[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Que decida y después que hable

opinion

Cuando inspira confianza por algunas de sus aseveraciones, a los pocos días hace dudar de ellas.

Si algo debemos reconocerle al presidente Jimmy Morales es que tiene la mejor buena voluntad para gobernar el país, pero que, en algunos casos, se hace manifiesto que, en lugar de guiar con sus declaraciones, confunde. A veces denota poco convencimiento personal y poca seguridad expresa, aun teniendo la certeza de que fue electo por la voluntad popular, y que los votantes lo escogimos para no caer en el gobierno del presuntuoso y señalado Manuel Baldizón. Comenzó su gobierno con un buen respaldo popular pero que, conforme los meses pasan, ese apoyo lo van minando, inadvertidamente, algunas de sus confusas decisiones.

Lo que pasa con el presidente Morales es que no tenía en su bagaje el ser un político mal o bien fogueado, menos alguien entrenado para manejarse en las altas esferas de las luchas de poder y de la intriga palaciega, que desgasta a cualquiera que llegue a la primera magistratura. Sin duda, sus allegados, los de la rosca, por conocer ese punto débil de su personalidad, lo han de enloquecer dándole sugerencias y hasta órdenes para que conduzca el timonel gubernamental, como a su grupo de asesores les parece conveniente. Con la incorrección que ya en lo privado, unos quieren imponerse a la opinión de los otros. ¿Y las decisiones personales del Presidente, dónde quedan?

Su presencia es afable y su imagen de hombre limpio la conserva todavía, pero ¡Oh Señor! Lo que muchos no imaginamos era que tenía tras de sí gente que le neutraliza sus opiniones y ya, en varios casos, lo hemos visto decir y, a los pocos días, cambiar su enfoque y su opinión acerca de situaciones que claman por una respuesta enfática y clara del mandatario de esta Nación. Así es que, cuando inspira confianza por algunas de sus aseveraciones, a los pocos días hace dudar de ellas. Esa fisura en su forma de hacer promesas, se nota. Pero todavía no resalta como una característica negativa de su medioañero gobierno. Es un tema sobre el que, nadie más que él debe reflexionar y asumir su calidad de Gobernante, o pasará a la historia como un personaje a quien le neutralizan sus decisiones y lo dejan hablar y, enseguida, lo convencen de que haga lo contrario de lo que ya afirmó.

El primer grado de confusión surge cuando el mandatario, públicamente afirma:

“¡Ni corrupto, ni ladrón! Y en mi gobierno combatiremos la corrupción”. Pero existen múltiples casos, en su gobierno, de gente señalada de corrupta, que solamente ha sido trasladada de una dependencia a otra. Situación que nuestro Presidente parece ignorar, o que ha sido muy complaciente con las cadenas de saqueadores que todavía se reparten las mieles de los presupuestos gubernamentales.

No hace ni dos meses que Jimmy afirmaba, refiriéndose al caso de los sobornos de la compañía TCQ, que perseguiría, con todo el peso de la ley, a todos los involucrados en esa negociación por torcida y onerosa. Ahora el discurso ha variado al afirmar que, por un lado irá la aplicación de la ley y por otro, que respetará los nuevos acuerdos para que la misma compañía inicie operaciones en la portuaria “de forma transparente”, para evitar pérdidas económicas en el país. Da a entender que, sí está dispuesto a negociar con esa misma compañía transnacional, que fue capaz de sobornar a las primeras autoridades, a funcionarios venales, burlándose de un país, por repartir sobornos por miles de millones de dólares. Ahora nos dice que, creerá en la transparencia de su funcionamiento. Tal cambio de actitud, invita a pensar o que lo están tomando por ingenuo, es muy crédulo o que existe otra mano fuerte, que mece la cuna, como para convencerlo de que la dignidad y el saqueo de un país no importan, si tal medida conviene a la comodidad económica de unos cuantos. Ya está más que demostrado que, los santones de la corrupción, pelearán, sin tregua, el dominio de los puertos. ¿Y del área reservada para el funcionamiento de una miniestación de revisión de contenedores reservada para Pérez Molina? ¿Qué le habrán contado al Presidente?

Y para cerrar, solo vale la pena mencionar la confusión creada con el sí y el tal vez, del desfile conmemorativo del Día del Ejército. Sería mejor para todos que, antes de hablar nuestro mandatario piense, reflexione y decida. Para no dar la apariencia de que otros que se creen más poderosos, lo contradigan y le sigan cambiando el discurso.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Miércoles 26 de Septiembre
noticia Anamaría Cofiño K.
La sociedad, las niñas y el Presupuesto

Faltan los 43 de Ayotzinapa, faltan nuestras desaparecidas y desaparecidos.

noticia Helmer Velásquez
A propósito del deterioro planetario

¿Fin de la era verde, nos llegó la era marrón?



Más en esta sección

Remesas alcanzan los Q10.1 millardos

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Médicos en el país, los héroes de la pandemia

otras-noticias

Publicidad