[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El año del jubileo

opinion

El tema de la desigualdad es de importancia creciente y debe ser tomado muy en serio.

Francisco proclamó que el presente año sería un año jubilar para los católicos: el Año de la Misericordia. Un año de júbilo. En ocasiones como esta, la Iglesia distribuye de manera extraordinaria las gracias espirituales que administra, a quienes cumplen ciertas condiciones. Esta costumbre católica comenzó en el 1300, bajo el papa Bonifacio VIII, quien estableció, siguiendo la tradición judía, que se celebrara cada cincuenta años.

Antes del exilio a Babilonia, entre los judíos el año jubilar no era de ninguna manera algo “espiritual”, sino un periodo de consecuencias políticas, sociales y económicas reales. Su inicio se anunciaba con el sonido del cuerno de un carnero, “yobel”, de donde tomó su nombre. Según la tradición, en el jubileo judío “se declarará santo el año cincuenta, y se proclamará en la tierra la liberación para todos sus habitantes. Será para ustedes un año jubilar; cada uno recobrará su propiedad y cada cual regresará a su familia”. Los esclavos serían liberados, las deudas canceladas y las propiedades vendidas regresarían a sus antiguos propietarios. Cada cincuenta años se restaurarían la paz social y la justicia. Las desigualdades económicas y sociales más ostentosas e irritantes se
revocarían en el año del jubileo.

¿Qué consecuencias tendría actualmente un año jubilar, tal como se establecía en las escrituras judías –un periodo establecido cada dos generaciones– en el que todo regresara a la situación económica y social anterior? Probablemente todos los expertos en economía y ciencias sociales esgrimirían fuertes y sesudos argumentos para atacar tan descabellada idea y demostrar la ignorancia económica de aquellos individuos de hace 3 mil 500 años, así como la imposibilidad real de hacer cumplir tan disparatada legislación. Pero ¿cuál era el verdadero propósito del jubileo? Sin duda, lograr la paz social.

A principios del siglo pasado, México vivió casi veinte años envuelto en una cruenta guerra civil, conocida como “Revolución Mexicana”. Una causa importante de ello fueron las leyes de desamortización de las tierras comunales promulgadas medio siglo antes. En 1856 se proclamó la “Ley Lerdo”, que obligaba a las corporaciones civiles y eclesiásticas a deshacerse de sus propiedades rústicas y urbanas. Muchas comunidades campesinas sufrieron el despojo de sus tierras de labranza, de agostadero y forestales, a manos de las compañías deslindadoras y de los “amigos” de los gobiernos liberales. En 1911, Emiliano Zapata proclamó el “Plan de Ayala”, en el que se reivindicaban las tierras de las que los campesinos habían sido despojados cincuenta años antes. Es posible que un “año jubilar” hubiera evitado la sangrienta “Revolución” y la muerte de un millón de mexicanos.

La República Romana también vivió un periodo de violencia civil, originada por la creciente desigualdad social y económica. Entre los años 620 y 632 de la fundación de Roma, los hermanos Tiberio y Cayo Sempronio Graco fueron tribunos de la plebe y trataron de revertir el gradual empobrecimiento de los ciudadanos plebeyos frente a la clase de los optimates, que gradualmente se habían apoderado de las tierras y de la riqueza producida en la península italiana. La reacción aristocrática a la reforma agraria de la Rogatio Sempronia fue sangrienta y brutal.

En el mundo de hoy han estado apareciendo diversos movimientos sociales que demandan una disminución de la desigualdad económica y social vigente en las últimas cuatro décadas. Es posible que estos movimientos ciudadanos, hasta ahora generalmente pacíficos, puedan volverse violentos, si no se atienden sus demandas igualitarias. El tema de la desigualdad es un tema de importancia creciente y debe ser tomado muy en serio. “Más vale prevenir que lamentar” ya que las consecuencias de la ostentosa desigualdad económica pueden ser muy costosas.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Cómo la música para dormir ayuda a aliviar la mente
noticia Isela Espinoza elPeriódico
“Apostar por la mujer es apostar por la derrama económica”

Mónica Bauer, vicepresidenta de asuntos corporativos y sustentabilidad PepsiCo Latinoamérica.

noticia Geldi Muñoz Palala
MEM confirma tendencia al alza en combustibles y gas propano

El incremento obedece a la demanda internacional por el invierno en hemisferio norte, afirmó el titular de la cartera.



Más en esta sección

EE. UU. sigue de cerca acciones del Congreso

otras-noticias

Guatemala rompe su récord de corrupción

otras-noticias

Gobierno asegura que Presupuesto será de Q94.3 millardos

otras-noticias

Publicidad