[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Rousseff y el futuro de Brasil

opinion

“Vocé vai ter que ver amanha renascer e esbanjar poesía”.

 

A las seis horas de haber sido depuesta Dilma Rousseff de su cargo por violar las normas del presupuesto, el nuevo presidente Michel Temer volaba a China al cónclave del Grupo de los 20 para propiciar inversiones. “Volveremos” dijo ella, tildando de corrupta a la administración del nuevo presidente. Temer estará en su lugar dos años y cuatro meses, para concluir el periodo presidencial. Ella dejó el Palacio do Alvorada y residirá en Porto Alegre, donde tendrá dos vehículos y seis asistentes oficiales (cuatro de seguridad), que se le confiere como expresidenta. Ella dijo que sufrió un golpe parlamentario, un golpe contra el pueblo, y calificó de misógino la conducta de los senadores. A la vez llamó a sus aliados a unirse para volver al poder.

El Senado de 81 senadores votó 61 a 20 votos a favor de su destitución y dejó de lado el castigo de no permitirle ser funcionaria en los próximos ocho años, por el desvío de fondos públicos sin la aprobación del Congreso. El contexto ha sido el de la peor recesión que ha registrado Brasil. Así han culminado nueve meses de tensión. “Es un momento histórico y su apreciación dependerá de qué suceda después”, dijo Paulo Sotero, del Wilson Center. El país tiene 11 millones de desempleados y las acciones que el Gobierno realizó a favor de los pobres desde el mandato de Lula al presente se han evaporado por esa recesión y la corrupción de la clase política, casi sin excepciones, bañados por el escándalo de Petrobras (que salpicó a Guatemala). El último gasto que favoreció a las empresas constructoras fueron los US$15 mil millones que costó la construcción de las instalaciones deportivas para albergar los recientes Juegos Olímpicos, dinero que pudo haberse utilizado para estabilizar la economía dentro de una estrategia para revertir la recesión y estimular la producción y el empleo.

Ahí está el desafío de Temer, un político veterano y controversial, del partido mayoritario Movimiento Democrático Brasileño. Recibió una economía que se contrajo 3.8 por ciento y requiere inversiones, reformas, para comenzar a crecer de nuevo, para que su gobierno alcance legitimidad, que se gana haciendo bien las cosas.

El desalojo de Dilma de la presidencia es el segundo en 30 un años después de los años de dictadura. Lula y ella estuvieron gobernando Brasil 13 años. O sea, que tienen gran responsabilidad en la caída económica y social. Por ello cuando ella dejó su cargo la gente de Brasilia quemó cohetes. Lo cierto es que el desorden político y la corrupción de la clase política tuvieron gran impacto en la economía. El asunto es un problema doméstico sin injerencia externa, como quieren hacer ver algunos que culpan al “imperialismo” de sus yerros. Lula y Dilma tuvieron el poder pero se dejaron vencer por el sistema de corruptelas y quedaron envueltos en tales escándalos. La enorme riqueza del hijo de Lula es un ejemplo.

El desafuero de Dilma da certeza política y podrá el Gobierno comenzar las reformas económicas para la reactivación. Pero a Temer no le ha ido bien pues perdió tres ministros en los últimos meses por asuntos de corrupción mientras otros de sus allegados están siendo investigados. Temer al mismo tiempo es impopular porque de entrada motivó un programa de austeridad muy fuerte entre los servidores públicos y recorte de sus pensiones. La coalición que sostiene a Temer está en riesgo si no logra establecer la unidad en su propio partido para realizar las reformas políticas y económicas que requiere un Estado, ahora un tanto a la deriva.

Si bien el Estado brasileño tiene debilidades, su fortaleza es un sistema de justicia y una fiscalía nacional que ha dado muestras de independencia, claves en las investigaciones sobre corrupción. O como se observó en los Juegos Olímpicos al procesar al nadador mentiroso estadounidense. La historia de Brasil ha sido de turbulencias sociales y las mismas se proyectan a futuro, donde la gente quiere que continúe la lucha contra la corrupción, como acá y en el resto de la región, y despunte el desarrollo para todos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Evelyn Boche
Abogados en alianzas por la Directiva del Colegio y otras cuatro representaciones

El CANG elige Directiva y Tribunal de Honor en febrero, al igual que otros puestos clave en la academia.

noticia Luis Figueroa
Lo peligroso de hacer “algo”

Se altera el ánimo de la gente.

noticia AFP
Biden pide al “régimen cubano que escuche a su pueblo”


Más en esta sección

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

Municipalidad Indígena de Sololá da un ultimátum a Giammattei y a Porras

otras-noticias

Médicos señalan falta de insumos y medicamentos en el Hospital Temporal de Petén

otras-noticias

Publicidad