[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Votar por diputados, depurar el Congreso

opinion

Nadie puede refutar que estamos viviendo un patético y abrumador circo electoral.

En una democracia en la que se respeta y cumple el derecho a un proceso electoral puro en el que el voto sea libre y efectivo, se hubieran cancelado o postergado las elecciones del domingo próximo, en las que además de las muchas ilegalidades, el candidato puntero compró votos, diputados e inyectó cerca de mil millones de quetzales del narcotráfico en su campaña.

Nadie puede refutar que estamos viviendo un patético y abrumador circo electoral. En el pueblo, no hay ánimo de celebrarlo. En medio de semejante proceso tan cundido de irregularidades, los ciudadanos estamos llamados a seguir luchando por la justicia. Celebrar elecciones en estas circunstancias en nada sostiene un “orden constitucional” cuyo significado es nulo para las mayorías burladas y saqueadas por el poder.

Por ello, no invito a votar por presidente, porque el destape de tanta putrefacción en los tres candidatos punteros en las encuestas, terminaron convirtiendo este proceso electoral en totalmente ilegítimo y en una falta de respeto a los ciudadanos.

Los tres candidatos presidenciables que están a la delantera, solo van a mantener y reproducir el sistema podrido, cundido por el lavado de dinero. El FCN, partido de generales de extrema derecha –aliados de Pérez Molina– disfrazados de Jimmy Morales, es un peligro. No lo dudemos, los tres grupos están coludidos con el narco, con la oligarquía y con el PP.

Si las elecciones no se posponen –lo que la Corte de Constitucionalidad debiera de considerar – llamo absolutamente a votar por diputados para depurar el Congreso de los partidos tradicionales. Nuestro voto para el Congreso es quizás el que más puede transformar el sistema. Necesitamos limpiarlo para recuperar el Estado de Derecho.

El Congreso se ha convertido en un nido de cucarachas tomado por el Lider y el PP. Ya no se cuentan los señalamientos del MP y la CICIG por tráfico de influencias, abuso de autoridad, enriquecimiento ilícito, pago por votos, por cambio de bancada, favores políticos, soborno a periodistas, asociación ilícita, fraude, descarada inasistencia al pleno y a las comisiones, etcétera, etcétera.

Nineth Montenegro opina que existe una táctica de dilación, en el caso de Lider para trasladar la votación acerca del tema del antejuicio después del 6 de septiembre, para que Pérez Molina gane tiempo.

Votemos por diputados para sacar a las ratas del Congreso. Y con un Congreso limpio, será más fácil limpiar el Sistema Judicial. La valiente jueza Claudia Escobar denunció las redes corruptas dentro del Sistema de Justicia desde el año pasado. Lástima no haberla escuchado antes. Escobar nos pregunta lucidamente: “¿Cómo podemos confiar en un aparato de justicia en el cual la Cámara Penal está dirigida por una Magistrada señalada junto a sus familiares de pertenecer a una estructura criminal que se aprovecha del Estado para enriquecimiento ilícito?”

El acto cívico y político que vivimos durante el Paro Nacional del jueves de la semana pasada es un acontecimiento histórico que debe marcar nuestra manera de ser ciudadanos. Un detonante que más allá de quien quede de Presidente, nos invita a humanizar las relaciones entre nosotros y a no dejar de luchar por cambiar el sistema. Nos pone una ardua tarea colectiva: denunciar, vigilar, auditar, no callar. No entregar nuestro voto a los insensatos corruptos que nos roban el presente y el futuro. No vendernos, no dejarnos comprar a golpe de promesas, de miedos o de intereses de clase.

La semana pasada en la Plaza, cantando codo a codo, me pareció que más que hacer praxis del “derecho a la ciudadanía”, estábamos rehumanizando las relaciones entre nosotros, haciendo una cadena humana para arrancar la putrefacción del Estado.

A partir de este despertar de la ciudadanía, nosotros (los de ayer, y los de siempre) por necesidad humana y de dignidad (aún burlados-saqueados por el poder y por un proceso electoral ilegítimo) seguiremos buscando forjar nación, luchando por el Estado de Derecho y por el Sistema de Justicia, para no permitir que el crimen anide ni en el Estado ni en el sector privado. Y para lograr esto, debemos mirar hacia el Otro, sembrar relaciones ciudadanas con humanidad que nos hagan romper con siglos de prejuicios étnicos y de clase, romper con egoísmos y discursos repetidos, para darnos cuenta que todos tenemos el mismo interés en reducir la desigualdad, luchar contra la corrupción, hacer valer la justicia y sembrarla de donde nos la han arrancando.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Mario A. García Lara
Una estrategia de reactivación

El CES podría jugar un rol fundamental para impulsarla.

noticia Redacción /elPeriódico
Los Pelones y sus nexos con las instituciones públicas

Un profesor, un extensionista del MAGA, un arrendador del MP y seis policías están vinculados con el tráfico de drogas.

noticia AFP/EFE
Panamá y Colombia facilitarán paso de migrantes


Más en esta sección

Mario Roberto Morales: “La solemnidad es uno de los grandes males del mundo”

otras-noticias

Merkel, la retirada de la líder invicta

otras-noticias

El hospital de COVID de los corruptos doctores de la muerte

otras-noticias

Publicidad