[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Grietas en la pared

opinion

El ejercicio de la libertad provoca.

Si una palabra ha definido a Guatemala a través de la historia ha sido esta: hegemonía. Una estructura de poder vertical capaz de crear “verdades” implacables desde diversos sistemas normativos: la familia, la iglesia, la moralidad social, el Estado. Estas verdades son únicas e incuestionables. En medio de un orden tan rígido, el ejercicio de la disidencia apareja el castigo (de diversos órdenes).

Varios acontecimientos convergen para hacernos reflexionar sobre la hegemonía. Empecemos por la acometida en contra de la diputada Sandra Morán. Se dice que no puede representar los intereses de las mujeres en un foro debido a que se ha reconocido como lesbiana y que, según la mentalidad hegemónica, gente como ella (que hace explícita su disidencia), merece un castigo: la marginalización, la exclusión, cerrarle las puertas. En otras palabras, una especie de exilio social por no acatar la hegemónica función de “normalizar” a todos, de meternos (y mantenernos) en cintura.

El segundo es la presentación del documental Cárcel de árboles, de Rodrigo Rey Rosa. Trata de una historia atroz: familias acomodadas enviaban en los años setenta a sus hijos con adicciones a una especie de campo de concentración ubicado en las selvas de Izabal. La hegemonía familiar justificaba moralmente la violencia extrema: secuestrar (la mayoría eran llevados a la fuerza o con engaño), someter a prisión, e incluso actos de tortura. Todo por la violación a la normativa familiar.

El tercer acontecimiento es la presentación de Benedicto, entrevista audiovisual realizada por Plaza Pública a Benedicto Lucas, actor icónico del conflicto armado interno. Es curioso, muchos dicen que se trata de un hombre inteligente. Sin embargo, su discurso está lleno de esas insostenibles “verdades” oficiales que no corresponden a un análisis inteligente. Y entonces uno cae en la cuenta de que no intenta revelarse con honestidad, sino que se trata justamente de eso, de un discurso destinado a sostener el muro de la hegemonía.

Finalmente, está el documental Finding Oscar producido por Steven Spielberg, acerca de lo acontecido en la masacre de Las Dos Erres en Guatemala. ¿Acusará la hegemonía social a Spielberg de comunista, oenegero, interesado en resarcimientos? ¿Qué hará la “verdad oficial” frente a su capacidad de incidencia mediática?

El sistema hegemónico generador de “verdades” normalizadoras es hoy una pared llena de grietas. Son producto del mínimo de libertad de pensamiento que ha permitido la firma de los Acuerdos de Paz en Guatemala. Desafortunadamente, hay mucha gente, incluso alguna “bien intencionada”, que propugna por impedir, a toda costa, que aquella vetusta pared sea derribada.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Simón Gómez
Stellantis le dará una oportunidad de sobrevivir a todas sus marcas 
noticia Redaccion/elPeriódico
Cuatro personas mueren en Izabal por hechos violentos

El Centro de Investigaciones Económicas Nacionales indicó con anterioridad que, de enero a junio, se registraron 88 homicidios en ese departamento.

noticia AFP
Al menos 32 muertos en doble atentado suicida en el centro de Bagdad

Papa condena atentado en Bagdad y lo califica como “brutalidad sin sentido”



Más en esta sección

Israel arranca la vacunación general a mayores de 60 años con la tercera dosis

otras-noticias

Descubierta una nueva partícula de materia exótica de larga duración

otras-noticias

Un médico revela quiénes no deberían comer melón

otras-noticias

Publicidad