[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Estado cooptado II

opinion

Pareciera, entonces, que se hizo todo para que poco cambiara.

 

Las declaraciones de varios acusados en los casos recientes de corrupción dejan al descubierto la debilidad institucional del país. De lo nacional a lo local y viceversa Guatemala ya no es un Estado cooptado sino uno colapsado. Y al fracasar las instituciones también ha fracasado la democracia impuesta hace 20 años. Proyecto pactado entre cúpulas, en el cual las elites tradicionales mantuvieron el poder mientras la comandancia guerrillera –no las bases– se conformó con firmar una paz de papel y con la posibilidad de fundar un partido político que representara a una parte de la izquierda. Pareciera, entonces, que se hizo todo para que poco cambiara.

 Lo anterior lo evidencian los procesos investigados por la CICIG y el MP, en donde la democracia, la paz y las reformas neoliberales sirvieron para fortalecer a las elites emergentes, inmiscuidas en múltiples ramas del crimen organizado. De igual manera, la transición permitió el ascenso económico y la acumulación de bienes a colectivos criminales disfrazados de partidos políticos, instituciones religiosas, entidades cooperativistas, sindicatos, medios de comunicación, asociaciones de estudiantes, ONGs y otras.  Asimismo, se permitió a los poderes económicos y militares continuar exacerbando desigualdades y exclusiones disfrazándolas de fallos individuales de poblaciones pobres e indígenas, etiquetadas como “culpables de su propio atraso”.

Es obvio que la paz fue un requerimiento del capital extranjero para ingresar, saquear, desalojar y explotar de manera “legal y transparente”, siguiendo la noción positivista de que sin orden no hay progreso.

 Hoy, Guatemala tiene la posibilidad de pensar en modelos de gobernanza incluyentes, pero esto pasa por asumir la complejidad y diversidad del país, así como de la aceptación de que urgen cambios estructurales que alterarán la comodidad de algunos sectores. Además, la diversidad no se reduce a agregar la categoría “pueblos” a documentos, proyectos y comunicados o a respaldar un multiculturalismo neoliberal, donde la participación de figuras indígenas intenta acallar las voces de las mayorías. Los cambios estructurales implican cambios generacionales, que están ávidos de darle sentido a la paz y la democracia que nuestros padres fueron incapaces de proveernos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Ganadores de elPeriódico Kids 2020
noticia Helmer Velásquez
De nuevo: militares a reprimir civiles

Asumen su papel histórico

noticia Lorena Alvarez
Plaza bancaria sigue siendo atractiva: dos entidades se sumarán


Más en esta sección

La OMS advierte que la pandemia no acabará con el lanzamiento de la vacuna

otras-noticias

Desestructurar la alianza oficialista corrupta

otras-noticias

La revolución que se necesita no es del tipo que la gente piensa…o quiere

otras-noticias

Publicidad