[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El tren que no va a ninguna parte

opinion

Guatemala no va a ninguna parte.

Hace algunos años escribí un poema titulado Absurdo existencial que ahora incluyo por las muchas avenidas actuales del mismo:

A aquella estación del tren llega la locomotora halando cuatro vagones; y todos saben muy bien que ha llegado la hora en que va a partir el tren que no va a ninguna parte.

Mientras el buen fogonero atiza bien los fogones, los que hoy abordan el tren van llenando los vagones, unos van con sus maletas y otros van sin equipaje porque nadie a ciencia cierta sabe lo que dura el viaje.

Y el más tonto de aquel pueblo colocándose las manos encima de la cabeza, pregunta a los más ancianos, cómo puede ir ese tren con rumbo a ninguna parte; a lo que ellos le responden que tras dar un silbatazo,sin aspaviento ni alarde desde que ellos eran niños a las cinco de la tarde arranca en punto el tren, camino a ninguna parte. Y esa es la ciencia y el arte del famoso maquinista porque no es cosa muy fácil llevar a todas las gentes camino a ninguna parte.

¡Más carbón para el fogón!

Y por fin arranca el tren que no va a ninguna parte; adentro de los vagones, la gente muy generosa la conversación comparte, entreteniendo el camino con rumbo a ninguna parte.

Cuando por los campos pasa, los labriegos con sus manos saludan a los viajeros, que son amigos y hermanos, les desean buena suerte, que vayan por buen camino, que no encuentren a la muerte, y lleguen a su destino, que no está en ninguna parte.

Y al final de las cantadas: ¡el tren no llegó a ninguna parte!

Este poema inédito, que escribí hace algunos años, considero que tiene muchas avenidas. (Nunca he publicado mi poesía, porque en el mundo de hoy interesan los memes no los poemas) Para el ateo este poema sería el paradigma de la vida, considerando que después de la muerte no vamos a ninguna parte; para el creyente como yo, se aplica a mil y una circunstancias de la vida, que consideramos que no van a ninguna parte.

Cuando Otto y Roxana propusieron su mamarracho de reforma fiscal (Fuentes Knight/Pavel Centeno) todos dijimos que con ese paquetazo no íbamos a ninguna parte. ¡Y así fue!

Como Guatemala es hoy un país con gran confrontación social, que nadie hace nada por desactivar, según la metáfora el país es un tren que no va a ninguna parte. Y con el poema concluyo que no es cosa fácil, llevar a todas las gentes, con rumbo a ninguna parte. ¡Pero nos han llevado y nos llevan camino de ninguna parte! Se los decimos en prosa y no lo entienden. Es más difícil que lo comprendan en verso. Solo queda explicárselos en braille porque son ciegos. Pero también les será inteligible porque además son sordos y mudos. ¡Lástima que no entiendan fácilmente, porque al entendido por señas!

El poema es octosílabo de rima consonante libre, salvo el verso de cierre. Si le gustó el poema hágamelo saber.

gasturiasm@gmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Jill Biden y Kamala Harris dan prioridad a diseñadores de EEUU
noticia AFP
Barcelona mira el futuro y piensa en Messi

El Barcelona quedó apeado de la Champions el miércoles, pero la buena imagen mostrada ante el París Saint-Germain, permite creer en un equipo “renovado y con talento”, que mira a Messi con la esperanza de que siga al frente de la nave.

 

 

noticia Lucero Sapalú*/ elPeriódico
Sepultan a Yesmin, la menor que murió por desnutrición en Jocotán

La menor de dos años pesaba diez libras.



Más en esta sección

CSJ mantiene la inmunidad a diez magistrados por el caso Comisiones Paralelas 2020

otras-noticias

Ingresan al país 363 mil 870 dosis de la vacuna Pfizer

otras-noticias

5 Minutos

otras-noticias

Publicidad