[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El Cambray es todo el país

opinion

Más de medio millón de personas corre el mismo riesgo.

 

Un cerro se derrumbó la noche del jueves 1 de octubre sobre las familias que habitan la parte baja de la comunidad conocida como El Cambray II, en Santa Catarina Pinula.

Se calcula que el alud soterró a125 viviendas. Al momento de escribir esta nota, el conteo de muertos se acerca al centenar, pero los cálculos son que en el lugar del desastre quedaron enterradas unas 600 personas. Es la mayor catástrofe que ha vivido el país en 20 años, desde el huracán Mitch.

 Hay muchas aristas trágicas para este desastre: la más acuciante quizá, que la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres, Conred, había advertido desde el 2008 que el peligro para esas familias era inminente.

Pero lo más preocupante es que sabemos también que el caso de El Cambray no es aislado. Según los estimados de Conred, cerca de medio millón de personas habita los 497 asentamientos precarios que hay en todo el país. De ellas, 300 mil se ubican en el área metropolitana, en 232
asentamientos.

Las áreas más peligrosas para deslizamientos se encuentran en Villanueva, en el área de la capital, y en el occidente del país en San Marcos La Laguna, en Sololá, y en el oriente, en La Unión, Zacapa, de acuerdo con los análisis de la Conred.

Vemos entonces que se cuentan por decenas de miles las familias que viven bajo la sombra de la muerte. Corren peligro por los deslaves que amenazan sobre todo en invierno. Cuando la tierra está mojada y floja, la montaña retumba.

El sonido de la lluvia, que arrulla a quienes son suficientemente afortunados como para contar con un techo digno, es para estas personas una señal de alarma, el signo de que un alud puede terminar con su vida en cualquier momento.

Además del peligro de perecer arrastrados por una avalancha de tierra, está el riesgo de los terremotos. Recuerdo que el prestigioso arquitecto Alfonso Yurrita me explicó en una entrevista, hace varios años también, que hay muchas urbanizaciones que se han edificado en los últimos 30 años en áreas no aptas para la construcción del valle metropolitano.

Yo misma vivo en el área de Santa Catarina Pinula, que es recorrida por una falla, precisamente donde el arquitecto Yurrita dice que no debería haber asentamientos humanos.

El día que tiemble de verdad, sabemos que muchas construcciones, sobre todo las más vulnerables, van a caer como naipes por las laderas del valle. Estamos esperando un desastre que un día traerá miles de muertos. La tragedia de El Cambray es un nuevo aviso sobre el destino que espera a decenas de miles de personas.

Los mapas de riesgo existen, los diagnósticos están hechos. Lo que hace falta es que se destinen recursos para evitar estas tragedias anunciadas.

En El Cambray, la Conred recomendó reubicar a las familias. Este trabajo hay que hacerlo, pero se deben proponer soluciones viables. De nada le sirve a estas comunidades que les propongan que las van a trasladar a áreas aisladas y sin servicios, como ha ocurrido ya en incontables ocasiones.

Eso ya se ha probado en otros lugares y la gente no se mueve porque trasladarse a donde les proponen a menudo representa para ellas más dificultades de sobrevivencia que vivir bajo los riesgos que ya conocen y enfrentan.

El desafío para el país está planteado entonces. Tenemos ante nuestros ojos, una nueva razón para repudiar la corrupción y exigir que los recursos de los contribuyentes se destinen a las tareas verdaderamente importantes que son eternamente postergadas porque hay quienes saquean el tesoro público en lugar de velar por el bien común.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Fernando González Davison
Biden ante el desafío de los armados y furiosos

¿Cómo Biden resolverá estos y otros problemas?

noticia Hugo Maul R.
COVID-19: La moneda sigue en el aire

En la situación actual, no tomarse en serio las medidas de prevención equivale a jugar con fuego, sabiendo bien, cómo ocurrió la primera, la intensidad y extensión de las quemadas resultantes.

noticia
Cómo convertir la pérdida de tu empleo en una oportunidad


Más en esta sección

Ministra de Salud habla sobre posibles restricciones que serán implementadas esta semana

otras-noticias

Dispersan a migrantes hondureños en Chiquimula

otras-noticias

Virgin Orbit de Richard Branson llega al espacio por primera vez

otras-noticias

Publicidad