[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Va de nuez

opinion

“Ignorar necesidades es reproducir discriminación”.

Es como repasar las tablas de multiplicar por milésima vez, sin que se fijen en la memoria. La misma cantaleta. Pero hay que luchar y no morir en el intento. Y hay temas que no deben echarse por la borda, simplemente por su carácter fundamental para erigir una nueva república democrática y plural. Hablo del derecho a la igualdad. Y es que como aquí muchas cosas se mueven para que nada cambie, la fotografía del nuevo Congreso, así como la del poder local, retrata una vez más la ausencia de suficientes mujeres e indígenas. ¿Trillado?, probablemente sí, pero más trillada y terca es la realidad dispar en la política guatemalteca (de 158 diputados electos, únicamente 15 son indígenas, y una sola mujer maya) como dice el dicho: “Resulta intolerable que el destino de una Nación dependa de la terquedad de unos pocos.”

¿Por qué existe tanta resistencia a las acciones que buscan paliar estas diferencias? Mejor dicho, ¿estas inequidades? ¿Será verdaderamente cierto que las mujeres y los pueblos indígenas compiten en igualdad de condiciones? (¡Por favor!). En las diferencias estriba la gran riqueza del género humano, pero no en las dominaciones que se pretenden imponer con base en ellas. Dominaciones que son el lastre principal contra el desarrollo pleno. Son causas directas de pobreza y marginación. Quienes se oponen a los sistemas compensatorios o de paridad, argumentan que “el mérito existe y lo tiene quien se lo ha forjado”. Nadie ha dicho que el criterio de la llamada “meritocracia” no deba aplicarse dentro de las políticas compensatorias. Es más, el “mérito” debería aplicarse a todos los funcionarios, ¿no cree? Ya vemos que si de voluntad se trata, seguiremos varados en la dilación. En el machismo y el racismo como fenómenos comunes y aceptados. Tanto que a muy pocos ha sorprendido esta escasez de mujeres e indígenas en el nuevo poder.

Es hora de cambiar estructuras. De construir sujetos de Derecho capaces de desarticular las bases socioculturales de la discriminación y del machismo. Y eso se logra con una ciudadanía apta para promover identidades libremente elegidas, no confrontadas. Preparada para edificar nuevos referentes para la interacción social. Una ciudadanía hecha para la convivencia social sobre nuevas bases. Con la suficiente capacidad para ver que la participación equitativa en la política, no saca urticaria, sino legitima, dignifica, representa. Falta ver el nuevo Gabinete. Estamos a tiempo para demandar. (¿Ocho por ocho?).

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Armando de la Torre
Incertidumbre…

El término más apropiado para estereotipar este arranque inicial del 2021.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Zoológico La aurora recibió más de 500 pinabetes

Este viernes finaliza la recepción de donaciones de árboles de navidad para el programa de enriquecimiento para los animales del zoo.

noticia L. Álvarez
Divisas por exportaciones con leve aumento


Más en esta sección

Capturan a hombre por el asesinato de su esposa y cuñado en Zacapa

otras-noticias

Presidente mexicano dice que Biden destinará US$ 4 millardos a Centroamérica

otras-noticias

Los retrasos en entregas de vacunas ponen en tensión a Europa

otras-noticias

Publicidad