[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

A cuatro días

opinion

¿Auténticas?

¡A cuatro días de las elecciones! Sin duda, las más accidentadas de nuestra historia democrática. En un ambiente de unidad ciudadana sin precedentes y, a su vez, víctimas de la burla barata por parte de funcionarios que insisten en echar la basura debajo de la alfombra. Aquí surge una necesaria pregunta sobre la naturaleza de la democracia: ¿Habrá que legitimar la “institucionalidad” si los funcionarios designados y electos no lo han hecho? La revelación de podredumbre ha oscurecido aún más la débil valorización de la política. La descomposición estructural evidenció la cúspide de la corrupción (o viceversa). Las manifestaciones pacíficas son genuinas, definitivamente lo mejor que nos ha ocurrido recientemente. Vigorosas, valientes, plurales pero, al parecer, las fuerzas oscuras insisten en desdibujar semejante descontento nacional sobre tanto delito evidenciado. Estas elecciones parecieran deambular entre la dicotomía de un hartazgo social y la insistencia del sistema y sus actores por sobrevivir a toda costa.

En estas condiciones, lo que avizoran los expertos es violencia y penuria electoral, bajo un eco sutil de amenazas y violación de los derechos y libertades fundamentales de la ciudadanía. Simplemente insólito que a estas alturas haya incertidumbre en las inscripciones de candidaturas; cantidad de casos pendientes en las Cortes. ¿Entonces? Cada minuto vale oro para que se resuelvan de urgencia nacional. Jueces, diputados y magistrados: ¡Asuman este reto histórico!

Es evidente la bofetada de las organizaciones políticas al desobedecer las decisiones del TSE en la materia.

¡Vaya escenario! Hoy las elecciones no resuelven el problema del sistema político corrupto e inoperante. ¡Tampoco lo renuevan! Y, como si fuera poco, el cuadro se complica por la necedad de OPM, que no solo encarna la existencia del sistema caduco, sino que lo empeora: resulta que el presidente saliente hoy recibe más atención que los posibles entrantes. Tristemente, estas elecciones no contribuyen a renovar la clase política; es el dinero y no la ciudadanía lo que determina al ganador. Se ha involucrado financiamiento ilícito y la superación de topes de gasto, campantemente. Este panorama habla de varias tendencias: abstención, voto nulo, y voto por el menos malo (“elecciones de castigo”). ¿Serán auténticas bajo estas condiciones? Que la paz reine en esta hecatombe de incertidumbre, porque lo que ocurrió ayer en el Congreso, es un triste botón de muestra.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Pesquisidora continúa diligencias en contra del magistrado Francisco de Mata Vela
noticia Ricky López Bruni
La de Guatemala Inédita

Sin Filtros

noticia Redacción Suplementos
Ina presenta nueva sopa en vaso

“Instantina, con el sabor único de tu cocina”



Más en esta sección

Terminan de afinar detalles para el recorrido de la Biciruta 502

otras-noticias

Washington enfrenta las consecuencias de su política hacia Guatemala

otras-noticias

Porras pide fondos para pagarle Q249.6 millones a contratistas

otras-noticias

Publicidad