[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Presidentes asesinados, alguno fugitivo, otro encarcelado y declarado loco

opinion

Historias para ser contadas.

Contrario a lo que muchos piensan, no todos los presidentes de Guatemala han terminado sus mandatos serenamente, porque algunos fueron asesinados, alguno encarcelado, otro huyó sin renunciar a la presidencia, y hasta hubo uno que fue declarado loco. Y ahora se suma la historia de Otto Pérez, quien por presión renunció al cargo para someterse a los tribunales de justicia. Veamos el final de algunos de estos presidentes.

Una noche, después de visitar a la cantante Carolina Roca, con la que tenía amoríos, el presidente José María Reyna Barrios (por su baja estatura era conocido como Reinita) caminaba por la acera de regreso a su casa, cuando Edgar Zollinger le salió al encuentro, y tras saludarlo (dicen que le dijo Good night Mr. President) desenfundó un revólver y le dio un tiro mortal. El gendarme Emilio Ubico llegó a donde estaba el cadáver de Zollinger, que había muerto a palos, y le dio un tiro en la cabeza, por lo que fue bautizado como mata muertos. Reinita murió el 8 de febrero de 1898, a las 8 de la noche, en la calle 8, frente a la casa número 8. ¡Increíble!

 Otro magnicidio tuvo lugar la noche del 26 de julio de 1957, cuando dos pistoleros al servicio del dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo, le dispararon mortalmente al presidente Carlos Castillo Armas cuando este salía del comedor de la Casa Presidencial. Los pistoleros escaparon porque se les había asegurado el ingreso y la fuga. Lo peor de todo fue que oficialmente culparon del asesinato presidencial a un inocente soldado, a quien le fabricaron un infame diario personal.

Otro presidente que murió trágicamente en el poder fue Justo Rufino Barrios, quien cayó en Chalchuapa, El Salvador, en su intento militar de unir a los países centroamericanos por la fuerza. Pero no solo ha habido en nuestra historia presidentes muertos a tiros sino también alguno que salió huyendo, como es el caso del presidente Jorge Serrano Elías, quien días después de disolver el Congreso y la Corte Suprema, sin renunciar a la presidencia huyó a Panamá, en donde ahora vive.

Lázaro Chacón fue separado del cargo tras sufrir un derrame cerebral. Varios presidentes murieron de enfermedad común, como Rafael Carrera, quien no murió envenado, como algunos han creído, sino víctima de un cáncer estomacal; y José María Orellana, quien estando en el poder falleció de un infarto en el Hotel Manchén en La Antigua.

También está el caso del entonces expresidente Manuel Lisandro Barillas, quien fue muerto a puñaladas en México el 7 de abril de 1907 por encargo de Estrada Cabrera, el dictador que en 1920 sufrió la insurrección pacífica de los guatemaltecos, cansados de 22 años de tiranía. La idea de la oposición (que solo usó medios pacíficos para derrocarlo) fue la de separar al déspota del cargo mediante un decreto de la Asamblea que lo declara loco. Para asegurar que ningún diputado faltara, hubo comisiones de ciudadanos notables que llegaron a la residencia de los Representantes para acompañarlos a la respectiva sesión. Estando ya todos adentro, se dio la orden de que nadie saliera. A un diputado mañoso, que quiso salir, aduciendo que tenía urgencia de ir al baño, le dijeron que más le valía hacerlo en los calzones que salir a la calle para morir linchado. En la memorable sesión del 8 de abril de 1920, la Asamblea decidió que el Presidente padecía de enajenación mental, y así, al ser mentalmente incapaz ya no podía seguir gobernando, y nombraron a un sucesor.

Cuando el dictador lo supo, solo dijo: –¿loco yo? ¡Ya verán su loco! Y refugiado en su casa de La Palma (cerca de donde ahora está el gimnasio Teodoro Palacios), durante diez días bombardeó a la capital que se encontraba en total rebeldía. Finalmente, cuando vio que con las bayonetas no podía contener la insurrección pacífica del pueblo se rindió, y fue a prisión domiciliaria, en la que murió cuatro años después. ¡Historias que deberían ser llevadas al cine!

 

gasturiasm@gmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Panamá recibe dosis de Pfizer y negocia opciones de vacuna con Rusia y China

El país centroamericano ha contratado, además de las 3 millones de vacunas Pfizer, 1.092.000 de AstraZeneca, 300.000 de Johnson y Johnson, y 1.112.410 del Mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

noticia Amílcar Álvarez
Mousse de guayaba

“La única forma de terminar con la mafia es con la razón o la fuerza”.

noticia AFP
Piden al Congreso estudiar capacidad mental de Bukele

De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Israel pasa la página Netanyahu y entroniza a Bennet como jefe de gobierno

otras-noticias

Compra de hospitales campaña que anunció Giammattei sigue siendo incierta

otras-noticias

Djokovic se consagra en Roland Garros

otras-noticias

Publicidad