[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Por quién votaré mañana

opinion

Me impongo a mí mismo una severa conducta electoral.

Mañana podría ser el principio del fin de la democracia y de la República en Guatemala y hundirnos en el socialismo del siglo XXI o bien, será el renacer de nuestros sueños ciudadanos de una patria democrática, republicana, constitucionalista, que otorgue oportunidades a todos sin discriminación y que esté Guatemala en el lugar que le corresponde, por su historia, su tradición y por la capacidad de sus hijos. Mañana votaré y le invito a usted a hacerlo, a que lo haga con su conciencia, con su alma dirían los filósofos de la antigüedad, y que vote serena y meditadamente. Ya que usted podrá mentir a todos, pero a usted mismo no se podrá mentir.

Usted sabe que no debe votar por falsas promesas electorales, esas que usted ya conoce, porque si así lo hace es usted un pobre diablo, un vendido. Quien esto lee no puede vender su voto por unas láminas o una bolsa de alimentos. A elPeriódico lo lee la elite, la elite social, intelectual y económica de este maravilloso país. Pero usted sí puede vender su alma al diablo de la utopía, de los sueños de opio; al diablo de la avaricia, del resentimiento y el engaño. Seamos sinceros ¿podremos vernos, con dignidad, al espejo dentro de seis meses o dentro de un año? Por cómo emitimos nuestro voto. Si su voto fue porque “no quería desperdiciarlo” usted no podrá verse dignamente al espejo. El voto es un acto cívico personalísimo: un acto de conciencia, no de estupidez, ni de moda o interés o encuestas. Debo recordar a mis lectores que desde principios del año he recomendado que lean el currículo de los candidatos, que investiguen de qué vive, y cómo vive, cómo es y ha sido su vida pública y privada. Razón tienen los gringos de escarbar hasta en la vida íntima de los candidatos porque si no pueden salir pájaros y pájaras de cuenta, como los que ya nosotros conocemos, porque después puede ser muy tarde hasta para lamentarse.

Yo mañana votaré con mi conciencia tranquila, votaré por quien me parece mejor para dirigir nuestro país que tanto amamos; si gana o pierde yo habré cumplido con mi deber ciudadano y con mi conciencia.

Dentro poco más de un mes volveremos a ir a votar, habrá que volver a meditar el voto, será entre los dos que el pueblo haya favorecido, y por esos candidatos tendremos que escoger para que dirija el país por cuatro años, solo cuatro años. No como quieren los socialistas, los que piden un gobierno de transición para forzar una Asamblea Nacional Constituyente que manosee la Constitución o hacer una nueva, y permitir la reelección y a regañadientes reconocer la propiedad privada pero en función social. Pero para eso falta, lo importante es el voto de mañana. Usted no deje de votar mañana, no vote en blanco, no vote nulo: eso es una cobardía para con Guatemala. Vote con dignidad, vote de acuerdo con su conciencia.

P.S. Felicito al licenciado Alejandro Maldonado Aguirre por haber asumido la Presidencia Constitucional de la República y la brillante pieza oratoria que nos brindó en su toma de posesión.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Chavistas y opositores, un pulso de siete semanas
noticia Félix Mencos elPeriódico
¿Podemos ganar?

Necesitamos vencer a Trinidad y Tobago para seguir en carrera, y hay factores como para lograrlo, pero, ¿somos capaces?

noticia Lucero Sapalú / colaboradora
Ligan a proceso penal al futbolista Marco Pappa por violencia contra la mujer

Incidente denunciado por novia afectada ocurrió en enero pasado cuando jugador se desempeñaba con el Xelajú, MC.



Más en esta sección

Se estrena, por fin, «Selena: The Series» a Netflix

otras-noticias

A 40 año de la muerte de John Lennon

otras-noticias

Plebiscito contra las elecciones legislativas, la última carta de Guaidó

otras-noticias

Publicidad