[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Independencia y ciudadanía

opinion

De la Guatemala que retrató Asturias a nuestros días.

Este año es el 70 aniversario de la primera edición de El señor presidente de Miguel Ángel Asturias. Una creación tan compleja permite muchas lecturas, una de ellas es su obvio abordaje al tema de la ciudadanía.

¿De qué hablamos cuando hablamos de ciudadanía?  Pues fundamentalmente de la relación del individuo con el poder público. En El señor presidente de Asturias se plantea el cuestionamiento profundo y desgarrador de la naturaleza de esta relación en Guatemala. La imposición absurda, ciega, obtusa de un poder hegemónico aplastante, con el cual es imposible dialogar y que encarna en el metafórico monstruo. La sumisión del grueso de la sociedad a ese desquiciamiento. Y, finalmente, la infinita espiral de corrupción humana y pública como las heces que expulsa.

El tema del poder y de la ciudadanía no es exclusivo de los tratados sociopolíticos.  Se trata de un tema humano, porque el ejercicio del poder es el eje de la historia. Y la historia afecta las biografías, indefectiblemente.

Desde tiempos ancestrales, Guatemala ha venido discutiendo el tema de la ciudadanía.  Se trata de un país con múltiples resistencias. Diversos grupos ciudadanos, dispersos y aislados, han peleado por su dignidad desde sus trincheras. Cuando el ejercicio del poder es represivo, hegemónico, vertical, militarizado y violento, la disidencia se convierte en marginal, subversiva, sospechosa y criminalizada. Esa confrontación ha hecho de Guatemala lo que muchos conciben como un “país conflictivo”.

Muchos condenan los diversos levantamientos armados que se han agrupado con la eufemística denominación de “conflicto armado interno”.  Lo hacen desde premisa de que atentaban contra el orden establecido.  La verdad es que todo partió de la imposibilidad de hallar respuestas en el espacio político, porque el espacio político no existía. Los levantamientos armados fueron una respuesta ciudadana a la imposición hegemónica que cerró el espacio de diálogo y negociación.

La ciudadanía en Guatemala ha evolucionado.  Hoy se libran batallas abiertas en diversos escenarios: la Plaza, los medios de comunicación, la oposición a las multinacionales, la justicia transicional, la lucha contra la corrupción, la confrontación con la moral tradicional, la abierta discusión de nuestro racismo.

Todo el sentido que tiene la celebración de la Independencia está en el viaje que hemos hecho desde el país que retrató Asturias, hasta estos confusos días en que la pared de la hegemonía se resquebraja por todos lados. La dificultad está en salir de la codependencia que generan los sistemas verticales de poder. Cosas como una adolescencia irresuelta que halla difícil el tránsito a la madurez.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
CSJ sin responder a Juzgado de El Salvador sobre situación de Jaime Aparicio
noticia Cristian Velix/elPeriódico
Giammattei califica de “trascendental” el lanzamiento de un billete conmemorativo

El Banguat pondrá en circulación billetes conmemorativos de Q20 en septiembre. También venderá monedas de plata de Q1 con motivo del bicentenario del país.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Emiten alerta para aeronaves por remanentes de ceniza del volcán Pacaya

El Insivumeh recomendó cerrar el Parque Nacional Pacaya debido al alto nivel de actividad del volcán.



Más en esta sección

5 Minutos

otras-noticias

Remesas aumentan 40 por ciento

otras-noticias

Confianza en la economía pone freno a racha alcista

otras-noticias

Publicidad