[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Presupuesto y gobernabilidad

opinion

El impacto de estos eventos se incrementa ante el débil estado de gobernanza.

Inicialmente agradezco al ingeniero Zamora la oportunidad de regresar a este espacio de elPeriódico. El título del presente artículo no tendría nada de novedoso, si no es porque el próximo año un nuevo gobierno asumirá la conducción de la nación y el presupuesto, las competencias profesionales y el liderazgo de los nuevos funcionarios –incluyendo al presidente y vicepresidente– serán vitales para la gobernanza y, en consecuencia de la gobernabilidad democrática.

La situación anterior inicia su deterioro por la tradicional purga que el presidente electo realiza en la organización gubernamental, para dar cabida a los financistas, amigos, afiliados o familiares de estos, como funcionarios y empleados públicos. El mayor debilitamiento ocurre con la renovación de servidores públicos, ya que cuantitativa y operacionalmente son quienes hacen funcionar administrativamente el quehacer gubernamental.

El presupuesto rara vez responderá a la realidad prevista –sí es que existe una– por la dinámica de los eventos que la determinan y en consecuencia el plan de ejecución tampoco; el cual es impactado además por el sistema de cuotas definido arbitrariamente por el Ministerio de Finanzas, que en la mayoría de los casos no corresponde al gasto cuatrimestral requerido por las instituciones. El presupuesto también sufrirá la incidencia de un sinfín de variables derivadas de la dinámica política- económica-social interna y la natural reserva de la cooperación externa. Estas variables generalmente no son previstas y si llegan a concurrir no son tratadas seriamente y por lo tanto inciden severamente en la gobernabilidad democrática, comprendida como “La capacidad de una sociedad de definir y establecer políticas y resolver sus conflictos de manera pacífica dentro de un orden jurídico vigente” (PNUD).

El impacto de estos eventos se incrementa ante el débil estado de gobernanza, entendida esta como: “El marco de reglas, instituciones y prácticas establecidas que sientan los límites y los incentivos para el comportamiento de los individuos, las organizaciones y las empresas”. (PNUD). Alcanzar el mínimo de gobernanza implica la “articulación del Gobierno, con organizaciones civiles y sector privado” (UNDP. N.Y. 1997. Reconceptualising Governance, discussion), que lleva implícito la apertura, disposición, equidad y capacidad de sus representantes, para posibilitar la respuesta ecuánime a las aspiraciones de los guatemaltecos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Carlos Menocal
A Guatemala le conviene un trabajo colectivo y democrático

Alejandro Giammattei prefiere el centralismo y el egoísmo para ejercer su gobierno y para ello elige a un comisionado que al Vicepresidente.

noticia Evelyn Boche
El TSE pidió protocolo al CANG para prestarle mobiliario
noticia Gonzalo Asturias Montenegro
Cuando los pueblos se bajan los calzones y pelan las nalgas

La letra entra con sangre.



Más en esta sección

Proponen nuevo modelo educativo pospandemia

otras-noticias

Una sonda espacial japonesa trae de vuelta muestras de asteroide

otras-noticias

EE.UU. debe poner fin a la certificación antidrogas, dice panel al Congreso

otras-noticias

Publicidad