[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Juicio político

opinion

En el juicio político, el Congreso juzga y sanciona.

 

La destitución de Dilma Rousseff del cargo de presidenta de Brasil, ocurrida el pasado miércoles 31 de agosto, después de un proceso de deducción de responsabilidades legales ante el Congreso, me ha hecho reflexionar sobre el juicio político de funcionarios ante el Legislativo en Guatemala.

El juicio político es el juzgamiento de determinados funcionarios públicos, en ejercicio de sus cargos, que lleva a cabo el Congreso, mediante el cual se examinan las evidencias y las alegaciones, se delibera en favor o en contra, así como se resuelve sobre si procede o no la remoción del cargo. Es un proceso previsto en la Constitución, mediante el cual se juzgan los denominados “crímenes de responsabilidad”, y cuya finalidad es la destitución de los imputados y, en su caso, inhabilitarlos para que desempeñen cargos públicos en el futuro.

La acusación contra Rousseff se fundamentó en que el gobierno usó fondos de bancos públicos, sin autorización del Congreso, para exhibir un equilibrio aparente entre ingresos y egresos estatales, encubriendo así el verdadero déficit fiscal, extremo que está prohibido por la Constitución de Brasil. Esta práctica se conoce comúnmente como “pedaladas fiscales”.

El juicio político difiere del procedimiento de antejuicio, ya que este no es un efectivo juzgamiento, sino que se limita a determinar si la denuncia en contra de los funcionarios tiene fundamento y no obedece a motivos espurios, políticos o ilegítimos. El antejuicio termina en la declaración de si ha lugar o no a formación de causa penal contra los funcionarios sindicados, dejando en manos de los tribunales de justicia el respectivo encausamiento penal. En tanto que el Congreso, en el contexto del juicio político, sí juzga y sanciona.

Conforme la Constitución de Guatemala, solamente el Presidente de la República y los ministros de Estado pueden ser sometidos a juicio político ante el Congreso. El Presidente puede ser enjuiciado por el Congreso cuando habiendo vencido su periodo presidencial continuare en el ejercicio del cargo y para declarar su incapacidad física o mental.

Por cierto, la separación del cargo de Presidente por incapacidad mental ha ocurrido en dos ocasiones: En 1920, la Asamblea Nacional declaró mentalmente incapaz al presidente Manuel Estrada Cabrera para gobernar y designó a Carlos Herrera y Luna como presidente interino; y en 1930, el presidente Lázaro Chacón González, a raíz de una hemorragia cerebral, fue separado del cargo y asumió como gobernante interino Baudilio Palma.

Por otro lado, la interpelación de los ministros es una suerte de juicio político mediante el cual el Congreso enjuicia las actuaciones de estos y puede desembocar en un voto de falta de confianza y en la separación del cargo.

El juicio de residencia durante la Colonia se refiere como antecedente del juicio político. Empero, el juicio de residencia se llevaba a cabo después de que el funcionario cesaba en sus funciones y consistía en someter a revisión sus actuaciones. Por tanto, el juicio de residencia más bien resulta ser el antecedente del juicio de cuentas que, a instancias de la Contraloría de Cuentas, se substancia ante el Tribunal de Cuentas.

En todo caso, el Congreso puede habilitar la deducción de responsabilidades contra los funcionarios si imprueba la respectiva ejecución presupuestaria anual; sin embargo, los diputados festinadamente se resisten a aprobar o improbar las respectivas ejecuciones presupuestarias anuales.

Finalmente, cabe advertir que el referendo revocatorio, que es un acto jurídico-político por el cual la ciudadanía, mediante una consulta popular, pone término al periodo de funciones de los servidores públicos electos para un plazo determinado, es un mecanismo constitucional alternativo al juicio político legislativo. El referendo revocatorio no está previsto en nuestra Constitución.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Federico Bauer Rodríguez
La verdadera Eurocopa

Los chilenos y peruanos quieren ser como los venezolanos porque les aburre la prosperidad.

noticia AFP
Bosques de la Amazonia emitieron más carbono del que absorbieron en la última década

El estudio muestra igualmente la aceleración de la deforestación en la Amazonia brasileña en 2019, año de la llegada al poder de Bolsonaro y también de una fuerte sequía.

noticia EFE
La primera dama de Haití continúa viva y recibe atención hospitalaria

Un portavoz de la Embajada haitiana en Santo Domingo dijo que se ha preparado un avión ambulancia en Puerto Príncipe para evacuar a la primera dama, para proseguir su tratamiento médico en el extranjero.



Más en esta sección

PDH pide nuevamente a Consuelo Porras que renuncie a su cargo

otras-noticias

Las espectaculares acrobacias de este hombre hipnotizan al espectador

otras-noticias

Kevin Cordón debuta con triunfo en Tokio

otras-noticias

Publicidad