[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¡Vaya, vaya…!

opinion

Al fin se reconoce que lo mejor que puede hacerse con la SAT, es cerrarla.

Siempre me opuse a la creación de la SAT, tal y como me he opuesto –y me opondré– a la creación y permanencia de “instituciones extraordinarias” que vengan a hacer (mal hacer) lo que a las ordinarias corresponde. La recaudación tributaria (el cobro de impuestos) la hacía anteriormente el Ministerio de Finanzas pero, como parecía ineficiente la recaudación, se tuvo la “feliz” idea –ideota– de crear una “Superintendencia”, entidad autónoma que viniera a hacer lo que institución ordinaria no lograba.

Me permití prevenir entonces –mal remedio el que veía para aquella enfermedad– que cuando la flamante “Superintendencia” también fracasara, se estaría creando la “Superintendencia de la Superintendencia de Administración Tributaria” e, incluso, que cuando fracasara esta “Superintendencia de la Superintendencia”, se crearía la “Superintendencia, de la Superintendencia, de la Superintendencia y, así, hasta el mismísimo infinito.

¡La misma mica, con diferente montera! ¿Por qué será que no aprendemos de las sabias sentencias populares?

Esa misma lógica (ilógica) de crear instituciones y dependencias –extraordinarias– cuando las instituciones y dependencias ordinarias no funcionan –en vez de corregirlas– ha llevado a la creación de los innumerables fondos, comisiones, autoridades, intendencias y chuladas semejantes.

Es tal el absurdo de esta “lógica” de creación de mamotretos que se ha convertido el Estado en una auténtica Torre de Babel, repleta de pequeños feudos.

Hoy por hoy son más las instituciones y dependencias extraordinarias que las ordinarias y nadie sabe a ciencia cierta qué es lo que ocurre en el Estado.

Las Juntas de Gabinete se convirtieron en un circo y el Presidente de la República, para enterarse de lo que pasa –tiene que vérselas– por lo menos –con un centenar de funcionarios–. Con instituciones y dependencias pululando por doquier y, así, la incontrolable proliferación de funcionarios y de empleados ¿Cómo podría darse, dinero que alcance?

Las “comisiones” se entienden temporales pero, entre nosotros, llegan a permanecer más años que el mismísimo Matusalén, la Comisión Portuaria, por ejemplo.

La necedad llegó al extremo –y persiste– habiéndose establecido, así, una “Secretaría de la transparencia” –absoluto fracaso– cuando la fiscalización de la legalidad y de la transparencia de los gastos y de los ingresos públicos corresponde a la Contraloría General de Cuentas, institución constitucional –dotado su titular de un período constitucional para garantizar su independencia– y no a una pinche dependencia –ad hoc– del Organismo Ejecutivo.

¿Por qué no la “Superintendencia de Seguridad Pública” tomando en cuenta que no se alcanza con el Ministerio de Gobernación la seguridad deseada y, así, la Superintendencia de Legislación, para que venga a suplir las deficiencias del Congreso y la de Justicia, para que venga a hacer otro tanto con aquella de los de tribunales?

Todas estas “Superintendencias” tienen la gran ventaja de que, si no funcionan, pueden hacerse “Superintendencias de las Superintendencias” y, fracasadas estas, “Superintendencias de las Superintendencias de las Superintendencias” y, así, decíamos, hasta el infinito.

El Editorial de elPeriódico del pasado sábado me llena de aliento puesto que, con él, he dejado de sentirme solo en este tema: Ya era hora de que comprendiéramos que se hace necesario que extirpemos el cáncer de las instituciones y de las dependencias “extraordinarias”, onerosas todas y usurpadoras de funciones y que emprendamos la ordenación de las instituciones y dependencias ordinarias.

Uno de los últimos gabinetes coherentes que tuvo Guatemala se dio durante la administración del presidente Carlos Manuel Arana Osorio (Eduardo Cáceres Lehnhoff, vicepresidente): No más de quince funcionarios sentados a la mesa y –en esos quince– el manejo del Estado, cada uno responsable de su respectivo ramo, sabedor cada uno de lo ocurrido en el suyo y de lo proyectado.

Debe ser el Palacio Nacional, Palacio Nacional –símbolo que es de la Unidad Nacional y no Palacio Nacional “de la Cultura”– ¿Acaso existe el Palacio Nacional “de la Ciencia”? ¿Por qué no, ya con tal criterio, un Palacio Nacional del Deporte? Pero bien –si se quiere que sea “de la Cultura”–, que lo sea y cese de ser el conato de cementerio en que parece convertirse.

Para empezar a ordenar ¿Por qué no empezar por el principio? El cierre de la SAT y de todas las instituciones y dependencias extraordinarias que fueron inventadas para suplir, supuestamente, la ineficiencia de las instituciones y de las dependencias ordinarias?

¿Por qué no, finalmente, si lo que se quiere, no es ordenar, sino persistir en lo mismo, la invención de lo supremo?: “La Superintendencia del Estado” y, después, “La Superintendencia, de la Superintendencia del Estado” y, así, hasta el infinito. Fondos, secretarías, comisiones; comisiones de comisiones, secretarías de secretarías y fondos de fondos. SAT, SATITAS, SATOTAS, SUPERSATS…

¿Qué, acaso no se oye? Amén.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Lazio gana el clásico romano

La Lazio consiguió un valioso triunfo por 3-0 sobre su vecina Roma, con doblete del español Luis Alberto Romero, este viernes en la apertura de la 18ª jornada de la Serie A, gracias a lo cual se acercó a la pelea por los puestos altos y a la zona de Liga de Campeones.

 

noticia
Consejos para mejorar el home office con tecnología
noticia AFP
Cinco cosas que hay que saber sobre Julian Assange y WikiLeaks


Más en esta sección

PNC captura a hermanos que trasladaban a una mujer fallecida en un tonel

otras-noticias

Vídeo: Camión cae a río al intentar cruzarlo en Petén.

otras-noticias

Policía de Guatemala hace retroceder a caravana migrante con gas lacrimógeno

otras-noticias

Publicidad