[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La guerrilla virtual

opinion

Deja vu 2009, no es 1980.

 

Ya circula la tercera proclama de las Fuerzas Armadas Campesinas (FAC), una organización guerrillera con vida solo en las redes sociales. El autollamado “subcomandante Toledo” denuncia las injusticias de quienes promueven un proyecto hidroeléctrico en San Mateo Ixtatán, en el norte de Huehuetenango, y convoca al levantamiento general.

Ciertamente en la región los ánimos están caldeados y por ahora no hay espacio para el acuerdo. Los pobladores ni siquiera aceptan la intermediación del obispo Álvaro Ramazzini, que siempre promueve el diálogo y la no violencia, y sin duda es quien mejor conoce la conflictividad social y mejor interpreta las necesidades de la gente.

Pero no hay tal guerrilla. En San Mateo ni siquiera hubo organización guerrillera en los años del conflicto armado. No hay guerrilla, como tampoco hay presencia del Estado en esa zona. Ahora, si en las redes sociales se está promoviendo a un grupo guerrillero que alude, con razón, a las condiciones miserables en que vive la población, quiere decir que hay alguien interesado en crear la sensación de inseguridad y de un conflicto mayor. Como primera providencia están los preparativos de despliegue de un batallón de ingenieros del Ejército para trabajar en unos caminos que no necesitan trabajo, pues el anterior alcalde los dejó en buen estado.

Lo más seguro es que al presidente Jimmy Morales le llegue la información “fidedigna” de que, a 20 años de los Acuerdos de Paz, un grupo subversivo comienza a expandirse en el norte del país –desde Huehuetenango hasta Izabal– y le recomienden militarizar la zona. Él, que anda buscándole oficio de carpintero o caminero a un Ejército que ya tiene misión (lo que hay que hacer es darle los medios para que la cumpla), se verá tentado a militarizar la zona, y pelear con un fantasma guerrillero.

La etapa que viene en la hidroeléctrica es la del embalse. Sale más barato desviar parte del río, y eso sí va a exacerbar los ánimos de los pobladores. Les van a encarcelar el agua y no tendrán con qué regar los sembríos, ni cubrir necesidades vitales. Claro, para entonces ya va a estar militarizada la zona (o al menos eso esperan los gerentes de la empresa).

De las hidroeléctricas lo único que ven los comunitarios en muchas regiones del país son los cables colgados a unos 50 metros de altura, pues ni les dan energía ni les reparten beneficio alguno. Es un absurdo pensar que el desarrollo se consigue a costa del despojo y que entonces la única manera de garantizar la inversión es con armas dispuestas a la masacre de civiles.

Los videos de las supuestas FAC presentan una imagen de un personaje conocido en la zona con ropa de la zona 14, armas chafas sacadas de un mall, audio de alguien que no es de la región, con recreo del paisaje de Izabal. Me dio un deja vu. Me transporté al 10 de mayo de 2009, no a 1980.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes El Periódico
Piden proceso transparente en elección de juntas
noticia AFP
El voto latino en EEUU, un enigma aún en tiempos de Trump

Narcotraficantes, violadores, serpientes venenosas: el presidente Donald Trump aplica una vez más su ya incendiaria estrategia anti-inmigrantes, con la que logra azuzar su base sin que necesariamente le cueste votos latinos en contra.

noticia Maurice Echeverría
Un traidor afán

buscando a syd



Más en esta sección

Ciudadanos vuelven a tomar la Plaza de la Constitución

otras-noticias

Se estrena, por fin, «Selena: The Series» a Netflix

otras-noticias

A 40 año de la muerte de John Lennon

otras-noticias

Publicidad