[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Pidiendo piedad de rodillas

opinion

La comedia del Congreso se está convirtiendo en telenovela.

La aparición televisada del presidente Jimmy Morales para hablar por los canales abiertos con el líder de su bancada (que no es suya) en el Congreso, para “recomendarle” que se sacudiera del diputado tránsfuga Juan Manuel Giordano (probablemente candidato para el récord Guinness de más cambios de partido político en relación a la brevedad de su participación en política) me desilusionó más que nunca sobre nuestro porvenir. ¿Qué está pasando en Guatemala? ¿Será que al Presidente no le han contado que existe el teléfono, o el trato directo, o el correo electrónico privado? Por supuesto que no es tal cosa el problema, sino que nuestra máxima autoridad necesita apoyo y testigos de su debilidad, como el niño que para que lo escuchen en la escuela tiene que llevar consigo a su mamá. O peor aún, como la mamá que para dar una orden a uno de sus hijos tiene que hacer que concurran todos los suyos, y los vecinos y empleados para que la respalden, para que le digan al descarriado “hacele caso”, “no seas malagradecido con tu mami”, “ella te quiere mucho y se preocupa”. Verdaderamente sentí tristeza, porque “mandatario” proviene del que manda, y nunca antes había presenciado tal expresión de debilidad al frente del Estado. A otros les tembló la voz o simplemente no se les obedeció, o de enojados tiraban patadas de ahogado, mientras otros abusaron, pero lo que uno espera de un líder es que nos guíe, que no tenga que pedir permiso ni sugerir o recomendar castigo para imponerse ante un patojo malcriado y manipulador, que luego no tuvo ni el coraje de enfrentar con gallardía a los diputados tránsfugas revestidos de supuesta moral, dándose el tupé de descalificarlo por tránsfuga, cuando perteneces abiertamente a la bancada oficial de tránsfugas.

Al menos hace medio siglo existían partidos de verdad. Imposible que un comunista se hubiera pasado tan campantemente al MLN, o al revés. Pero ahora lo que hay son sociedades anónimas que intercambian acciones según su interés, y los diputados serviles acusan en público a uno de los suyos por lo que son ellos, y humillan a quien con los ojos húmedos dice “ahora soy yo el que se pone de rodillas”, como quiso poner él a los gobernadores que no se dejaron, y pide perdón, porque va a cambiar, pero quiere seguir perteneciendo a la banda, porque la piñata es una fiesta y no se la quiere perder.

Lo triste para los ciudadanos es que no nos sentimos representados por el Congreso ni por el Ejecutivo, porque los que se humillan podrán ser santos de altar pero en asunto de gobierno no funcionan. Están pidiéndonos piedad, mientras la violencia se desata nuevamente en las calles, y nos acercamos al borde del abismo. La comedia del Congreso se está convirtiendo en telenovela.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Isela Espinoza/elPeriódico
Establecerán mesa técnica para abordar demandas de Arrozgua

La cosecha nacional de arroz cubre el 25 por ciento del mercado local y el resto es importado pero la derogación de un requisito del acuerdo ministerial 223-2005 pone en riesgo a los productores guatemaltecos.

noticia AFP
“Es un sueño”: Edina Alves, primera jueza central en un Mundial de Clubes
noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Exdirector administrativo del Centro de Gobierno obtiene otro puesto en el Ejecutivo


Más en esta sección

Gustavo Herrera: un hampón de grandes ligas exonerado por conocidos magistrados –suplentes– de la impunidad

otras-noticias

EE. UU. sigue de cerca acciones del Congreso

otras-noticias

Guatemala rompe su récord de corrupción

otras-noticias

Publicidad