[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Diez años de libre comercio

opinion

Concentra utilidades reparte pobreza.

 

Diez años cumplió de estar en vigencia uno de los instrumentos emblemáticos, de aquel modelo: el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos de América, República Dominicana y Centroamérica. Este instrumento, dadas las asimetrías entre las partes. No fue –a nuestro juicio– más que un acto de adhesión estatal a un arreglo diseñado por los agentes de comercio norteños en connivencia con la elite económica criolla. La adhesión, no estuvo ajena a la resistencia popular. La ratificación –formal– en el Congreso de la República en marzo del 2005. Generó movilizaciones populares, en una de las cuales fue asesinado el profesor Juan López Velásquez, vecino de Colotenango, en Huehuetenango; cuando participaba en una concentración sobre la ruta Interamericana –aldea Naranjales– de aquel departamento. Disuelta a fuego por el Ejército.

Pese a la oposición popular, el Congreso (ratificó) el instrumento el 10 de marzo 2005 y cobró vigencia en julio 2006. Cuando lo ratificaron, los diputados comprometieron legislar creando medidas compensatorias, sabedores –seguramente– de los daños que su acto causaría a la economía popular y campesina. Una de las medidas “compensatorias” significaba emitir una Ley de Desarrollo Rural. Hasta la fecha no emitida. Es decir, demagogia para salvar el momento. Por su parte Álvaro Colom, –en aquellos días– candidato presidencial, se comprometió con las organizaciones sociales y populares, a que el voto de la Unidad Nacional de la Esperanza, sería en contra de la ratificación. Obviamente incumplió. En aquella reunión, al ingeniero Colom le acompañaba Eduardo Meyer –pronto conoceríamos de la honradez del exrector.

Diez años después nadie celebra la vigencia del instrumento. Ninguno de los beneficios prometidos se cumplió: empleo de calidad, abaratamiento de precios al consumo, al ampliar oferta y eliminar aranceles: los precios bajarían. Fin del flujo migratorio al norte –verdadero sueño del gobierno norteamericano. El resultado es obvio: diariamente trescientos guatemaltecos, hombres, mujeres y niños. Salen de Guatemala hacia las tierras del Tío Sam. La violencia se quintuplicó. Tan grave está la cosa que diez años después “del megaacuerdo” han inventado el Plan Alianza para la Prosperidad, intentando paliar la crisis. Los resultados de la aplicación del modelo y de este tratado en particular son evidentes: El país no cumplió ninguno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Según el INE la pobreza general y extrema subió. Los bancos incrementaron ganancias, los agroexportadores también. Tierra, agua e ingresos se concentraron, aún más. Los ricos son más ricos. En síntesis: bonanza macroeconómica, desnutrición, hambre y subempleo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Katerin Chumil elPeriódico
Localizan armas, animales exóticos y dinero en propiedades de Otoniel Lima

Las autoridades allanaron ayer la sede de la comuna y dos inmuebles vinculados al jefe edil.

noticia Roberto Moreno Godoy
Revolución en la arqueología maya

Miles de estructuras aparecen bajo la selva de Guatemala.

noticia Paola Guerra
Familia completa realiza un «pacto suicida» pero uno de ellos se arrepiente en medio del horrible incidente

Esta familia dejó una carta. Uno de los hijos mató a su padre y a una hermana, pero antes de asesinar a otro hermano y acabar con su vida, se arrepintió.



Más en esta sección

La portada del día

otras-noticias

Guatemala Bajo la Lupa

otras-noticias

IRTRA recibirá visitantes bajo protocolos de bioseguridad

otras-noticias

Publicidad