[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

“Outsider” e independiente

opinion

El único que aspirar al nicho de “externo antisistémico” es AMLO.

El panorama electoral en países cercanos a nosotros o ajenos a nuestra ubicación geográfica pero no cultural encierra una característica común. En Estados Unidos, Gran Bretaña, Guatemala, España, Holanda, Suecia y Grecia, el personaje, partido o movimiento antisistema, o antiestablishment, o antipartidos tradicionales canaliza el descontento de sociedades golpeadas por los efectos de la crisis de 2009, y por la distancia e insensibilidad de sus instituciones y clase política ante demandas legítimas.

En EE. UU. los outsiders son Trump, Carson, Fiorina del lado Republicano; de Sanders por los Demócratas. En Guatemala es el cómico ganador de la primera vuelta, Jimmy Morales. En España Podemos y Ciudadanos, en Grecia Tsiriza, en Holanda y Suecia los partidos racistas, en Inglaterra el nuevo líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn (casado con mexicana). Si las mismas causas suelen surtir los mismos efectos, debe producirse un fenómeno semejante en México, camino al 2018.

Ni el PRI, el PAN o el PRD pueden desempeñar el papel de outsider; son insiders por excelencia. Ellos han escrito las reglas; ellos monopolizan los cargos de elección popular en toda la república; ellos reparten la piñata del INE; ellos juegan el juego de sillas musicales, como el gabinete de Peña Nieto: los mismos solo se cambian de lugar. El único que aspirar al nicho de “externo antisistémico” es AMLO.

En este punto surgen dos confusiones. La primera, lógica y comprensible, pero falsa, es que outsider y antisistémico son sinónimos. Es cierto en algunos casos, en otros no. Una cosa es la denuncia de la clase política, de la partidocracia, y del sistema electoral y de financiamiento de partidos que tenemos; otra es la postura revolucionaria de AMLO. Se puede ser adversario de esas plagas, y ser al mismo tiempo defensor de otras instituciones –no necesariamente político-electorales– en México. No sé si ambos discursos calen igual; sé que son dos discursos.

En segundo lugar, la pregunta es quién puede denunciar con autoridad moral la pertenencia de AMLO a “la mafia del poder”: no es un auténtico outsider. ¿Quién puede decir que recibirá más de 400 millones de pesos en el 2016 –año no electoral– y no los devuelve? ¿Quién puede decir que AMLO denuncia el fraude electoral … y acepta las diputaciones y delegaciones producto de las mismas elecciones fraudulentas? Y quién puede preguntar quien ataca el contratismo de Peña Nieto, y lo practicó con desvergonzado entusiasmo cuando fue Jefe de Gobierno del DF?

Lo empiezan a intentar EPN y Beltrones. No les va a resultar. Solo una candidatura independiente lo puede hacer. En México, outsider es independiente. O es el Peje. Escójanle.

* Ex Canciller de México.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción Cultura
¿Vacunarse mientras escucha música clásica? Esta semana es posible frente al Palacio Nacional

La institución artística presenta conciertos de su Temporada de Música de Cámara frente al Palacio Nacional de la Cultura.

noticia Editorial
Reforma electoral en EE. UU.
noticia Mario Mérida
Hubo un 05/09/80 antes del 09/11

El primero parcialmente olvidado.



Más en esta sección

Ocho años de cárcel para holandés por el robo de dos pinturas de Van Gogh y Hals

otras-noticias

El registro civil sueco impide llamar a un niño “Vladimir Putin”

otras-noticias

Anuncian destitución del cónsul de Los Ángeles, pero él niega su despido

otras-noticias

Publicidad