[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

“Tienen sangre en las manos”

opinion

Y nosotros, como responsables religiosos, estamos llamados a ser sólidos puentes de diálogo, mediadores creativos de paz…

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, Ban Ki-moon, quien está a unos meses de dejar esta importantísima posición, hizo un señalamiento muy grave al referirse a la insoluble y a la devastadora guerra en Siria, expresando en el marco de la Asamblea General, lo siguiente, “poderosos patrocinadores, que mantienen alimentando la maquinaria de la guerra, también tienen sangre en las manos. En esta sala están presentes hoy representantes de gobiernos que han ignorado, facilitado, financiado, participado en o bien planificado y llevado a cabo atrocidades infligidas por todas las partes involucradas en el conflicto sirio en contra de civiles sirios inocentes”.

El mismo día martes 20 de septiembre en el que se pronunciaba el secretario general de la ONU en la ciudad de Nueva York sobre la situación de Siria, el santo padre Francisco dirigió un mensaje oportuno ante una conferencia ecuménica bajo el tema, “Sed de paz, religiones y culturas en diálogo”, en la ciudad italiana de Asís, como parte de la Jornada Mundial de Oración por la Paz.

El papa Francisco expresaba, “Hoy hemos implorado el don santo de la paz. Hemos orado para que las conciencias se movilicen y defiendan la sacralidad de la vida humana, promuevan la paz entre los pueblos y cuiden la creación, nuestra casa común”.

Siguió expresando, “Paz significa acogida, disponibilidad para el diálogo, superación de la cerrazón, que no son estrategias de seguridad, sino puentes sobre el vacío. Paz quiere decir colaboración, intercambio vivo y concreto con el otro, que es un don y no un problema, un hermano con quién tratar de construir un mundo mejor”.

El papa hizo un planteamiento que no debe ni puede pasar desapercibido, “Y nosotros, como responsables religiosos, estamos llamados a ser sólidos puentes de diálogo, mediadores creativos de paz. Nos dirigimos también a quienes tienen la más alta responsabilidad al servicio de los pueblos, a los líderes de las naciones, para que no se cansen de buscar y promover caminos de paz, mirando más allá de los intereses particulares y del momento: que no quede sin respuesta la llamada de Dios a las conciencias, el grito de paz de los pobres y las buenas esperanzas de las jóvenes generaciones…”.

El miércoles 21 pasado, el expresidente demócrata de los Estados Unidos, Jimmy Carter (1977-1981) quien está por cumplir 92 años, publica en el diario The New York Times, un interesante artículo de opinión titulado, “Jimmy Carter: el primer paso en Siria? Paren los homicidios”. Sí bien el liderazgo estadounidense y ruso es crítico en la formulación que hace el expresidente Carter para crear condiciones de cese de la violencia en las áreas territoriales de Siria no controladas por las organizaciones terroristas, la creciente desconfianza mutua y la rivalidad intrínseca entre las grandes potencias y quizá también influya la soberbia humana de sus liderazgos han hecho fracasar abierta o encubiertamente los acuerdos de cese de hostilidades suscritos previamente por las partes.

Este es un conflicto profundamente complejo, como otros similares en el Medio Oriente, sin solución a la vista, que ha desbordado y minado por sí solo las capacidades de mediación y de asistencia humanitaria de la ONU y en el cual, y esto es sumamente grave, están involucradas alianzas y coaliciones de países con disímiles y confrontados intereses geopolíticos, presididas por algunos miembros permanentes del propio Consejo de Seguridad.

Estando a unos meses de que termine el segundo y último mandato del gobierno demócrata del presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, y del periodo de Ban Ki-moon, se percibe ante lo inevitable de estos cambios y de que aún hay incertidumbre de quienes los sustituirán, se da un vacío peligroso que debilita aún más cualquier iniciativa en torno a la situación humanitaria desesperada que se vive en Siria.

Ante esta incertidumbre, ojalá la voz respetada y admirada del santo padre Francisco llegue efectivamente a la conciencia, en especial de los líderes de los países miembros del Consejo de Seguridad, y quizá el papa junto con otros representantes de Iglesias y de Religiones sean llamados a ser sólidos puentes de diálogo y mediadores creativos con una indiscutible autoridad moral que faciliten entre las principales potencias del mundo involucradas en Siria acuerdos hacia la paz y la eventual reconstrucción de este país devastado por la guerra.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Aspiran recuperar protagonismo en la lucha climática

La sociedad civil implicada en la lucha contra el cambio climático vuelve a movilizarse de cara a las próximas grandes citas internacionales.

noticia EFE
Gobierno prevé que 2,5 millones de salvadoreños bajen aplicación para bitcóin

El presidente Nayib Bukele explicó la semana pasada en una cadena nacional de radio y televisión que el Gobierno creará una billetera electrónica que tendrá una cuenta en dólares.

noticia AFP
Dominic Thiem no va a Wimbledon

El tenista austriaco Dominic Thiem, número 5 del mundo, anunció que no participará en el torneo de Wimbledon como consecuencia de la lesión en la muñeca.

 

 

 

 



Más en esta sección

MP ha atendido este año a 154 víctimas de trata de personas

otras-noticias

Olga quería pintar su casa, no suicidarse

otras-noticias

Congreso sigue postergando juramentación de Porras

otras-noticias

Publicidad