[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Presupuesto estatal 2016

opinion

En el Congreso se está discutiendo el proyecto de Presupuesto General de Ingresos y Egresos del Estado para el ejercicio fiscal 2016, remitido por el Ministerio de Finanzas Públicas, la suma presupuestada asciende a Q72 millardos 432 millones. Por cierto, el presidente electo, Jimmy Morales, solicitó una reducción a Q69 millardos y que no se impongan candados o límites al uso, aplicación y disposición de los fondos públicos.

Para el presente ejercicio fiscal (2015), el Congreso aprobó, mediante el Decreto 22-2014, un Presupuesto General de Ingresos y Egresos del Estado que ascendía a la suma de Q71 millardos 600 millones.

El presupuesto estatal debe sujetarse a los límites previstos en la Ley Orgánica del Presupuesto, que está confeccionada conforme el marco conceptual de referencia previsto en los Artículos 237 y 238 de la Constitución. Es decir que la Constitución y la Ley Orgánica del Presupuesto imponen los respectivos candados y frenos presupuestarios, por lo que el Congreso no puede ni debe vulnerarlos o sobrepasarlos. Por tanto, no es posible jurídicamente que el Presupuesto 2016 quede liberado de los límites constitucionales y legales respectivos.

El Congreso, en el Decreto 22-2014, incorporó disposiciones que contravenían o dejaban en suspenso normas de la Ley Orgánica del Presupuesto. Se decretaron impuestos, se aprobaron préstamos y se autorizaron fideicomisos de ejecución de gasto público, a pesar de que la Ley Orgánica del Presupuesto lo prohíbe o no lo permite expresamente. Asimismo, se dejaron en suspenso las normas de la Ley Orgánica del Presupuesto relacionadas con la obligatoriedad de emitir Comprobantes de Disponibilidad Financiera y la prohibición de delegación de ejecución de gasto de inversión en oenegés. Lo anterior sin perjuicio de que los impuestos y préstamos fueron autorizados sin que previamente se agotara la etapa de iniciativa de ley, en franca contravención del debido proceso legislativo, previsto en la Constitución.

Por tanto, el Decreto 22-2014 del Congreso fue impugnado ante la Corte de Constitucionalidad (CC), la que en una reciente sentencia, dejó sin efecto los impuestos decretados, así como algunas de las disposiciones incompatibles con la normativa de la Ley Orgánica del Presupuesto. De esa cuenta, el Congreso recibió una lección de constitucionalidad por parte de la CC, por lo que se esperaría que no vuelva a repetir el mismo despropósito al confeccionar el Presupuesto 2016.

También se esperaría que el Congreso no apruebe otro presupuesto estatal deficitario, al igual que los presupuestos desfinanciados aprobados bajo los regímenes de Álvaro Colom (2008-12) y Otto Pérez (2012-15), lo que redundó en un endeudamiento público acelerado y, según informaciones oficiales, en una eventual mora en el pago del servicio de la deuda (amortización a capital e intereses).

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Juan José Corado
Opinión: Sigue el desorden en el fútbol nacional

El fútbol guatemalteco continúa sumergido en un completo desorden y eso se refleja en que no ha podido concluir un torneo desde que empezó la pandemia del Coronavirus.

 

noticia AFP
Aparece monolito misterioso, esta vez en Canadá
noticia César A. García E.
Del Volksempfänger al Móvil


Más en esta sección

El talento de Mr. Ripley

otras-noticias

El estado del COVID-19 que encuentra el gobierno de Biden

otras-noticias

La pobreza es virus mortal

otras-noticias

Publicidad