[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El escenario ecuatoriano

opinion

Los riesgos del colapso de la institucionalidad política.

Entre 1996 y el 2006, Ecuador fue el paradigma de la inestabilidad de América Latina. Todo inició en 1995, cuando el rechazo a las reformas económicas provocó la renuncia del vicepresidente Alberto Dahik, al tiempo en que las denuncias de corrupción contra personajes de Gobierno pusieron contra las cuerdas a un debilitado presidente Sixto Durán-Ballén.

En medio de la crisis política generada por las denuncias de corrupción y el rechazo a las políticas liberalizadoras, en las elecciones de 1996, el candidato populista Abdalá Buccaram, alcanzó la Presidencia explotando su pasado como presentador de medios de comunicación, su carácter mesiánico y sus eslogan atractivos como “la fuerza de los pobres”. Una vez en el poder, la gestión de Buccaram probó ser desastrosa. Su propensión a la improvisación, dada la falta de un plan de gobierno integrado, así como los señalamientos de nepotismo y peculado en contra de sus familiares, destruyeron rápidamente su credibilidad y generaron manifestaciones de rechazo social. Con un Congreso controlado por la oposición, en febrero de 1997, los parlamentarios destituyeron a Buccaram alegando su “incapacidad mental”.

El rechazo contra la vicepresidente Rosalía Arteaga, provocó que el Congreso apelara a una argucia legal para evitar que asumiera la presidencia. Ante el vacío de poder, los señalamientos de Golpe por Buccaram y Arteaga, y la inestabilidad política, el Ejército propició un pacto que permitió al presidente del Congreso, Fabián Alarcón, asumir la presidencia al tiempo en que se convocó a una Constituyente para realizar una reforma política.

Derivado de esta reforma, en las elecciones de marzo de 1998, alcanzó la presidencia Jamil Mahuad –opositor a Buccaram con perfil de tecnócrata, y que gozaba del apoyo de la academia y la sociedad civil. No obstante, en menos de dos años, se gestó una crisis económica que provocó la quiebra de los principales bancos del país. Mahuad propició una política para rescatar el sistema financiero, pero en el proceso, se conoció que los bancos habrían financiado su campaña electoral. En medio de la crisis política y financiera, el Ejército llevó a cabo un Golpe de Estado que llevó al poder al general Lucio Gutiérrez.

En el 2002, el mismo Gutiérrez fue electo Presidente bajo una plataforma antisistema y de izquierdas, como alternativa al desprestigio del sistema partidario. No obstante, al no poder gobernar sin apoyo de los partidos tradicionales, Gutiérrez buscó gestar pactos con los partidos opositores, al tiempo que las denuncias de nepotismo y corrupción se hacían más frecuentes. Tras varias jornadas de protesta los enfrentamientos ciudadanos con la Policía, el Congreso resolvió solicitar la renuncia de Gutiérrez, y designar en su lugar a Alfredo Palacio. En ese contexto emergió Rafael Correa, como caudillo pacificador y reconstructor del orden institucional. No obstante, en diez años, circularon diez Presidentes en Ecuador.

Hace un par de semanas, escuché que Guatemala se encuentra en una bifurcación que nos podría llevar por el camino institucionalista y reformista de la Colombia post-2000, o el camino del colapso, al estilo de Haití. No obstante, la historia de Ecuador de 1996-2006 podría arrojar una luz sobre un escenario negativo que también podría sobreponerse si no se rescata el sistema de partidos, se prosigue con la lucha anticorrupción y se fortalece la  institucionalidad.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Cómo aprovechar al máximo tu tiempo en familia
noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
EE. UU. reserva 16 mil visas de trabajo para Honduras, El Salvador y Guatemala
noticia Edgar Balsells
El caso Fénix y el sistema

“Entiendo por sistema un modo de organizarse las relaciones de poder en el seno de la sociedad española”. Mario Conde, El Sistema.



Más en esta sección

Esto dijo el Ejecutivo sobre la remoción de Juan Francisco Sandoval

otras-noticias

¿Quién dirigirá la FECI después de la destitución de Juan Francisco Sandoval?

otras-noticias

Los cuadros de este caballo se han llegado a vender por 250 libras esterlinas

otras-noticias

Publicidad