[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El futuro, desarrollo sostenible o colapso

opinion

El futuro no está hecho, es un tiempo por hacer. De nosotros depende la forma que tendrá.

Francis Fukuyama escribió en 1992 que la historia llegaba a su fin con el triunfo final de la democracia y el capitalismo. La desintegración de la Unión Soviética el día de Navidad de 1991 fue sin duda, un acontecimiento que marcó el fin de un siglo y de una época. El siglo XX fue un siglo corto. Comenzó en junio de 1914 con el asesinato en Sarajevo y terminó en diciembre de 1991 con el simbólico arriar de la bandera roja en el “Kremlin” de Moscú.

El siglo pasado fue un siglo de desarrollo y crecimiento. Nunca antes el crecimiento había sido tan notable. No solo creció rápidamente el número de los habitantes del planeta, sino también nuestro acervo de conocimientos y la cantidad de bienes disponibles. Al mismo tiempo que crecimos, nos desarrollamos rápidamente. En los setenta y siete años del siglo pasado el imperialismo –formación política y económica– del siglo XIX llegó a su fin y surgieron nuevos Estados independientes en África, Asia y Oceanía. El planeta, dominado por la cultura europea durante los cuatro siglos anteriores, dio lugar a un mundo multicultural cada día más complejo y diverso. Un mundo cada vez más parecido a un hermoso mosaico bizantino.

Así fue entendible que Fukuyama y algunos otros analistas académicos creyeran que la “gran historia” había llegado a su fin. A su entender, el siglo XXI y los siguientes serían solamente una evolución gradual de las dos formaciones sociales triunfadoras, la democracia en lo político y el capitalismo en lo económico. La humanidad llegaba a una nueva Edad de Oro.

Samuel Huntington, quizás no tan optimista como su discípulo Fukuyama, percibió que comenzaba a gestarse un choque de las civilizaciones, esas alineaciones humanas, las más grandes unidades culturales, que engloban a sociedades, territorios y Estados diversos, y que le dan un sentido último a la vida de los individuos concretos.

Según Huntington, los conflictos fronterizos entre las civilizaciones, serían el hilo conductor que daría sentido a los acontecimientos futuros. Y es posible que Huntington haya tenido razón.

El terrorismo islámico bien puede ser un precoz síntoma del choque de las civilizaciones. El islam circunda el planeta como un cinturón cerca del ecuador y tiene fronteras con casi todas las otras civilizaciones. El conflicto de los Balcanes fue un ejemplo de esos conflictos civilizatorios fronterizos, como hoy es lo que está sucediendo en Europa, frente a los cientos de miles de refugiados que huyen de las guerras en el Medio Oriente.

Más cerca de nosotros, la frontera México-Estados Unidos no solo es una frontera política y económica, sino una frontera de dos civilizaciones en competencia y en creciente conflicto. La increíble candidatura de Donald Trump muestra en concreto el choque entre la civilización noreuropea protestante de los Estados Unidos y la mediterránea católica latinoamericana. Una creciente y vigorosa, la otra declinante y en posición defensiva. De ahí la propuesta de Trump de construir un muro infranqueable para detener la invasión de los latinos. Un muro que sería una nueva e inútil “muralla china”.

Pero, ¿Dónde queda el triunfo final de la democracia y el capitalismo que percibió Fukuyama? El siglo XXI parece que será un periodo mucho más complejo y sorprendente de lo que cualquier analista pueda imaginar. El futuro no está hecho, es un tiempo por hacer. De nosotros depende la forma que tendrá. Será ¿democrático o totalitario?, ¿construiremos un mundo sostenible para todos o excluyente y colapsado? Nosotros decidimos. Nosotros escogemos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Manfredo Marroquín
Año difícil y complicado el del Bicentenario

La historia reciente y pasada de Guatemala ha estado dominada por crisis permanentes.

noticia AFP
El asalto al Capitolio generó un promedio de 430 tuits por segundo
noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Giammattei: “Somos el país que menos vamos a sufrir económicamente”


Más en esta sección

Para avanzar hacia un futuro ‘Cero Emisiones’, General Motors presenta la campaña Everybody In

otras-noticias

Migrantes hondureños buscan cruzar frontera de Guatemala para llegar a EE.UU.

otras-noticias

Reformas a la Ley Electoral contemplan eliminar la fiscalización a las organizaciones políticas

otras-noticias

Publicidad