[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Simple y esmerado

opinion

Descubriendo los placeres de la cocina compartida.

En pasadas columnas he escrito acerca de los favores que llenan el movimiento que lidera, desde Portland, Nathan Williams. Junto a Georgia Frances King editan la revista trimestral Kinfolk, que se dedica a avanzar un estilo de vida centrado en la práctica de tomarse el tiempo necesario para disfrutar, con profundidad, de las cosas cotidianas como tiempos de comida, lecturas, paseos, etcétera. En otras partes del mundo surgen propuestas parecidas como Sunday Suppers, un esfuerzo de Karen Mordechai, quien desde Williamsburg en Brooklyn, N.Y. avanza un estilo de vida centrado en comidas (simples pero esmeradas) y las personas con quien uno las acompaña.

Ayer, aprovechando que Adriana, mi hija de siete años, y yo podríamos tener mucho tiempo a solas, decidí introducirla a esa forma de vida. Nos levantamos temprano y escogimos recetas del primer libro que editó Nathan Williams, The Kinfolk Table, que está estructurado en cuatro regiones geográficas: Brooklyn, N.Y.; Copenhague, Dinamarca; la campiña inglesa y Portland, Oregon. El libro está conformado por recetas de diferentes personas que Williams escogió en cada región. Cada personaje es perfilado de manera que el estilo de vida quede dibujado en las páginas que preceden los platos sugeridos. Leímos acerca de la ciudad de Copenhague, la vida de dos chefs y la de un publicista. Decidimos hacer un almuerzo de tres platos.

La experiencia de tener a mi hija solo enfocada en hacer algo conmigo es embriagante: no hay otra cosa qué hacer que platicar entre nosotros. Es en esas ocasiones íntimas, donde no existe nada ni nadie fuera de la burbuja en la que nos metemos, que me entero de todo lo que pasa por su joven cabecita. Me cuenta de conversaciones que tiene con sus compañeras de colegio, me formula preguntas sobre asuntos cotidianos y me habla de juegos que imagina.

Partimos a comprar los ingredientes en un viejo BMW de 1973 que, a lo largo de casi cinco años, he ido restaurando. Encontrar los ingredientes tuvo un giro de emoción adicional porque ambos carecemos de experiencia significativa en la cocina.

La parte de la cocinada tuvo una cuota generosa de risas, tanto por los errores que cometimos y que pronto descubrimos, como por el alegre humor que impera en la personalidad de Adri.

Debo decir que no tuvimos grandes desventuras, los tres platos lograron existir. No resemblaban muy cercanamente las fotografías en el libro, pero nos quedaron razonablemente bien. Creo que a Adri le gustó mucho hacer cosas que generalmente no la dejan ejecutar. Es decir, esto realmente fue jugar a la cocina y ella hizo mucho más de lo que imaginaba que la dejaría hacer.

Al final de la tarde, nos tumbamos exhaustos en el piso de la sala. Adri pretendía hacer postre pero yo no podía levantar un dedo más, así que con helado de vainilla y café terminó el experimento.

Ciertamente fue un día especial lleno de alegrías de esas cotidianas: pequeñas e ingenuas. La parte culminante de todo el asunto se dio ahí sobre la madera. Viendo hacía afuera por el ventanal que separa el jardín de la casa, Adri me agradeció y me preguntó si lo podríamos volver a hacer. Besando su pequeña cabeza pensé que yo quería repetirlo por el resto de mi vida.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lorena Álvarez/elPeriódico
Déficit fiscal se plantea en 2.8 por ciento para 2022

En el proyecto de Presupuesto para el siguiente ejercicio fiscal se solicita una asignación de Q1 millardo para adquirir vacunas contra el COVID.

noticia AFP
Verstappen toma el mando en la Fórmula Uno

La maldición que no cesa en Mónaco; Charles Leclerc (Ferrari) tuvo que abandonar antes incluso de darse la salida del GP de Fórmula 1, dejando el campo libre a Max Verstappen (Red Bull) para imponerse en el Principado y ponerse líder del Mundial, con el Ferrari de Carlos Sainz Jr. segundo en meta.

 

 

noticia Enrique García /elPeriódico
Dos expedientes en el Congreso


Más en esta sección

Pidiendo peras al olmo

otras-noticias

¿Vacunarse mientras escucha música clásica? Esta semana es posible frente al Palacio Nacional

otras-noticias

Migrantes retornados continúan ingresando en frontera El Ceibo

otras-noticias

Publicidad