[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Abolir el Ejército

opinion

Ocaso de una oscura institución.

El momento histórico que ahora vivimos, ha dado pie para revisar las bases mismas del sistema político del país, ha sido clamor detrás de las movilizaciones sociales, en sus múltiples expresiones. Obviamente, esto, no implica unidad de criterio sobre cómo hacer los cambios y hasta dónde hacerlos. Las opiniones aún son diversas y dispersas. Lo cual opera en favor de los políticos en ejercicio, quienes –por momentos– presienten que la cólera popular pasó y en tanto ello no tienen de qué preocuparse. Sin embargo y volviendo a la Voz Popular; las opiniones sobre cómo y qué cambiar van, desde la Reforma Constitucional, depuración del Congreso, reforma de leyes secundarias, creación de otras y la transformación de las instituciones. Algunas ideas logran eco social y otras desaparecen. Normal, en procesos sociopolíticos.

Ese espíritu de cambio, exige un necesario recuento de los daños, que en nuestra tragedia histórica, han causado los castrenses. Así, desde los días de “Tata Rufo” y su reforma agraria al revés; con la cual expropió las tierras a los pueblos indígenas, para entregarla a hacendados, políticos y militares. Los efectos nocivos de aquel atropello, aún se sufren ahora. De Jorge Ubico queda oscurantismo, represión y barbarie; y qué decir de la cauda dejada por Carlos Castillo Armas y la seguidilla de gobiernos militares de los sesenta a los ochenta: cientos de miles de muertos, atraso social, analfabetismo, falta absoluta de educación, hambre, miseria, impunidad y una sociedad violenta, profusamente armada. Un Estado controlado por el crimen organizado y como botón de cierre: saqueo de las finanzas públicas por gavillas de corruptela. A tal grado llegó la perversión que se autoadjudicaron amplios predios de tierras del Estado, en la Franja Transversal del Norte y Petén. Aseguraron para sí el control de las aduanas, facilitando contrabando y tráfico. Una administración pública ineficiente y acomodada a intereses ajenos al Estado, abiertamente proclive al favor y dádiva. Si lo hace el jefe ¿cuál es el problema?

Frente al latrocinio: es absolutamente obvio, que el Ejército ha causado tal daño al país, que lejos de una Parada con Honores Militares lo procedente será disolverlo, y dedicar utilizar su presupuesto en educación pública. Para la seguridad interna fortalecer una depurada Policía Nacional. No hay más qué hacer. No tienen cura. Se habrá dado cuenta usted. Corregirlos: Imposible. Aún en esta coyuntura –con sus mentores presos– el Instituto de Previsión Militar se aprestaba a escamotearle al pueblo de Guatemala el mal llamado Estadio del Ejército. No quitan maña.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
El Salvador cumple 20 años de dolarización con débil impulso económico

Revertir ahora la dolarización, como fue una de las intenciones de los gobiernos entre 2009 y 2019, sería “imprudente” porque generaría “inestabilidad” frente a los mercados internacionales.

noticia AFP
Migración y frontera EEUU-México: una misión de doble filo para la vicepresidenta Harris

Su cometido es buscar soluciones más profundas en los países centroamericanos de donde huye la mayoría de los migrantes: el llamado “Triángulo Norte” que forman El Salvador, Guatemala y Honduras.

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Alcalde de Huehuetenango y Villa Nueva dan positivo a COVID-19

Las comunas han informado que los jefes ediles continuarán su trabajo a distancia.



Más en esta sección

EE. UU. acusa a Irán de ataque a petrolero y promete respuesta

otras-noticias

Los chats que revelan la fuga de información del despacho del MP

otras-noticias

Scarleth Ucelo cumple en Tokio

otras-noticias

Publicidad