[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Oscar Humberto Mejía Víctores

opinion

Murió el Jefe de Estado que convocó a la Asamblea Nacional Constituyente

El origen de la Constitución de 1985 tuvo su origen en aquel Jefe de Estado que con extrema sencillez cumplió con la función puesta en sus manos –Cincinato– hasta la legítima entrega del poder.

Fue él quien convocó al pueblo de Guatemala para que eligiera a los diputados que vendrían a integrar la Asamblea Nacional Constituyente y haciendo muy sencilla la participación electoral a través de requisitos mínimos para la organización de los partidos se logró la participación de todos y se procedió a elegir a los diputados que habrían de integrarla.

Producto de aquella convocatoria (sin ella. Sin la convocatoria de Oscar Humberto Mejía Víctores –general del Ejército de Guatemala y Jefe de Estado Constituyente –no se hubiera instalado la Asamblea) surgió el orden constitucional vigente, la Constitución de 1985, pacto de paz social entre nosotros que vino a establecer la posibilidad de una Guatemala distinta y que la paz fuera posible.

La Constitución de 1985 fue reconocida como legítima por la insurgencia armada –perfectible, sí, e incluso, que debía perfeccionase –pero legítima –reconocimiento que hizo en Oslo y que marcó el inicio de un proceso de paz que, a partir de entonces, ya tenía referente –el pacto de paz social de 1985 –la Constitución de 1985 –reformable e –incluso –sustituible –pero siguiendo los pasos constitucionales por esta establecidos.

La Constitución como referente de la paz, tal, en efecto, la importancia del reconocimiento que se hiciera del trabajo realizado por los Constituyentes y de la convocatoria de aquel Jefe de Estado que nos llevara a un auténtico pacto de paz social, el orden constitucional legítimo que nos rigió a partir de entonces –1985 –y que sigue rigiendo ahora.

La Constitución de 1985 tuvo múltiples aciertos –entre estos– la legitimidad que diera a los actos de gobierno de aquel Jefe de Estado Constituyente que la había convocado –incluidos, consecuentemente, el de su propia convocatoria y el de la amnistía decretada ( ingrata, como lo es toda amnistía. pero necesaria para que la paz fuera posible, inevitable) acierto que quedó contenido en sus disposiciones transitorias.

De lo sustantivo, no me cansaré de señalar el acierto de la Constitución de 1985 de haber hecho realidad –finalmente– la autonomía municipal –autonomía que en los textos anteriores no pasaba de ser sino un bello pero inalcanzable principio puesto que –sin recursos propios –lapidario: No existe autonomía.

Fue la Constitución de 1985 la que rompió con el centralismo del Estado a través de uno de sus artículos (posiblemente la más importante de todas nuestras revoluciones en un solo artículo del texto constitucional) el otorgamiento a los municipios, distribuido entre todos –del diez por ciento de todos los ingresos ordinarios del Estado.

Estableció también –con plena independencia –las instituciones de control no jurisdiccional del ejercicio del poder que habrían de fiscalizar y controlar ese ejercicio (Sin tales fiscalización y control la descentralización se convierte en abusos y anarquía, al igual que la misma democracia) en la Guatemala distinta que quedaba establecida: El Procurador de los Derechos Humanos, el Ministerio Público, la Contraloría General de Cuentas y la Procuraduría General de la Nación.

La Guatemala indígena tuvo, por primera vez, el pleno reconocimiento constitucional que merecía, paso fundamental –aún no desarrollado, para que Guatemala sea, en verdad, patria de todos.

La Corte de Constitucionalidad, institución clave que, en defensa y ejecución del orden Constitucional, sitúa al pacto de paz social entre nosotros en la justa dimensión que le compete: el ser humano, centro mismo y razón de ser de la organización del Estado, cada uno de nosotros, fin en sí mismo, anterior y superior al Estado, el Estado, simple instrumento al servicio de su creador (Qué teoría de la seguridad social ni que ocho cuartos) el ser humano.

Los guatemaltecos carecemos muchas veces de la conciencia necesaria sobre nuestras propias virtudes e importancia. Y, así, sobre aquellas de nuestros líderes: La muerte del Jefe de Estado Constituyente, Oscar Humberto Mejía Víctores, origen del orden constitucional que nos rige y, en consecuencia, del poder que ejercen todas y cada una de las autoridades de los tres Organismos del Estado, pasó inadvertida: No hubo honras fúnebres solemnes, ni muestras de duelo, ni discursos.

Pienso, sin embargo, que este silencio pueda ser el mejor de los homenajes para aquel pundonoroso militar que sirvió el ejército de Guatemala y, a través suyo, a Guatemala, sin pretensión alguna –salvo la pretensión de servir y, finalmente, la de la más intima satisfacción del deber cumplido.

En la tragedia de los 36 años –de esa “guerra” irregular que hubimos de vivir –con todos sus excesos –demasiadas son en todos –absolutamente en todos –las responsabilidades que recaen, desde el primer crimen que fuera perpetrado –incluido el silencio cómplice –su no persecución y su consecuente impunidad –determinante, uno a uno, de todos los restantes.

Toque de silencio para este soldado que aunque no se le quiera reconocer –no buscaba reconocimiento alguno –neutralidad activa y estabilidad nacional, supo iniciar el final de la tragedia.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
Un “ejército fantasma” ayudó a derrotar a Hitler

Una curiosa estrategia militar fue la base de 20 operaciones tácticas y salvó miles de vidas durante la Segunda Guerra Mundial.

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
En Guatemala se ha vacunado el 0.76 por ciento de la población contra el COVID-19

Según Our World In Data este es el porcentaje de personas que han recibido la dosis completa de la vacuna.

noticia Aquiles Faillace
Sin vacunas ni pisto para comprarle a otro fabricante y sin pasaportes para vacunarnos fuera

¨Estamos jodidos todos ustedes¨, decía mi abuela.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Bomberos evacuaron a residentes de casa que se inundó en Bárcenas

otras-noticias

PNC reporta ataque contra agentes que realizaban allanamiento en Camotán

otras-noticias

Lewandowski empata y España sufre

otras-noticias

Publicidad