planes de nación. Pero es precisamente esa incapacidad de producir planes de Nación que gocen del respaldo social suficiente, el que hace que veamos cuesta arriba el nuevo cuatrienio.

Hubo un momento en la transición que se pensaba que, con la incorporación de buenos técnicos en el gabinete, se podía compensar o retardar el desgaste de un Gobierno, pero la acumulación de problemas y demandas no resueltas, hace sentir cada vez más el vacío político que representa no contar con líderes políticamente formados que den dirección al destino del país.

Lo que estamos experimentando es la combinación de una ciudadanía cada vez más consciente y demandante que choca con una clase política inmadura e incapaz de responder a las expectativas de la primera. Es cierto que el poder político para gobernar es cada vez más reducido ante la existencia de poderes fácticos con poder de veto, pero precisamente el arte de llegar a gobernar está en hacer crecer ese poder obtenido en las urnas para la realización de planes, programas y objetivos nacionales y no despilfarrarlo como ocurre con los gobiernos en Guatemala.

Haber vivido tanto años en el desgobierno nos ha colocado en una situación desesperante, pero si ha tenido efectos secundarios positivos surgidos por el propio instinto de sobrevivencia de país, como la activación de una ciudadanía que empieza a participar más decididamente en los asuntos de interés nacional ante la ausencia de resultados y la falta de norte. La tarea pendiente es traducir esa naciente ciudadanía en actores y agentes políticos que se organizan para diseñar planes de Nación y aportar liderazgo político para concretarlos y romper el hechizo del desgobierno que nos sigue gobernando.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Trabajan en una máquina que producirá combustible de hidrógeno

Los materiales de fotosíntesis artificial anteriores son excelentes absorbentes de luz que carecen de durabilidad; o son materiales duraderos que carecen de eficiencia de absorción de luz.

noticia AFP
¿Quién es Marina Abramovic, Premio Princesa de Asturias 2021?

La artista serbia se ha caracterizado por su búsqueda de libertad individual a través de la performance.

noticia Raúl Barreno Castillo / Colaborador de elPeriódico
Mujer muere en noveno ataque armado en en Quetzaltenango en lo que va del año


Más en esta sección

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

Esta gata se acerca a consolar y hacer compañía a un niño

otras-noticias

Este hombre se emociona hasta las lágrimas al recibir una receta de su difunta madre

otras-noticias

Publicidad